20/11/2021

Recapturar a Pazos y a Montenegro se convirtió en una “misión imposible”

Las autoridades policiales rionegrinas siguen en deuda con los dos peligrosos reclusos que se transformaron en fantasmas.

Recapturar a Pazos y a Montenegro se convirtió en una “misión imposible”

Lucas Pazos y Pablo Daniel Montenegro, se cree que no se conocen entre sí, pero ambos comparten una misma condición. Los dos burlaron a la Policía. Uno lo hizo sacándose una pulsera electrónica, mientras que el otro se fugó en una moto al quedar abierto un portón del Penal 1.

Se esperaba que sean recapturados, pero el tiempo pasa y nadie sabe nada respecto a su paradero.

Pazos está cerca de cumplir 100 días en calidad de prófugo. El joven se encontraba con una tobillera electrónica, tras ser imputado por el robo a un recaudador de estaciones de servicio, con un botín de 3 millones y medio de pesos.

Pazos dejó el dispositivo arriba de la mesa y se fue sin decirle nada a nadie. Luego envió fotos sacadas de Internet en sus cuentas sociales, para despistar a la Justicia.

En el caso de Montenegro, pasó un mes de su huida del Penal 1 de Viedma. Tampoco se sabe nada de su rastro.

El convicto misteriosamente encontró el portón de la unidad abierto y por casualidad o por causalidad justo apareció una moto apta para correr. No lo dudó ni un segundo y se fue hacia rumbo desconocido.

Al igual que Pazos es otro experto en fugas. Este interno de 43 años ya se había fugado en 2015 de la misma cárcel, vestido de mujer. Lo hizo con una peluca y una vincha que ocultó su lunar en la frente, una característica distintiva.

Te puede interesar
Ultimas noticias