02/01/2021

Cuando comemos como respuesta a nuestras emociones

Es frecuente que la comida funcione como cortina de humo, que no nos deja ver el problema.

Cuando comemos como respuesta a nuestras emociones

El sobrepeso es provocado por un estilo de vida poco saludable, en el que sobresalen el sedentarismo y los malos hábitos alimenticios.  Sin embargo no son las únicas causas, también tiene origen en problemas emocionales, comemos para llenar un vacío, de frustración, de exceso de responsabilidad, de rabia, angustia o tristeza, etc.

De tal manera que es frecuente que la comida funcione como una cortina de humo que no nos deja ver el problema.

Hay muchas veces que las dietas no funcionan porque la comida y el peso son los síntomas que aparecen.  Al concentrarnos en ello, es una manera de no prestar atención a las verdaderas razones por las cuales  las personas recurrimos a la comida.

 La preocupación por el peso enmascara preocupaciones más profundas.

Comemos para huir de las frustraciones, para consolarnos, para tapar miedos, para castigarnos, para premiarnos.  Sumadas a creencias desvalorizantes sobre uno misma, no soy suficiente, no valgo, necesito estar a la altura de… por decir algunas. 

Y es entonces donde encontramos que determinados alimentos cumplen la función de paliar momentáneamente estados emocionales, como la soledad, el aburrimiento, el estrés, la frustración, etc.

En la medida que podamos cambiar esas creencias podremos ver la vida de otra manera.

Qué podemos hace para mejorar ese sentimiento de vacío.

Sin duda, cambiar la relación con nosotras mismas. Empezar a tener una relación más respetuosa, ser menos exigentes y fluir con la vida. Permitirnos el placer y el disfrute.

Las emociones siempre están detrás de todo lo que sucede en nuestro cuerpo. Perder kilos emocionales no es una cuestión de ponerle voluntad, es un camino de afrontar y soltar emociones bloqueadas.

En la consulta trabajamos poniendo conciencia sobre qué pensamientos y emociones,  son los que nos llevan a comer de más, en qué momentos y luego muy amorosamente, las afrontamos.  

-Es un camino de autoconocimiento, aceptación, superación y reencuentro con una misma.

-Desarrollando recursos y estrategias emocionales para liberarnos de esa necesidad de abusar de la comida.

- Identificando nuestras emociones para poder expresarlas y soltar ese estrés con el que lidiamos todos los días.

- Conectándonos con nuestro cuerpo, con el sentimiento que hay suficiente para mí, tanto amor, como comida y ejercitando el estar con nosotras mismas en equilibrio y vivir mejor.

autoestima#seguridad#confianzaennosotrasmismas#conectarnosconnuestroyointerno#alimentaciónconsciente

Siempre antes consultá a tu médico/a

Mercedes Querejeta

Psicopedagoga/Coach de Mujeres

Cel 2920402376

FB –IG mercedesquerejeta

Ultimas noticias