06/10/2021

Telas: una disciplina que le da otro color al paisaje de la costanera

Se multiplicaron las personas que practican acrobacias entre los árboles. Un color distinto durante cada tarde soleada.

Telas: una disciplina que le da otro color al paisaje de la costanera

Las telas acrobáticas hace rato que dejaron de ser una actividad meramente circense y ya se la puede observar durante cada tarde soleada en plena costanera de Viedma, o en gimnasios cerrados. Pero lo que más llama la atención son los arriesgados movimientos entre los árboles.

Antes parecía una rareza, aunque ahora parece una parte más del paisaje. Incluso, hay personas que se sientan en sus reposeras para deleitarse con los ensayos, que parecen números dentro de una carpa de circo.

Las telas no sólo son una danza con el cuerpo en el aire, sino que también requieren de destreza física y flexibilidad. Se puede hacer en forma vertical o invertida y cada vez aparecieron más figuras como el murciélago, la llave de pie, el nudo o el arco y la flecha.

Sin embargo, no vamos a ahondar en cuestiones técnicas, porque lo más vistoso es ver lo que se hace y conocer lo que tienen para decir algunos protagonistas.

Adrián Baffoni es un profesor de telas que dialogó con NoticiasNet al respecto y mencionó que antes hacía boxeo y otros deportes convencionales, "pero con telas tenés cardio, musculación, localizado, flexibilidad, yoga, tenés que tener mucha concentración".

Contó que arrancó a los 19 jugando, pero tiempo después se perfeccionó y hoy le enseña a chicos y a grandes.

En el caso de las prácticas, señaló que se tienen en cuenta muchos seguros según el grado de avance de cada uno y hasta se aprende a caer en el piso. 

Al tiempo que destacó que telas haya crecido mucho, "porque es un deporte divertido, didáctico, elegante y te trabaja mucho el cuerpo".

Melany Fernández, otra idónea en la materia, consideró que genera un empoderamiento en las mujeres, debido a que "aumenta la autoestima y rompe con el tabú de que una chica no puede hacer fuerza" y ponderó que "es un deporte de pasión y superación consigo mismo, no existe la competencia, es sólo tu cabeza y tu cuerpo".

Respecto a qué se siente al estar en aire, dijo que "para mí es un momento de enraizamiento y terapia, una catarsis en si" y entre todas las compañeras "nos complementamos de distintas formas, no es un deporte que discrimine la edad".

 

De vender celulares a volar en el aire

Silvina Gribaudo es otra de las tantas aficionadas a las telas. Trabaja en un local que vende y repara celulares, pero en sus ratos libres se desenchufa de todo mientras se mantiene colgada entre las telas. 

Precisó que "al principio era raro irse a colgar, pero ahora ya es común y la gente lo ve más. Por ahí estamos haciendo alguna figura y vienen a preguntar, empezaron muchos nenes y gente grande que si le mete también lo puede hacer".

El físico tampoco es una barrera, habida cuenta que "hay chicas que son el doble de grande que yo y tienen el doble de flexibilidad y hacen cosas mejores de las que puedo hacer yo que hace dos años que voy, eso es relativo a lo que te dé tu cuerpo. Capaz que hay chicas que sólo hacen gimnasio y eso les da fuerza y cuando prueban les copa porque tienen un incentivo".

"Yo empecé porque tengo mucho vértigo y el miedo a despegarse del piso es fatal, pero tenés que perder el miedo y podes hacer figuras no tan complicadas cuando recién arrancas. Es como un desafío día a día, porque por ahí te frustra pero ahí está el no dejar de hacerlo", detalló e invitó a todos los que deseen probar.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Noticiasnet (@noticiasnet)

Existen diferentes tipos de ejercicios, que abarcan amarres, enganches, formas y piruetas, que se pueden realizar de manera individual o grupal, en una o más telas. El primer paso es probar. El segundo paso es no abandonar. El tercer paso: disfrutar. 

Te puede interesar
Ultimas noticias