IMPUESTOS

| 03/12/2023

Según un estudio, los argentinos pueden llegar a pagar hasta casi 50 impuestos al año

Carga impositiva afecta diversas actividades cotidianas

Según un estudio, los argentinos pueden llegar a pagar hasta casi 50 impuestos al año

El mapa fiscal argentino se revela como un intrincado sistema donde el ciudadano común, dependiendo de sus actividades diarias y patrimonio, es susceptible de enfrentar una abrumadora multiplicidad de tributos.

Esta realidad es detallada por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal, que arroja luz sobre un escenario económico donde entre 23 y hasta 48 impuestos por año pueden alcanzar a quienes transiten por el territorio nacional.

Cualquier argentino abriendo su billetera para cubrir necesidades básicas como alimentarse, utilizar servicios básicos o disfrutar de plataformas digitales para su entretenimiento, podría estar contribuyendo a 23 impuestos distintos, repartidos entre jurisdicciones nacionales, provinciales y municipales. En este contexto, cada producto o servicio con IVA incluido cristaliza uno de los tentáculos de la octava fiscal, donde el pago del impuesto inicialmente realizado por los vendedores, recae invariablemente sobre el consumidor final.

Tal lo expresado en el sitio informativo de Cipolletti, www.cipo360.com.ar, conoce la nueva modalidad que lanzó AFIP para registrar a trabajadores

La profundización del estudio expone que al sumar posesiones y gastos suplementarios como bienes inmuebles y vehículos, los ciudadanos entran en una categoría donde los tributos ascienden a 27. No solo se suman cifras a esta ecuación tributaria, sino también complejidad, con figuras como el impuesto PAIS e insolentes tasas de fiscalización que pesan sobre una diversificada gama de transacciones, revelando una escalada en la carga fiscal según la capacidad de consumo.

Escalar a niveles mayores de consumo y adquisición es sinónimo de mayor responsabilidad impositiva para quienes integran el grupo identificado como el perfil 3. Esta clase de contribuyentes, flamantes cada año con vehículos cero kilómetros y frecuentes usuarios del transporte aéreo, tanto nacional como internacional, ven incrementada su participación en el entramado tributario hasta llegar a los 48 impuestos. El estudio del IARAF pone en evidencia que el gravamen no distingue entre necesidades cotidianas y suntuariedades, sometiendo todas las acciones al implacable cálculo tributario.

La investigación se adentra en los efectos del sistema de tributos en diferentes estratos de ingresos, centrando reconocimientos como el IVA y el impuesto sobre los Ingresos Brutos y TISH. Cada uno de estos demuestra un impacto creciente, interpelando con más rigor conforme el individuo amplía su espectro de consumo y patrimonio. El tributo al débito y crédito bancario, conocido comúnmente como impuesto al cheque, también plasma su carga, aunque con diferencias notorias entre quienes ejercen actividades diferenciadas de consumo y ahorro.

Las conclusiones del estudio constatan que en Argentina la participación gubernamental en los desembolsos de un ciudadano no es un asunto trivial, y que los obreros del siglo XXI contribuyen a distintos niveles a la recaudación, con un porcentaje considerable de su trabajo destinado a cumplir con las más diversas obligaciones de carácter fiscal.

Te puede interesar
Ultimas noticias