VIEDMA

| 04/06/2024

Un mecánico tuvo en vueltas a un cliente y la Justicia lo condenó a pagar una indemnización

Por la mala praxis, tendrá que reconocer al propietario del vehículo unos 500.000 pesos.

Un mecánico tuvo en vueltas a un cliente y la Justicia lo condenó a pagar una indemnización

En un hecho que revela la importancia de la responsabilidad y la honestidad en el ámbito de los servicios profesionales, un mecánico fue condenado por la justicia debido a su irresponsabilidad y falta de habilidad para solucionar los problemas de un cliente.

Un vecino de Viedma vivió una verdadera odisea luego de llevar su auto al mecánico para reparar el sistema de arranque. Lo que en un principio parecía ser un arreglo sencillo, se convirtió en un verdadero dolor de cabeza para este hombre de 71 años.

La historia se remonta a un infortunado encuentro entre el dueño de un auto con desperfectos mecánicos y un supuesto especialista en el rubro. Ingenuamente, confiando en la experiencia y el conocimiento del mecánico, el cliente depositó su confianza y su vehículo en sus manos, buscando una pronta solución a los problemas que lo aquejaban.

El cliente, entregó su vehículo a un taller de la capital para llevar a cabo la mencionada reparación. Cuando fue a retirarlo, el mecánico le manifestó que el trabajo tenía un costo de 500.000 pesos,  por lo que el hombre accedió a pagar la mitad de la suma y, como pago adicional, entregó un lavarropa semi nuevo valuado en 250.000 pesos. Sin embargo, al constatar que el sistema de arranque seguía presentando problemas, decidió llevar nuevamente el auto al taller.

El mecánico aseguró haber solucionado el inconveniente y le comunicó al cliente que el problema se debía a los cilindros, los cuales se encontraban en mal estado previamente y no como resultado de la reparación. Además, mencionó que en el vehículo había una pérdida de aceite ya existía antes de la llegada al taller.

El hombre intentó vender el automóvil, pero no encontró compradores debido a los problemas mencionados. Sumado a esto, tuvo que solicitar un préstamo para afrontar los gastos ocasionados por los intentos fallidos de reparación.

Finalmente, el Juzgado de Paz intervino en el caso y resolvió que el mecánico debe abonar al cliente la suma de 340.987,60 pesos por daño directo y 191.200,00 pesos por daños extrapatrimoniales. La sentencia emitida por el tribunal no solo significó una victoria para el cliente estafado, sino que también envió un poderoso mensaje a otros profesionales negligentes y deshonestos. La justicia, en este caso, logró hacer valer los derechos de aquellos que han sido víctimas de prácticas fraudulentas y poco éticas.

Esta situación pone en relieve la importancia de elegir talleres mecánicos de confianza y estar informados sobre nuestros derechos como consumidores a la hora de realizar reparaciones. El caso del vecino de Viedma ejemplifica la necesidad de una mayor regulación en el sector y de una rápida respuesta por parte de los profesionales ante reclamos legítimos de los clientes.

Los casos de estafa y negligencia profesional son lamentablemente frecuentes en nuestra sociedad, y es importante que los consumidores estén alertas y denuncien estos abusos. La confianza y la honestidad deben ser pilares fundamentales en cualquier relación entre un profesionista y su cliente, y aquellos que olviden o ignoren estos valores deberán enfrentar las consecuencias legales.

 

¿Qué opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias