Clima
19° VIEDMA
29 SEP 2020

Pronóstico Extendido

Clima Hoy
Parcialmente nublado
MIN
22°
MAX
Clima Mañana
Parcialmente nublado
10°
MIN
17°
MAX
VER PRONÓSTICO
Radio
105.5mhz | En Vivo 24hs
Clima 19°

Enrique Nanti, un escritor y periodista sin rótulos

A la hora de escribir no tiene categorías, ya que puede escribir una novela sobre la crueldad del amor y hasta de pederastia en la religión. En el periodismo no tiene corsé y en política no se casa con nadie. 

Por Fernando Manrique

fmanrique@noticiasnet.net

Fotos: Vanesa Schwemmler.

 

Un tipo distinto. Un adelantado en nuestros tiempos. Un hombre que vivió en muchos mundos y creó otros tantos. Un corrosivo escritor y un periodista sin corsé. Alguien que se animó a navegar en sus verdades más que en sus mentiras. Ese es Enrique Nanti, quien nos abrió las puertas de su casa para conversar sobre sus marcas con la pluma.

Hablamos mientras tomaba unos mates, con una yerba saborizada con frutos del bosque, los cuales no pudimos compartir por las libertades que nos quitó la pandemia. Antes, nos había mostrado el crecimiento de su eucalipto arcoíris con semillas de Tailandia, cuyo tronco se asemejará a una paleta de colores cuando ya sea adulto. Al lado, una moringa, que el mismísimo Fidel Castro llamó como un "árbol milagroso" porque mejoró su calidad de vida de manera sustancial. 

Es que Nanti no sólo se mueve como pez en el agua cuando escribe, sino que también es conocedor de plantas y tiene su propio balcón repleto de naturaleza. Ese espacio verde funciona como una terapia para tratar problemas mundanos y espirituales. 

 

De la poesía a una novela en Netflix

Como periodista, Nanti se puede jactar de ser el único en este rubro que pudo meterle una pelota de ping pong en la boca a un gobernador (a Miguel Saiz), con su periódico El Pasquín de los Sumideros. No sólo logró esa tapa sino que también consiguió que un exfuncionario se ponga una nariz de payaso, fotografió a las Carmelitas Descalzas calzadas, y con su nuevo proyecto La Boca de El Cóndor obtuvo una imagen del Padre Luis García Rodríguez con un preservativo en la mano. 

Además, con su revista La Consultora tuvo una repercusión nacional, a tal punto que varios bloques de canales de televisión la usaban como un reflejo de lo que piensa la opinión pública sobre temas tabúes. 

En cuanto a la literatura, publicó 22 libros cuyas tapas están en cuadros colgados sobre una pared. Además, es autor de la editorial Planeta con la que sueñan muchos jóvenes escritores. A decir de Nanti, comenzó a escribir a los 8 años, cuando se rateaba de la escuela: "Yo tenía la autoestima baja y me emocioné cuando supe que podía hacer rimar dos palabras, cuando todo el mundo me decía que era un inútil y me echaban de todas las escuelas".

Luego, una vez que pudo subsistir con un diario de avisos clasificados llamado El Mercader, pudo volcarse a la escritura con más seriedad. 

Su primer material Sermón de los Ojos fue una obra llena de poemas, mientras que su segunda creación fue la biografía del candidato presidencial en México Manuel Clouthier, quien sufrió un accidente automovilístico que dio origen a varias teorías acerca de un atentado por parte del gobierno de su opositor Carlos Salinas. Ese material tuvo una venta de 12 mil ejemplares, una cifra muy alta en el mundo editorial. 

Seguido a eso, desafió a las editoriales con un poemario llamado Según Mi Corazón que iba a llamarse Pájaros pero en México eso hace referencia al aparato reproductor masculino. Sus poemas fueron narrados por su propia intervención en Televisa y el éxito fue tal que tuvo una venganza personal con su madre. La llevó a cenar al viejo restaurante Capriasca, en Álvaro Barros y Alem, y pagó la cuenta con esas poesías que su propia mamá cuestionaba porque "siempre me decía que me iba a morir de hambre".

Otras de sus grandes obras son El Huelguista que acampa en la plaza San Martín hasta que su amada le diga que lo quiere, el Niño Serial que va envenenando tanques de agua con cara angelical y Purga de Espinas con poesías tales como el de pobreza cero que dice así: "Podríamos esterilizar a los pobres hasta acabar en pocos años con la pobreza. O bien podríamos esterilizar a los ricos que son menos y por lógica menor sería la tarea. Vamos por lo segundo, arranca, que a nadie le hará falta nada si a nadie le sobra tanto".

Pero su obra cumbre es La Confesión, una novela que señala a todos aquellos que se atrevieron a justificar la pederastia en nombre de Dios. "Un pibe denuncia a un cura por pedófilo, por haber abusado de él desde la infancia en un pueblo de la Patagonia. Entonces, el cana lo sienta delante de él al cura y ahí empieza todo. Es una charla que hace dudar de qué está bien y qué está mal, porque los sacerdotes son gente muy preparada y te hacen dudar de lo que está bien y lo que está mal". Este mismo libro va a ser llevado a Netflix en formato de película. 

 

Ahijado de Perón pero no peronista

Mientras Juan Domingo Perón estaba exiliado en Puerta de Hierro le dio su bendición al recién nacido Enrique Nanti y lo apadrinó por una solicitud de su padre, quien era un activista en los años de La Resistencia y estuvo en prisión con Hugo del Carril (quien grabó La Marcha).

Aún así, Nanti se declara en contra de Perón: "Yo con los años lo leí tanto que sabes mucho de un personaje y me di cuenta que fue lo peor que le pudo haber pasado a la Argentina. Pronto lo voy a escribir, voy a mostrar la cartita donde me apadrina y le voy a pedir disculpas a mi padre. Vi un video donde él manda a investigar a una periodista en público porque le hizo una pregunta que no le gustaba (Ana Guzzetti). Ese video para mí fue suficiente para acabar con todo lo que yo pensaba del tipo. La secuestraron, la torturaron y la dejaron loca. Eso lo hizo Perón, entre otras cosas".

"Yo sé cosas malas de Perón porque tenía una relación personal con su biógrafo Enrique Pavón, que no las ponía en el libro. Y no era cualquier escritor, porque vivió con él 100 días en Puerta de Hierro" señaló.

Y como Nanti tiene respuestas para todo una pregunta inevitable fue ¿Qué es el peronismo? Su respuesta fue: "Hoy no tengo muy claro qué es porque se acabó un poco la ideología. Yo veo que a veces se enojan porque un peronista se va con el radicalismo, pero ese travestismo ideológico es constante. Yo no veo que haya un peronismo. Yo no sé si los K alguna vez leyeron un libro de Perón. Hacen exactamente lo contrario. Menem también hablaba del Imperialismo. Además, siempre estamos repitiendo las mismas palabras, hablan de gorilas y palabras del año del orto, de la década de los años 70, por eso somos decadentes".

"Pero te juro que nunca leyeron de Perón. Si yo les pregunto a los camporistas si conocieron a Paladino no saben quién es. Paladino fue un señor que iba a ser candidato a Presidente en vez de Cámpora. O sea, la agrupación de ellos se tendría que llamar La Paladino, pero no tienen ni la menor idea" detalló.

Y antes de que lo tilden de macrista, él mismo se encargó de aclarar que "Macri me parece un mediocre que estaba aburrido e hizo política. Fue un inútil, un Presidente mediocre, uno de los pocos que no repitió una elección". 

A la vez que con pesar ve a una Argentina en decadencia, que repite los mismos temas de manera pendular y es un país que no lee. "Por ejemplo, los nórdicos tienen un promedio de lectura de 17 libros por año per cápita, México hoy tiene un promedio de 3 libros por año y nosotros tenemos un promedio de 2 libros, cuando nosotros en una época teníamos a Borges, a Cortazar, nosotros no sorprendemos más al mundo en relevancia intelectual".

 

El Cóndor, su lugar en el mundo

Nanti recorrió el mundo y pasó por todos los lugares que uno aspira conocer, sin embargo siempre escoge volver a El Cóndor "porque es mío, lo siento como propio". "Yo nací en Capital Federal, pero mi infancia fue La Lobería, Bahía Creek, El Cóndor, son lugares maravillosos. Es como tener a un hijo que haya nacido sin orejas, sin ojos, sin brazos y sin piernas y lo vas a ver hermoso porque es tu hijo. No digo que a El Cóndor le falte tanto pero es mío y yo lo quiero" apuntó.

En esa línea, hizo referencia a lo emocional, dado que "El Caribe es muy bonito pero no tengo nada que ver con los caribeños, no me crié en esas playas, no es mío. A El Cóndor le falta porque es un pueblo chico, es casi virgen, yo explotaría el lado que le falta" y requirió que el Camino de la Costa se asfalte en su totalidad. 

"Como Provincia yo le daría más presupuesto a todos esos pueblitos con mar, porque en donde yo estuvo en el mundo conocen a Bariloche, no necesita posicionarse. Las Grutas a nivel nacional también es conocida. Entonces, ¿por qué no ponemos más plata en los otros lugares donde no los conoce nadie? Los mexicanos, por ejemplo, de clase media para arriba alguna vez fueron a Bariloche y están lejos. Así que hay que darle más empuje a lugares más inhóspitos como Bahía Creek", mientras que también convocó a que de una buena vez decidamos si nuestra villa marítima se llama El Cóndor, La Boca o Massini.

En una de las editoriales de su nuevo periódico, Nanti sintetizó este amor por El Cóndor: "Uno que es de por acá, y que anduvo por mundos distantes pisando playas soñadas de mares turquesas y paisajes bañados en oro, siempre vuelve a lo de uno, al principio, a desembocar como un río".

Así, podemos decir que Nanti no es un pez pero muere por La Boca y sus obras no son agua pero fluyen como un manantial de reflexiones, de enigmas y de historias que nos moviliza a entrar en mundos diversos. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Enrique Nanti, un escritor y periodista sin rótulos

A la hora de escribir no tiene categorías, ya que puede escribir una novela sobre la crueldad del amor y hasta de pederastia en la religión. En el periodismo no tiene corsé y en política no se casa con nadie. 

Por Fernando Manrique

fmanrique@noticiasnet.net

Fotos: Vanesa Schwemmler.

 

Un tipo distinto. Un adelantado en nuestros tiempos. Un hombre que vivió en muchos mundos y creó otros tantos. Un corrosivo escritor y un periodista sin corsé. Alguien que se animó a navegar en sus verdades más que en sus mentiras. Ese es Enrique Nanti, quien nos abrió las puertas de su casa para conversar sobre sus marcas con la pluma.

Hablamos mientras tomaba unos mates, con una yerba saborizada con frutos del bosque, los cuales no pudimos compartir por las libertades que nos quitó la pandemia. Antes, nos había mostrado el crecimiento de su eucalipto arcoíris con semillas de Tailandia, cuyo tronco se asemejará a una paleta de colores cuando ya sea adulto. Al lado, una moringa, que el mismísimo Fidel Castro llamó como un "árbol milagroso" porque mejoró su calidad de vida de manera sustancial. 

Es que Nanti no sólo se mueve como pez en el agua cuando escribe, sino que también es conocedor de plantas y tiene su propio balcón repleto de naturaleza. Ese espacio verde funciona como una terapia para tratar problemas mundanos y espirituales. 

 

De la poesía a una novela en Netflix

Como periodista, Nanti se puede jactar de ser el único en este rubro que pudo meterle una pelota de ping pong en la boca a un gobernador (a Miguel Saiz), con su periódico El Pasquín de los Sumideros. No sólo logró esa tapa sino que también consiguió que un exfuncionario se ponga una nariz de payaso, fotografió a las Carmelitas Descalzas calzadas, y con su nuevo proyecto La Boca de El Cóndor obtuvo una imagen del Padre Luis García Rodríguez con un preservativo en la mano. 

Además, con su revista La Consultora tuvo una repercusión nacional, a tal punto que varios bloques de canales de televisión la usaban como un reflejo de lo que piensa la opinión pública sobre temas tabúes. 

En cuanto a la literatura, publicó 22 libros cuyas tapas están en cuadros colgados sobre una pared. Además, es autor de la editorial Planeta con la que sueñan muchos jóvenes escritores. A decir de Nanti, comenzó a escribir a los 8 años, cuando se rateaba de la escuela: "Yo tenía la autoestima baja y me emocioné cuando supe que podía hacer rimar dos palabras, cuando todo el mundo me decía que era un inútil y me echaban de todas las escuelas".

Luego, una vez que pudo subsistir con un diario de avisos clasificados llamado El Mercader, pudo volcarse a la escritura con más seriedad. 

Su primer material Sermón de los Ojos fue una obra llena de poemas, mientras que su segunda creación fue la biografía del candidato presidencial en México Manuel Clouthier, quien sufrió un accidente automovilístico que dio origen a varias teorías acerca de un atentado por parte del gobierno de su opositor Carlos Salinas. Ese material tuvo una venta de 12 mil ejemplares, una cifra muy alta en el mundo editorial. 

Seguido a eso, desafió a las editoriales con un poemario llamado Según Mi Corazón que iba a llamarse Pájaros pero en México eso hace referencia al aparato reproductor masculino. Sus poemas fueron narrados por su propia intervención en Televisa y el éxito fue tal que tuvo una venganza personal con su madre. La llevó a cenar al viejo restaurante Capriasca, en Álvaro Barros y Alem, y pagó la cuenta con esas poesías que su propia mamá cuestionaba porque "siempre me decía que me iba a morir de hambre".

Otras de sus grandes obras son El Huelguista que acampa en la plaza San Martín hasta que su amada le diga que lo quiere, el Niño Serial que va envenenando tanques de agua con cara angelical y Purga de Espinas con poesías tales como el de pobreza cero que dice así: "Podríamos esterilizar a los pobres hasta acabar en pocos años con la pobreza. O bien podríamos esterilizar a los ricos que son menos y por lógica menor sería la tarea. Vamos por lo segundo, arranca, que a nadie le hará falta nada si a nadie le sobra tanto".

Pero su obra cumbre es La Confesión, una novela que señala a todos aquellos que se atrevieron a justificar la pederastia en nombre de Dios. "Un pibe denuncia a un cura por pedófilo, por haber abusado de él desde la infancia en un pueblo de la Patagonia. Entonces, el cana lo sienta delante de él al cura y ahí empieza todo. Es una charla que hace dudar de qué está bien y qué está mal, porque los sacerdotes son gente muy preparada y te hacen dudar de lo que está bien y lo que está mal". Este mismo libro va a ser llevado a Netflix en formato de película. 

 

Ahijado de Perón pero no peronista

Mientras Juan Domingo Perón estaba exiliado en Puerta de Hierro le dio su bendición al recién nacido Enrique Nanti y lo apadrinó por una solicitud de su padre, quien era un activista en los años de La Resistencia y estuvo en prisión con Hugo del Carril (quien grabó La Marcha).

Aún así, Nanti se declara en contra de Perón: "Yo con los años lo leí tanto que sabes mucho de un personaje y me di cuenta que fue lo peor que le pudo haber pasado a la Argentina. Pronto lo voy a escribir, voy a mostrar la cartita donde me apadrina y le voy a pedir disculpas a mi padre. Vi un video donde él manda a investigar a una periodista en público porque le hizo una pregunta que no le gustaba (Ana Guzzetti). Ese video para mí fue suficiente para acabar con todo lo que yo pensaba del tipo. La secuestraron, la torturaron y la dejaron loca. Eso lo hizo Perón, entre otras cosas".

"Yo sé cosas malas de Perón porque tenía una relación personal con su biógrafo Enrique Pavón, que no las ponía en el libro. Y no era cualquier escritor, porque vivió con él 100 días en Puerta de Hierro" señaló.

Y como Nanti tiene respuestas para todo una pregunta inevitable fue ¿Qué es el peronismo? Su respuesta fue: "Hoy no tengo muy claro qué es porque se acabó un poco la ideología. Yo veo que a veces se enojan porque un peronista se va con el radicalismo, pero ese travestismo ideológico es constante. Yo no veo que haya un peronismo. Yo no sé si los K alguna vez leyeron un libro de Perón. Hacen exactamente lo contrario. Menem también hablaba del Imperialismo. Además, siempre estamos repitiendo las mismas palabras, hablan de gorilas y palabras del año del orto, de la década de los años 70, por eso somos decadentes".

"Pero te juro que nunca leyeron de Perón. Si yo les pregunto a los camporistas si conocieron a Paladino no saben quién es. Paladino fue un señor que iba a ser candidato a Presidente en vez de Cámpora. O sea, la agrupación de ellos se tendría que llamar La Paladino, pero no tienen ni la menor idea" detalló.

Y antes de que lo tilden de macrista, él mismo se encargó de aclarar que "Macri me parece un mediocre que estaba aburrido e hizo política. Fue un inútil, un Presidente mediocre, uno de los pocos que no repitió una elección". 

A la vez que con pesar ve a una Argentina en decadencia, que repite los mismos temas de manera pendular y es un país que no lee. "Por ejemplo, los nórdicos tienen un promedio de lectura de 17 libros por año per cápita, México hoy tiene un promedio de 3 libros por año y nosotros tenemos un promedio de 2 libros, cuando nosotros en una época teníamos a Borges, a Cortazar, nosotros no sorprendemos más al mundo en relevancia intelectual".

 

El Cóndor, su lugar en el mundo

Nanti recorrió el mundo y pasó por todos los lugares que uno aspira conocer, sin embargo siempre escoge volver a El Cóndor "porque es mío, lo siento como propio". "Yo nací en Capital Federal, pero mi infancia fue La Lobería, Bahía Creek, El Cóndor, son lugares maravillosos. Es como tener a un hijo que haya nacido sin orejas, sin ojos, sin brazos y sin piernas y lo vas a ver hermoso porque es tu hijo. No digo que a El Cóndor le falte tanto pero es mío y yo lo quiero" apuntó.

En esa línea, hizo referencia a lo emocional, dado que "El Caribe es muy bonito pero no tengo nada que ver con los caribeños, no me crié en esas playas, no es mío. A El Cóndor le falta porque es un pueblo chico, es casi virgen, yo explotaría el lado que le falta" y requirió que el Camino de la Costa se asfalte en su totalidad. 

"Como Provincia yo le daría más presupuesto a todos esos pueblitos con mar, porque en donde yo estuvo en el mundo conocen a Bariloche, no necesita posicionarse. Las Grutas a nivel nacional también es conocida. Entonces, ¿por qué no ponemos más plata en los otros lugares donde no los conoce nadie? Los mexicanos, por ejemplo, de clase media para arriba alguna vez fueron a Bariloche y están lejos. Así que hay que darle más empuje a lugares más inhóspitos como Bahía Creek", mientras que también convocó a que de una buena vez decidamos si nuestra villa marítima se llama El Cóndor, La Boca o Massini.

En una de las editoriales de su nuevo periódico, Nanti sintetizó este amor por El Cóndor: "Uno que es de por acá, y que anduvo por mundos distantes pisando playas soñadas de mares turquesas y paisajes bañados en oro, siempre vuelve a lo de uno, al principio, a desembocar como un río".

Así, podemos decir que Nanti no es un pez pero muere por La Boca y sus obras no son agua pero fluyen como un manantial de reflexiones, de enigmas y de historias que nos moviliza a entrar en mundos diversos. 

La nota se esta leyendo
Logín