COCINA INTERNACIONAL

| 02/03/2024

Disfruta del sabor de México con unas irresistibles Jericallas

Disfruta del sabor de México con unas irresistibles Jericallas

Consideradas un tesoro culinario, las jericallas son un postre tradicional de la región mexicana de Jalisco, más concretamente de la ciudad de Guadalajara. Son una mezcla entre flan, natillas y crème brùlée, un dulce super delicioso que resulta ideal para poner el broche de oro a cualquier ocasión especial (o no).

Lo más común es que las jericallas se cocinen en pequeños recipientes de aluminio individuales o pequeñas cazuelas de barro. Sin embargo, a falta de uno u otro, se pueden preparar en cualquier tipo de recipiente individual que resista la cocción en el horno. Pequeños refractarios de cristal, cerámica o incluso de silicona apta para altas temperaturas.

Están deliciosas a cualquier temperatura, ya sea templadas tras su paso por el horno, a temperatura ambiente o fresquitas y recién sacadas de la nevera. La textura es suave y cremosa, pero hay que tener en cuenta que según pase el tiempo se volverán más densas. Consúmelas cuando te apetezca y según el punto de cremosidad que prefieras.

Ingredientes

Para 4 unidades
  • Leche                        480 
  • Canela en rama        1
  • Esencia de vainilla    10 
  • Yema de huevo        4
  • Azúcar                      100 
  • Almidón de maíz      30 

Preparación

Hervimos la leche con la rama de canela (podemos agregar un trozo de piel de limón y/o naranja para aportar un punto extra de sabor), la retiramos del fuego y agregamos la esencia de vainilla. Dejamos enfriar antes de continuar.

Paso a paso jericallas

Mientras tanto mezclamos las yemas de huevo con el azúcar y el almidón de maíz, procurando no incorporar demasiado aire en la mezcla. Agregamos la leche atemperada y removemos para incorporar. Pasamos por un colador.

Repartimos la mezcla en moldes individuales aptos para el horno, sin llegar al borde, y los introducimos en una fuente de horno. Llenamos la fuente con un dedo de agua hirviendo y la llevamos al horno, precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo.

Cocemos las jericallas al baño María durante 30 minutos o hasta que estén cuajadas, pero jugosas, en su interior. Para dorar la superficie, encendemos el gratinador, subimos las jericallas a la parte superior del horno y les damos un golpe fuerte de calor. Servimos calientes o frías, al gusto.

¿Qué opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias