noticiasnet.com.ar La solidaridad
15°

Siempre hablamos de que la gente en Viedma es ‘solidaria‘, pero ésta acción solo se ve reflejada en donar un alimento, ropa, etc. Pero realmente ¿saben lo qué es ser solidario?

Yo creo que no, cuando vas en colectivo no cedes tu asiento, en la fila del súper no dejas pasar al viejito o a la embarazada, al contrario te enojas cuando la cajera los hace pasar siendo tu turno; cuando vas por la calle y ves que alguien se tropieza o se cae no atinas a ayudarlo, te reís sin importarte si se lastimó o no.

A diario surgen momentos cotidianos en los cuales nosotros podemos poner en práctica nuestra solidaridad.

¿Ustedes saben cuántas personas no videntes hay en Viedma? Saben que ellos a diario son ignorados por todos nosotros incluso hasta de la misma Policía, lo único que hacemos es quedarnos viéndolos si se caen o no, si los pisa un auto o se tropiezan.

No somos capaces de ayudarlos a cruzar la calle, cuando están en la parada del colectivo ni siquiera le preguntamos qué línea esperan así no lo pierden, a veces se les pasa el cole porque nadie es atento o al menos tiene la amabilidad de avisarle.

Las rampas brillan por su ausencia y en las pocas que hay siempre hay un vehículo estacionado.

Todo esto lo veo a diario, a veces los no videntes se pierden, recorren 3 o 4 veces un mismo lugar, hasta que ellos pidan ayuda.

Desde mi lugar no siempre puedo estar atenta, ya que estoy laburando a veces sin descanso, pero la gente que transita alrededor no ayuda, solo mira, señala, se ríe, pero son los primeros en estar chusmeando cuando hay un accidente.

No somos empáticos con el otro, no somos solidarios. Con tan poco se puede hacer mucho, un simple gesto de amabilidad podría cambiar el día de a aquel a quién ayudas.

Date cuenta que a tu alrededor hay gente que pide ayuda en silencio, solo es cuestión de prestar atención, salí de tu burbuja y mira que la vida da muchas vueltas. Tal vez algún día vos estés de ese lado y necesites ayuda, la cual cuando pudiste dar no la brindaste.

Así que a la hora de hablar de solidaridad no creas que solo se aplica a dar un paquete de fideos o un par de zapatillas.

Por Yanina Millar- DNI 32.663.116

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

La solidaridad

Siempre hablamos de que la gente en Viedma es ‘solidaria‘, pero ésta acción solo se ve reflejada en donar un alimento, ropa, etc. Pero realmente ¿saben lo qué es ser solidario?

Yo creo que no, cuando vas en colectivo no cedes tu asiento, en la fila del súper no dejas pasar al viejito o a la embarazada, al contrario te enojas cuando la cajera los hace pasar siendo tu turno; cuando vas por la calle y ves que alguien se tropieza o se cae no atinas a ayudarlo, te reís sin importarte si se lastimó o no.

A diario surgen momentos cotidianos en los cuales nosotros podemos poner en práctica nuestra solidaridad.

¿Ustedes saben cuántas personas no videntes hay en Viedma? Saben que ellos a diario son ignorados por todos nosotros incluso hasta de la misma Policía, lo único que hacemos es quedarnos viéndolos si se caen o no, si los pisa un auto o se tropiezan.

No somos capaces de ayudarlos a cruzar la calle, cuando están en la parada del colectivo ni siquiera le preguntamos qué línea esperan así no lo pierden, a veces se les pasa el cole porque nadie es atento o al menos tiene la amabilidad de avisarle.

Las rampas brillan por su ausencia y en las pocas que hay siempre hay un vehículo estacionado.

Todo esto lo veo a diario, a veces los no videntes se pierden, recorren 3 o 4 veces un mismo lugar, hasta que ellos pidan ayuda.

Desde mi lugar no siempre puedo estar atenta, ya que estoy laburando a veces sin descanso, pero la gente que transita alrededor no ayuda, solo mira, señala, se ríe, pero son los primeros en estar chusmeando cuando hay un accidente.

No somos empáticos con el otro, no somos solidarios. Con tan poco se puede hacer mucho, un simple gesto de amabilidad podría cambiar el día de a aquel a quién ayudas.

Date cuenta que a tu alrededor hay gente que pide ayuda en silencio, solo es cuestión de prestar atención, salí de tu burbuja y mira que la vida da muchas vueltas. Tal vez algún día vos estés de ese lado y necesites ayuda, la cual cuando pudiste dar no la brindaste.

Así que a la hora de hablar de solidaridad no creas que solo se aplica a dar un paquete de fideos o un par de zapatillas.

Por Yanina Millar- DNI 32.663.116

 

La solidaridad

Logín