LO NUESTRO

| 19/05/2024

El hotel que nunca fue en Viedma

Su arquitectura responde a la de otras ciudades. Desde sus balcones, el presidente Raúl Alfonsín convocó a la marcha hacia el sur, el mar y el frío, algo que tampoco fue.

Fotos Vanesa Schwemmler
Fotos Vanesa Schwemmler
Fotos Vanesa Schwemmler

Viedma, con su impresionante paisaje a orillas del río, alberga una joya arquitectónica con una historia tan fascinante como su estructura. Se trata del Hotel Nacional de Turismo, un edificio que comenzó a construirse hace más de 75 años y que nunca llegó a funcionar como tal. 

Hoy, este edificio se utiliza como sede del Ministerio de Economía de Río Negro y otros organismos provinciales, un destino muy diferente al que se proyectó inicialmente.

Desde sus balcones, el presidente Raúl Alfonsín convocó a la marcha hacia el sur, el mar y el frío, algo que tampoco fue.

La historia del Hotel Nacional de Turismo comienza en la década de 1940, en un momento en que la conexión ferroviaria entre Buenos Aires y San Carlos de Bariloche estaba en pleno desarrollo. Con la inauguración del puente ferrocarretero Viedma-Patagones en 1931, Viedma comenzó a ser vista como un punto estratégico en la ruta hacia el sur, un lugar ideal para que los viajeros pudieran descansar antes de continuar su largo viaje hacia Bariloche.

El hotel fue concebido como parte de un ambicioso proyecto turístico. La idea era que los turistas pudieran llegar en tren hasta las puertas del hotel, ubicado justo frente al muelle de lanchas, que también se explotaría para excursiones. 

El diseño y la construcción del hotel fueron encargados al área de Parques Nacionales, que garantizó los fondos necesarios para la obra, inspirándose en los grandes destinos turísticos como San Carlos de Bariloche y Mar del Plata.

Las obras comenzaron a finales de 1949 con la intención de terminar en dos años. Sin embargo, en 1952, la falta de fondos paralizó la construcción. La llegada de la Revolución Libertadora en 1955 significó el abandono definitivo del proyecto por parte del gobierno nacional, que transfirió la obra inconclusa a la provincia de Río Negro.

En ese momento, Río Negro comenzaba a constituirse como provincia y necesitaba urgentemente oficinas públicas. Así, lo que inicialmente estaba destinado a ser un lujoso hotel para turistas se convirtió en sede de oficinas gubernamentales, alojando al Ministerio de Economía y otros organismos provinciales.

Mirando hacia atrás, es fácil considerar la conversión del hotel en oficinas públicas como una decisión equivocada, dado el potencial que tenía el proyecto original para fomentar el turismo en Viedma. El edificio, con su diseño y ubicación privilegiada, podría haber sido un pilar en el desarrollo turístico de la región. Sin embargo, las circunstancias económicas y políticas de la época llevaron a una realidad diferente.

Hoy en día, el Hotel Nacional de Turismo es una parte integral del patrimonio de Viedma, un testimonio de lo que pudo haber sido y no fue. 

¿Qué opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias