17/05/2024

Absolvieron a un docente acusado de abuso cuando jugaba al "Lobo Feroz"

Concluyó el proceso judicial de un caso que impactó a la sociedad. Trascendió mediáticamente como el profesor de una escuela católica que escondía atrocidades, disfrazadas en un juego.

Absolvieron a un docente acusado de abuso cuando jugaba al "Lobo Feroz"

A finales de abril llegó a su fin un proceso judicial que duró más de cuatro años. El Tribunal de Impugnación Provincial, conformado por la jueza María Rita Custet Llambí y los jueces Carlos Mussi y Miguel Ángel Cardella, dictó sentencia en el caso de abuso sexual simple por la condición de educador en el cual fue acusado Saúl Peña.

El Tribunal de Impugnación resolvió hacer lugar al planteo de la defensa, revocar la condena impuesta y absolver al imputado por el hecho. Así como también, rechazó la impugnación de la querella y confirmó la absolución de la sentencia impugnada.

Para entender qué implica esta resolución, hay que hacer un recorrido histórico de cómo se desarrolló el proceso. En 2019, se realizaron 19 presentaciones ante la Justicia contra el profesor del establecimiento María Auxiliadora de General Conesa. Se hicieron cuatro cámaras Gesell, las cuales dieron resultados negativos. A raíz de este motivo, la fiscal Mariela Coy desistió de las acusaciones y el docente fue sobreseído.

El proceso continuó con una querella privada, en representación de dos familias que decidieron aplicar este punto contemplado en el Código Procesal, pero que requiere que ellos se hagan cargo de las costas.

Leer más: Van a ir a juicio dos denuncias de abusos sexuales infantiles en un jardín

En agosto del año pasado se leyó el veredicto contra el profesor por el caso de abuso sexual a dos niñas. El tribunal compuesto por Marcelo Chironi, Marcelo Álvarez y Carlos Reussi resolvió que se lo encontró responsable de uno de los casos y fue absuelto del segundo. Este caso del cual fue encontrado responsable es el que la defensa logró que fuera revocado y por el cual se absolvió al acusado.

Durante todos estos años se realizaron sucesivas cámaras Gessell que fueron transcritas y analizadas. El hecho que se intentaba probar eran tocamientos y mordeduras en diferentes partes del cuerpo de los niños e incluso un beso en la boca; este fue el caso por el cual fue encontrado culpable previamente. Todo esto, según la denuncia, era encubierto mientras realizaba un juego de "Lobo Feroz", asociado al cuento de Caperucita Roja. 

Leer más: Maestro de Conesa fue encontrado culpable de un abuso a una niña y fue absuelto de un segundo caso

El Tribunal realizó el análisis de todo el material y sostuvo que existe un indicio de oportunidad porque el imputado reconoció trabajar con juegos de contacto físico, pero ello aparece como un elemento neutral a la luz de otros elementos que permiten sostener una duda razonable. Como el testimonio de las docentes que manifestaron que las clases eran abiertas, que nunca escucharon ni vieron nada raro, y que se les solicitaba acompañar a las niñas y niños al baño.

Finalmente, el cambio en la sentencia se debe a que la acreditación del hecho imputado (beso en la boca ocurrido en el baño) se basa en los dichos del padre de la niña, quien refiere lo que ella habría contado sobre ese hecho al momento de la develación en 2019.

Pero de la transcripción de sus dichos en audiencia no surge ningún elemento que dé cuenta de tal corroboración.

Ante la exigencia que impone el principio de inocencia, no se despeja la duda que razonablemente se impone por los motivos argüidos por la defensa y finalmente Peña fue absuelto. 

¿Qué opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias