Clima
18° VIEDMA
29 SEP 2020

Pronóstico Extendido

Clima Hoy
Parcialmente nublado
MIN
22°
MAX
Clima Mañana
Ventoso
10°
MIN
17°
MAX
VER PRONÓSTICO
Radio
105.5mhz | En Vivo 24hs
Clima 18°

Director del Hospital de Bariloche comparó al virus con una guerra

El doctor Leonardo Gil expuso: "Esto es muy similar porque no se sabe cuándo va a terminar, la gente está muy cansada, genera angustia no saber cuándo tiene fin esto".

El director del hospital Ramón Carrillo de Bariloche, Leonardo Gil, dialogó en Toca Madera por Radio Noticias sobre la difícil situación sanitaria en la ciudad. 

Al respecto, expresó: "Los contagios se diseminan tan rápidamente que generan enseguida que la gente se agolpe en las guardias y que no se dé a basto a poder responder en un consultorio, por ejemplo, respiratorio. Este lunes teníamos 90 personas afuera del consultorio respiratorio, todas asintomáticas y con diagnóstico de Covid".

"La gente tiene que entender que más allá de que la mayoría de las personas pueden llegar a pasarlo como un dolor de garganta o una gripe, somos vectores para aquellas personas que son muy vulnerables y las podemos matar con este virus. Muchas veces, tenemos que pensar que no es por nosotros, sino por la diseminación, por la saturación de los sistemas de salud y por la gente vulnerable" explicó el director del nosocomio.

Gil puso el acento en que llegó un momento en donde los equipos de salud están muy cansados y en medio de esas circunstancias se genera un nuevo pico en los contagios.

Además, hizo una dura comparación bélica: "Yo lo refiero como si esto fuera una guerra, yo no estuve en ninguna guerra porque tenía 10 años en Malvinas, pero he visto a amigos, a padres de compañeros que hablaban mucho de lo que era vivir una guerra en carne propia. Esto es muy similar porque no se sabe cuándo va a terminar, la gente está muy cansada, genera angustia no saber cuándo tiene fin esto. Estamos a prueba las 24 horas a mil, a nuestra máxima potencia, es como que vamos siempre con un motor a 170 kilómetros por hora y en algún momento podemos fundirnos".

Por otro lado, se refirió a las complicaciones cuando se aíslan equipos de salud. "En la sala de Maternidad tenemos a seis enfermeras aisladas por un caso positivo y se sobrecarga el resto del equipo porque a eso hay que cubrirlo. Tenemos un backup de personas para poner, pero también hubo un caso positivo en un neonato, entonces en Neonatología hay momentos donde uno puede tocar al bebé y haber tocado una lapicera y ya ahí transmitir por lo que tuvimos que aislar a un grupo de Neonatología y ya tenemos diez enfermeras menos".

Mencionó que también se contagiaron técnicos en Emergencias de la guardia central, más otros enfermeros que tuvieron contacto con ellos y allí la cuenta se eleva a 25 enfermeros nuevos.

"No hay sistema que aguante, esto es lo que pasa en el mundo, y no se trata con que hay falta de personal. Si en la guerra vas teniendo bajas los ejércitos quedan cada vez más reducido y esto es igual. Entonces, se nos pone a un nivel de exigencia que termina agotando a los equipos de salud".

En esa línea, el doctor aclaró que más que el comportamiento del virus en sí mismo, la angustia central está en los contagios masivos y las saturaciones de las guardias y de las camas de terapia intensiva. A la vez, citó que esto sucedió en España, en Italia y en Estados Unidos, razón por la cual "acá no hay potencia mundial que lo soporte". 

Reuniones sociales, el mayor foco infeccioso

Gil amplió que el rebrote del coronavirus en la ciudad se debe a las juntadas de la gente "porque antes nosotros teníamos tres contactos estrechos por cada caso positivo y ahora vos tenes a un caso positivo y estuvo con 20 o 30 personas. Empezas a hacer preguntas y te dicen que era el cumpleaños de la abuela o del hijo poniendo en riesgo la vida de los mayores". 

Por ello, comentó que se apeló a la prohibición de reuniones sociales en todo el país y una vez que se ingresa el virus a una ciudad con alta circulación es muy difícil contenerlo. Estimó, en otro orden, que proyecta unos 15 mil infectados totales en Bariloche, debido a que por cada contagiado hay otros diez contactos estrechos no tratados en promedio. 

Admirado por Viedma

Consultado sobre la no aparición del virus en la capital rionegrina, Gil dijo: "Yo estoy admirado de lo que está siendo Viedma. No termino de entender cómo el virus no pudo ingresar, porque tienen circulación de funcionarios y tienen a Carmen de Patagones cerca, es algo para mirar de cerca. Es muy llamativo y es digno de admirar, porque una vez que el virus entra es muy difícil poder parar la circulación de ese virus". 

"El virus no tiene ni patitas ni alitas, va con la gente y por eso el virus se diseminó en el mundo rápidamente, con la conexión de aviones, barcos, enseguida se diseminó" sostuvo y convocó a la ciudadanía a que protejan este estatus sanitario. 

"Si llegase a ingresar el virus a Viedma en este momento, Dios quiera que no, están más cerca de soportar todo lo que nosotros venimos soportando desde el mes de marzo" apuntó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Director del Hospital de Bariloche comparó al virus con una guerra

El doctor Leonardo Gil expuso: "Esto es muy similar porque no se sabe cuándo va a terminar, la gente está muy cansada, genera angustia no saber cuándo tiene fin esto".

El director del hospital Ramón Carrillo de Bariloche, Leonardo Gil, dialogó en Toca Madera por Radio Noticias sobre la difícil situación sanitaria en la ciudad. 

Al respecto, expresó: "Los contagios se diseminan tan rápidamente que generan enseguida que la gente se agolpe en las guardias y que no se dé a basto a poder responder en un consultorio, por ejemplo, respiratorio. Este lunes teníamos 90 personas afuera del consultorio respiratorio, todas asintomáticas y con diagnóstico de Covid".

"La gente tiene que entender que más allá de que la mayoría de las personas pueden llegar a pasarlo como un dolor de garganta o una gripe, somos vectores para aquellas personas que son muy vulnerables y las podemos matar con este virus. Muchas veces, tenemos que pensar que no es por nosotros, sino por la diseminación, por la saturación de los sistemas de salud y por la gente vulnerable" explicó el director del nosocomio.

Gil puso el acento en que llegó un momento en donde los equipos de salud están muy cansados y en medio de esas circunstancias se genera un nuevo pico en los contagios.

Además, hizo una dura comparación bélica: "Yo lo refiero como si esto fuera una guerra, yo no estuve en ninguna guerra porque tenía 10 años en Malvinas, pero he visto a amigos, a padres de compañeros que hablaban mucho de lo que era vivir una guerra en carne propia. Esto es muy similar porque no se sabe cuándo va a terminar, la gente está muy cansada, genera angustia no saber cuándo tiene fin esto. Estamos a prueba las 24 horas a mil, a nuestra máxima potencia, es como que vamos siempre con un motor a 170 kilómetros por hora y en algún momento podemos fundirnos".

Por otro lado, se refirió a las complicaciones cuando se aíslan equipos de salud. "En la sala de Maternidad tenemos a seis enfermeras aisladas por un caso positivo y se sobrecarga el resto del equipo porque a eso hay que cubrirlo. Tenemos un backup de personas para poner, pero también hubo un caso positivo en un neonato, entonces en Neonatología hay momentos donde uno puede tocar al bebé y haber tocado una lapicera y ya ahí transmitir por lo que tuvimos que aislar a un grupo de Neonatología y ya tenemos diez enfermeras menos".

Mencionó que también se contagiaron técnicos en Emergencias de la guardia central, más otros enfermeros que tuvieron contacto con ellos y allí la cuenta se eleva a 25 enfermeros nuevos.

"No hay sistema que aguante, esto es lo que pasa en el mundo, y no se trata con que hay falta de personal. Si en la guerra vas teniendo bajas los ejércitos quedan cada vez más reducido y esto es igual. Entonces, se nos pone a un nivel de exigencia que termina agotando a los equipos de salud".

En esa línea, el doctor aclaró que más que el comportamiento del virus en sí mismo, la angustia central está en los contagios masivos y las saturaciones de las guardias y de las camas de terapia intensiva. A la vez, citó que esto sucedió en España, en Italia y en Estados Unidos, razón por la cual "acá no hay potencia mundial que lo soporte". 

Reuniones sociales, el mayor foco infeccioso

Gil amplió que el rebrote del coronavirus en la ciudad se debe a las juntadas de la gente "porque antes nosotros teníamos tres contactos estrechos por cada caso positivo y ahora vos tenes a un caso positivo y estuvo con 20 o 30 personas. Empezas a hacer preguntas y te dicen que era el cumpleaños de la abuela o del hijo poniendo en riesgo la vida de los mayores". 

Por ello, comentó que se apeló a la prohibición de reuniones sociales en todo el país y una vez que se ingresa el virus a una ciudad con alta circulación es muy difícil contenerlo. Estimó, en otro orden, que proyecta unos 15 mil infectados totales en Bariloche, debido a que por cada contagiado hay otros diez contactos estrechos no tratados en promedio. 

Admirado por Viedma

Consultado sobre la no aparición del virus en la capital rionegrina, Gil dijo: "Yo estoy admirado de lo que está siendo Viedma. No termino de entender cómo el virus no pudo ingresar, porque tienen circulación de funcionarios y tienen a Carmen de Patagones cerca, es algo para mirar de cerca. Es muy llamativo y es digno de admirar, porque una vez que el virus entra es muy difícil poder parar la circulación de ese virus". 

"El virus no tiene ni patitas ni alitas, va con la gente y por eso el virus se diseminó en el mundo rápidamente, con la conexión de aviones, barcos, enseguida se diseminó" sostuvo y convocó a la ciudadanía a que protejan este estatus sanitario. 

"Si llegase a ingresar el virus a Viedma en este momento, Dios quiera que no, están más cerca de soportar todo lo que nosotros venimos soportando desde el mes de marzo" apuntó.

La nota se esta leyendo
Logín