Clima
VIEDMA
22 SEP 2021

Pronóstico Extendido

Clima Hoy
Parcialmente nublado
MIN
19°
MAX
Clima Mañana
No detectado
MIN
24°
MAX
VER PRONÓSTICO
Radio
105.5mhz | En Vivo 24hs
Clima

“Me pateó la puerta de casa, entró y me cagó a palos”

Eran amigos pero en una noche de viernes la relación se quebró para siempre. Ella lo denunció y advirtió que maneja drogado la ambulancia del hospital Pedro Ecay.

Daina Melillan, contó a Noticiasnet, como transcurrieron los hecho del viernes pasado cuando fue violentada por Pablo Nicolás Lagos.

La victima dijo que esa noche salió con sus amigas, volvió a su casa alrededor de las 4 de la mañana y que “no lo vi en toda la noche, habíamos estado hablando por teléfono”. Minutos después,  “llegó a mi casa, con su auto lleno de gente (varios menores), salimos, discutimos y me quise volver a mi casa”.

“Le dije disculpame Nicolás pero no me voy a ir de joda con un pibito de 15 años que es el novio de la nena de mi amiga. Se enojó y se alteró totalmente, de hecho llegó a patear la puerta de mi casa, entrar y pegarme”, contó.

“Me bajó a los empujones, empezó a decirme que le había robado la llave del auto y me pegó afuera de mi casa. Cuando termina toda esa situación entre a mi casa. Al ratito me goleó la puerta la policía, porque él los llamó después de haberme pegado”, siguió.

“Cuando se fue el móvil, vinieron dos de los que estaban con él a golpear la puerta de mi casa. A los cinco minutos vino Lagos sacado, me pateó la puerta de casa, entró y me cago a palos. Me robo la llave de mi casa y mi celular y los revoleó a la casa de un vecino”, continuó.

“El volvió a llamar a la policía para decirles que yo le había robado la llave y le quería romper el auto. Cuando vuelve la policía ve lo que hizo, que me rompió la puerta a patadas y que me volvió a pegar, se lo llevaron detenido”, siguió.

El consumo, la responsabilidad y un peligro latente

 

Melillan y Lagos tenían un vínculo de amistad hace varios años, sin embargo las drogas lo destruyeron. Además, la victima advierte que por ser uno de los conductores de ambulancia del hospital maragato, su victimario es un peligro para más personas.

“El estaba drogado y encima estaba de guardia. Para mí que consumió pastillas con alcohol porque no era así. Me sorprende muchísimo lo que hizo, nosotros andábamos juntos para todos lados, nunca me había tratado como me trato y mucho menos hacer lo que hizo”, manifestó

“Nicolás consume todo tipo de droga y maneja una ambulancia drogado. Consume drogas en su lugar de trabajo y lleva chicas para tener relaciones sexuales en su lugar de trabajo”, acotó.

 

La policía y un accionar que deja que desear

 

De la charla entre la mujer agredida, se desprende que las acciones por parte de la policía no estuvo del todo a la altura.

La primera vez que intercedieron en el conflicto no lo pudieron dar por terminado. De hecho el agresor quedó cerca del domicilio de la persona agredida junto a su grupo de amigos.

“La primera vez que vino la policía les pedí por favor que se lo lleven y lo dejaron a la vuelta de mi casa”, narró la víctima.

Cuando el conflicto pasó a mayores, luego de que se detuvo a Lagos, hubo un momento de zozobra a la hora de realizar la denuncia.

“A mí me llevaron al hospital y a hacer la denuncia, pero no me la querían tomar en la Comisaría de la Mujer y estuve dando vueltas una hora”, recordó Melillan.

“Como no tenemos ningún vinculo, solo éramos amigos, no me quisieron tomar la denuncia en la Comisaría de la Mujer. Finalmente la denuncia la hice en la comisaria común”, concluyó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

“Me pateó la puerta de casa, entró y me cagó a palos”

Eran amigos pero en una noche de viernes la relación se quebró para siempre. Ella lo denunció y advirtió que maneja drogado la ambulancia del hospital Pedro Ecay.

Daina Melillan, contó a Noticiasnet, como transcurrieron los hecho del viernes pasado cuando fue violentada por Pablo Nicolás Lagos.

La victima dijo que esa noche salió con sus amigas, volvió a su casa alrededor de las 4 de la mañana y que “no lo vi en toda la noche, habíamos estado hablando por teléfono”. Minutos después,  “llegó a mi casa, con su auto lleno de gente (varios menores), salimos, discutimos y me quise volver a mi casa”.

“Le dije disculpame Nicolás pero no me voy a ir de joda con un pibito de 15 años que es el novio de la nena de mi amiga. Se enojó y se alteró totalmente, de hecho llegó a patear la puerta de mi casa, entrar y pegarme”, contó.

“Me bajó a los empujones, empezó a decirme que le había robado la llave del auto y me pegó afuera de mi casa. Cuando termina toda esa situación entre a mi casa. Al ratito me goleó la puerta la policía, porque él los llamó después de haberme pegado”, siguió.

“Cuando se fue el móvil, vinieron dos de los que estaban con él a golpear la puerta de mi casa. A los cinco minutos vino Lagos sacado, me pateó la puerta de casa, entró y me cago a palos. Me robo la llave de mi casa y mi celular y los revoleó a la casa de un vecino”, continuó.

“El volvió a llamar a la policía para decirles que yo le había robado la llave y le quería romper el auto. Cuando vuelve la policía ve lo que hizo, que me rompió la puerta a patadas y que me volvió a pegar, se lo llevaron detenido”, siguió.

El consumo, la responsabilidad y un peligro latente

 

Melillan y Lagos tenían un vínculo de amistad hace varios años, sin embargo las drogas lo destruyeron. Además, la victima advierte que por ser uno de los conductores de ambulancia del hospital maragato, su victimario es un peligro para más personas.

“El estaba drogado y encima estaba de guardia. Para mí que consumió pastillas con alcohol porque no era así. Me sorprende muchísimo lo que hizo, nosotros andábamos juntos para todos lados, nunca me había tratado como me trato y mucho menos hacer lo que hizo”, manifestó

“Nicolás consume todo tipo de droga y maneja una ambulancia drogado. Consume drogas en su lugar de trabajo y lleva chicas para tener relaciones sexuales en su lugar de trabajo”, acotó.

 

La policía y un accionar que deja que desear

 

De la charla entre la mujer agredida, se desprende que las acciones por parte de la policía no estuvo del todo a la altura.

La primera vez que intercedieron en el conflicto no lo pudieron dar por terminado. De hecho el agresor quedó cerca del domicilio de la persona agredida junto a su grupo de amigos.

“La primera vez que vino la policía les pedí por favor que se lo lleven y lo dejaron a la vuelta de mi casa”, narró la víctima.

Cuando el conflicto pasó a mayores, luego de que se detuvo a Lagos, hubo un momento de zozobra a la hora de realizar la denuncia.

“A mí me llevaron al hospital y a hacer la denuncia, pero no me la querían tomar en la Comisaría de la Mujer y estuve dando vueltas una hora”, recordó Melillan.

“Como no tenemos ningún vinculo, solo éramos amigos, no me quisieron tomar la denuncia en la Comisaría de la Mujer. Finalmente la denuncia la hice en la comisaria común”, concluyó.

La nota se esta leyendo
Logín