09/10/2021

El maragato que estuvo al borde de la muerte, vendió todo y se fue a vivir a Brasil

Se trata de Nelson Colombi, un reconocido piloto zonal y hombre de campo que quiere disfrutar sus últimos días con las bondades del país tropical.

El maragato que estuvo al borde de la muerte, vendió todo y se fue a vivir a Brasil

Nelson Colombi es conocido por todos en la Comarca debido a su vasta experiencia en el automovilismo zonal. "El Ruso", como lo apodaron sus amigos, hace un año y medio que cambió su vida radicalmente. Es de Stroeder, pero se reconoce como maragato.

Entre todos sus hermanos, cinco en total, vendieron el campo que heredaron de su padre e hicieron un remate de herramientas agrícolas. Luego de eso no sabía qué hacer y lo sedujo la idea de irse a vivir a Pipa, al norte de Brasil. Los cambios políticos y el hecho de haber estado al borde de la muerte fueron dos factores claves para zambullirse a este rotundo cambio.

Hoy se lo ve alimentando monos tal como lo hacía antes con las vacas y realiza vivos en Facebook contando recetas que aprendió de una tía alemana. 

Hicimos un contacto con Nelson, quien fue a un bar para encontrar buena señal de Wifi y durante una hora contó todas sus sensaciones en el vecino país, archirrival en el fútbol pero amado por los argentinos para vacacionar o establecerse definitivamente. 

Explicó sobre el primer paso que dio: "Un amigo me dijo que vaya unos días a pasear a Pipa, a Brasil, y que vuelva con la mente despejada. Ahí decidí adónde ir, aunque tenía propuestas para trabajar en la Comarca y en Vaca Muerta. Pero Argentina venía cada vez peor. Yo no tenía dinero ni para ir a Emilio Lamarca que es el pueblo más cercano, así que mi amigo con su tarjeta me sacó los pasajes, la estadía, todo, y en una semana estábamos en Pipa y dijimos ¿por qué no venir a vivir acá?"

En el medio sufrió un problema de salud "donde estuve internado tres días internados en el hospital Pedro Ecay de Carmen de Patagones, estuve un día y medio en terapia intensiva y eso también me autoconvenció más de decir ¿Para qué trabajar tanto si te cagas muriendo y no te llevas nada? Mis hijos ya me venían diciendo que le afloje al trabajo" y agregó en este sentido: "Volvimos a Argentina justo antes de las elecciones donde ganó el kirchnerismo y fue la gota que llenó el vaso".

Continuó: "Les dije a mis hijos que me iba de Argentina, que me iba a ir a vivir a Brasil y uno de mis hijos vino con nosotros. Organizamos un remate en la chacra Santa Ana, rematamos todas las herramientas, pagué Rentas y el 1 de febrero de 2020 nos vinimos a Pipa con mi hijo, con mi señora de ese momento y la hija de mi segundo matrimonio".

Ahora conoció a un nuevo amor, a una cordobesa que también quedó encantada con Pipa, mientras que su hijo se fue a Estados Unidos para traer algunas monedas y después edificar. 

El primer emprendimiento en suelo brasileño fue vender empanadas, pero las ventas cayeron por la pandemia, así que decidieron comprar una máquina para hacer ladrillos y allí realizaron 14 mil ladrillos, de los cuales 4 mil fueron usados por él mismo para su propia casa. 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Noticiasnet (@noticiasnet)

Y nunca perdió las costumbres campestres, ya que se puso a carnear a un cabrito en plena playa y siempre anda con un perro llamado Rocko. "Me conocen como el Gringo del perro y la moto, porque allá teníamos cuatro vehículos y acá anduvimos seis meses caminando, después compramos una bicicleta y ahora tenemos una moto para movernos, todo eso te hace cambiar a que podés vivir sin tener tantas cosas, vivir tranquilo sin grandes gastos y con la naturaleza".

Lo que más extraña: las carreras

Consultado sobre qué es lo que le genera más nostalgia no pestañeó al responder: las carreras de autos. Aunque se mantiene al día: "Yo miro todas las carreras, el sábado por ahí estoy en la playa y estoy a la expectativa de cómo está la clasificación, ya sea de los zonales en primer término porque tengo amigos y conocidos en todas las categorías. Y  Turismo Nacional dejo todo lo que estoy haciendo para mirarlo, porque competí en esa categoría y es una de las más lindas para ver".

Añadió además: "Cuando me pueda sentar a un auto de carreras acá lo voy a hacer. Si bien acá cerquita no hay autódromos, aunque sea lo voy a hacer en una pista de tierra porque siempre fue algo que me gustó y no colgué ni los guantes ni los buzos".

Siguiendo con la charla fierrera, llenó de elogios a Joaquín Ochoa quien hoy es el viedmense más representativo en TC Mouras. "Es muy bueno lo que está haciendo, por supuesto que tiene al padre que lo apoya en ese deporte. Joaquín es un piloto joven y con toda la tecnología que tenés te adelanta un montón".

Al tiempo que citó una anécdota con el hijo de su rival directo en pistas. "Hace seis o siete años llevé a tres o a cuatro chicos a un cumpleaños de 15 para el lado de La Boca y pinché una goma en el auto. Los pibes iban todos vestidos muy bien, en más Joaquín iba de saco y él fue el primero que se sacó el saco y el moño y se puso a aflojar la cubierta y eso no lo hace cualquiera. Ya lo ves con una chispa y era una fiesta de 15 años, así que él tenía 15 o 16".

Por último invitó a que otras personas de estas latitudes conozcan Pipa, puesto que tiene playas con aguas cálidas y te podés bañar incluso a las 12 de la noche, a la vez que mencionó que allá no existen las bicicletas ni las motos con candados y si te olvidas algún objeto en un bar o en una ferretería lo podés encontrar en el mismo sitio al otro día.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Noticiasnet (@noticiasnet)

 

Te puede interesar
Ultimas noticias