noticiasnet.com.ar Clausuraron una fiesta y pidieron seguir hasta las 11

20° VIEDMA
26 FEB 2020

Pronóstico Extendido

Hoy
Parcialmente nublado
°
MIN
°
MAX
Mañana
Parcialmente nublado
16°
MIN
27°
MAX
VER PRONÓSTICO
105.5mhz | En Vivo 24hs
20°

Clausuraron una fiesta y pidieron seguir hasta las 11

Vecinos denuncian que desfilaban grupos de chicos alcoholizados y drogados en pleno día. 

En la mañana del sábado, la Municipalidad de Cipolletti clausuró una fiesta electrónica clandestina que se realizaba en una antigua casona abandonada del barrio Jorge Newbery. Había un centenar de jóvenes, y los organizadores se negaban a frenar el descontrol. Se trata de un local que había pedido la habilitación como expendio de cervezas.

Los vecinos de la zona no pegaron un ojo en toda la noche mientras escuchaban aturdidos la música del lugar. En inmediaciones a la casona, desfilaban docenas de chicos alcoholizados, orinando y vomitando en la vía pública. Ante la alarmante escena, los habitantes del barrio decidieron llamar a la Policía y denunciar lo que estaba ocurriendo.


“Eran las 9 de la mañana y seguían con la música alta, salían totalmente borrachos y muchos con botellas de agua, exaltados, como si estuvieran drogados. Llamó la atención que a muchos eran los propios padres que venían a buscarlos en autos, como si nada. Es todo ilegal”, contaron los vecinos a LM Cipolletti.


Se trata de una antigua casona donde años atrás funcionaba una bodega y hoy hay un cartel que dice el nombre de una distribuidora.

Cristian Blanco, titular de Fiscalización Municipal, contó que se recibieron denuncias de vecinos y de inmediato acudieron al lugar una cuadrilla integrada por personal de Comercio, Tránsito, Protección Civil junto con efectivos de la Policía.

“Llegamos a las 9 de la mañana y nos encontramos con una fiesta electrónica ilegal. Había aún muchos chicos. Se vendían entradas y bebidas alcohólicas. Nada de esto estaba habilitado por el Municipio. Cuando hablamos con los organizadores, se exaltaron, y pedían pode continuar hasta las 11”, indicó Blanco. Agregó que esas mismas personas habían presentado un expediente para habilitar el lugar como un expendio de cervezas, pero no como un boliche o un pub.

“Clausuramos porque se trata de una situación ilegal y de potencial riesgo. La idea es prevenir por la seguridad de las personas. Se realizó la multa y clausura inmediata, y ahora deberán dar explicaciones en el Juzgado de Faltas. La fiesta había comenzado a la medianoche”, relató el titular de Fiscalización.

Agregó que en inmediaciones al lugar se apostó también un control de alcoholemia para evitar que personas alcoholizadas puedan salir conduciendo sus autos.

“Tenemos que felicitar a los vecinos que hicieron la denuncia, porque es la única forma que tenemos para enterarnos de estas situaciones ilegales, y poder actuar en consecuencia”, comentó Blanco.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Clausuraron una fiesta y pidieron seguir hasta las 11

Vecinos denuncian que desfilaban grupos de chicos alcoholizados y drogados en pleno día. 

En la mañana del sábado, la Municipalidad de Cipolletti clausuró una fiesta electrónica clandestina que se realizaba en una antigua casona abandonada del barrio Jorge Newbery. Había un centenar de jóvenes, y los organizadores se negaban a frenar el descontrol. Se trata de un local que había pedido la habilitación como expendio de cervezas.

Los vecinos de la zona no pegaron un ojo en toda la noche mientras escuchaban aturdidos la música del lugar. En inmediaciones a la casona, desfilaban docenas de chicos alcoholizados, orinando y vomitando en la vía pública. Ante la alarmante escena, los habitantes del barrio decidieron llamar a la Policía y denunciar lo que estaba ocurriendo.


“Eran las 9 de la mañana y seguían con la música alta, salían totalmente borrachos y muchos con botellas de agua, exaltados, como si estuvieran drogados. Llamó la atención que a muchos eran los propios padres que venían a buscarlos en autos, como si nada. Es todo ilegal”, contaron los vecinos a LM Cipolletti.


Se trata de una antigua casona donde años atrás funcionaba una bodega y hoy hay un cartel que dice el nombre de una distribuidora.

Cristian Blanco, titular de Fiscalización Municipal, contó que se recibieron denuncias de vecinos y de inmediato acudieron al lugar una cuadrilla integrada por personal de Comercio, Tránsito, Protección Civil junto con efectivos de la Policía.

“Llegamos a las 9 de la mañana y nos encontramos con una fiesta electrónica ilegal. Había aún muchos chicos. Se vendían entradas y bebidas alcohólicas. Nada de esto estaba habilitado por el Municipio. Cuando hablamos con los organizadores, se exaltaron, y pedían pode continuar hasta las 11”, indicó Blanco. Agregó que esas mismas personas habían presentado un expediente para habilitar el lugar como un expendio de cervezas, pero no como un boliche o un pub.

“Clausuramos porque se trata de una situación ilegal y de potencial riesgo. La idea es prevenir por la seguridad de las personas. Se realizó la multa y clausura inmediata, y ahora deberán dar explicaciones en el Juzgado de Faltas. La fiesta había comenzado a la medianoche”, relató el titular de Fiscalización.

Agregó que en inmediaciones al lugar se apostó también un control de alcoholemia para evitar que personas alcoholizadas puedan salir conduciendo sus autos.

“Tenemos que felicitar a los vecinos que hicieron la denuncia, porque es la única forma que tenemos para enterarnos de estas situaciones ilegales, y poder actuar en consecuencia”, comentó Blanco.

Clausuraron una fiesta y pidieron seguir hasta las 11

Logín