Clima
18° VIEDMA
29 SEP 2020

Pronóstico Extendido

Clima Hoy
Parcialmente nublado
MIN
22°
MAX
Clima Mañana
Ventoso
10°
MIN
17°
MAX
VER PRONÓSTICO
Radio
105.5mhz | En Vivo 24hs
Clima 18°

Sol de Mayo, un espacio de crecimiento para el Rugby

La institución Albiceleste cumplió un rol fundamental en la práctica y desarrollo de este deporte. Una historia que va desde la organización de los primeros encuentros, hasta ser anfitriones de un equipo neozelandés.

En la década del 60, cuatro equipos de distintas agrupaciones se reunían bajo un nombre, pero sin club, con el objetivo de organizar encuentros de rugby en Viedma. También llegó recibir visitas de Chubut y el Alto Valle de Rio Negro.

Estos equipos se disolvieron en 1965 y por cinco años la disciplina no tuvo representantes. Con la creación del instituto de educación física, comenzaron a llegar rugbiers de distintos lugares y esto motivó a los jugadores viedmenses a formar un equipo de mayores que compitió con clubes como Sociedad Sportiva de Bahía Blanca, Bigornia de Rawson y Álamos de Allen.

Luego de un cuarto de siglo desde aquellos primeros equipos, un grupo de apasionados de este deporte, entre los que se encontraban Mauro Pierini, Osvaldo Sorbi, Babi Zuntini, Oscar Martínez, Juan Carlos Tassara y Raúl Pamer, comenzaron a fomentar la práctica en infantiles y afianzar la de mayores.

A inicios de 1986, con la idea de mejorar la organización y cimentar al rugby en la zona, se decidió incorporar la actividad a una institución y fue Sol de Mayo quien les brindo el apoyo; permitiendo el desarrollo de las actividades rugbísticas en sus instalaciones.

En 1987, se forma la subcomisión de rugby del club y se obtienen el permiso para construir la cancha y el 14 de septiembre de ese año se inaugura la cancha con piso de tierra en Av. Costanera y Av. Don Bosco. La inauguración fue con un encuentro amistoso con la primera y séptima división de Marabunta rugby club de la ciudad de Cipolletti.

Un año después, el Albiceleste, se incorpora a la Unión de rugby del Sur para participar en la competencia oficial como equipo invitado en el torneo sub 23, incorporando también las divisiones cuarta y séptima. La participación con estas divisiones tuvo continuidad y en 1990 al quitarse la sub 23, Sol participa en primera división.

Sol de Mayo, Torneo Patagónico de 1989.

La actividad del rugby infantil y las divisiones competitivas tienen continuidad en la URS hasta el año 1999. En aquel año, la primera división se consagró en el torneo por primera vez y asciende a primera. El club, también participó en los encuentros infantiles de Bahía Blanca, Puerto Belgrano y el patagónico organizado por Neuquén Rugby Club.

En el 2003, luego de unos años sin mucha actividad, un grupo de personas representativas de la actividad retoma la organización, entre los que estaban Gabriel Ramírez, Ricardo Lana, Maximiliano Herrera, Juan Carlos Tassara, Oscar Martínez, Sergio Acosta, Omar Pizzio, Sergio Aristimuño y Mauro Pierini con la finalidad de volver a formar categorías infantiles y juveniles para el desarrollo del deporte, y otro objetivo importante: la construcción de un quincho que le de identidad y unión a todas las divisiones.

En el 2004 comienza la construcción del tan ansiado quincho, morada tercer tiempo y lugar de reuniones. Se forma una nueva primera división con la intención de participar de la liga del alto valle en la que salió campeón 3 años consecutivos. En año 2008, Sol vuelve a incorporarse a la Unión de rugby del Sur con la primera categoría y juveniles.

Rugby femenino, torneo infantil y encuentro internacional

 

En los últimos años, uno de los referentes de la actividad ha sido Nicolás Corso, por lo que En el Ángulo lo convocó para hablar de los últimos logros de la disciplina.

“En los últimos años con una renovación en la conducción y la incorporación de nuevos dirigentes y la ayuda de un grupo de fanáticos, padres y jugadores, Sol de Mayo rugby logro cumplir varios sueños”, expresó.

Luego, explicó que “el rugby infantil vuelva a tomar importancia y se concreta en 2017 el primer encuentro infantil en la historia del club, que se llamó Colo Martínez y contó con  la presencia de más de 380 chicos de Bahía Blanca, Villarino, San Antonio, Patagones y Puerto Belgrano”. 

“La inclusión de las categorías juveniles en el torneo de la Unión de rugby del Sur por segundo año consecutivo, cumpliendo con todas las fechas pautadas por la Unión (Logro de la categoría -  cuatro jugadores convocados a la selección de desarrollo de la URS)”, siguió.

“Nace el rugby femenino en nuestro club, con más de 30 jugadoras entre infantiles y primera División. La incorporación de una jugadora del plantel, Sofía Urriza, a la Selección Nacional”, continuó.

“Se concretó un sueño anhelado por casi 14 años, en algunos de los dirigentes del club: el primer encuentro internacional del club sol de mayo”, exclamó.

“El 24 de febrero de 2018, Sol de Mayo recibió al equipo High School Old boys de Nueva Zelanda.  Y como broche de oro, participó con la primera división en la decima  edición de la copa Patagonia a realizada en Bahía Blanca”, concluyó.

 

Saludos por el centenario 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Sol de Mayo, un espacio de crecimiento para el Rugby

La institución Albiceleste cumplió un rol fundamental en la práctica y desarrollo de este deporte. Una historia que va desde la organización de los primeros encuentros, hasta ser anfitriones de un equipo neozelandés.

En la década del 60, cuatro equipos de distintas agrupaciones se reunían bajo un nombre, pero sin club, con el objetivo de organizar encuentros de rugby en Viedma. También llegó recibir visitas de Chubut y el Alto Valle de Rio Negro.

Estos equipos se disolvieron en 1965 y por cinco años la disciplina no tuvo representantes. Con la creación del instituto de educación física, comenzaron a llegar rugbiers de distintos lugares y esto motivó a los jugadores viedmenses a formar un equipo de mayores que compitió con clubes como Sociedad Sportiva de Bahía Blanca, Bigornia de Rawson y Álamos de Allen.

Luego de un cuarto de siglo desde aquellos primeros equipos, un grupo de apasionados de este deporte, entre los que se encontraban Mauro Pierini, Osvaldo Sorbi, Babi Zuntini, Oscar Martínez, Juan Carlos Tassara y Raúl Pamer, comenzaron a fomentar la práctica en infantiles y afianzar la de mayores.

A inicios de 1986, con la idea de mejorar la organización y cimentar al rugby en la zona, se decidió incorporar la actividad a una institución y fue Sol de Mayo quien les brindo el apoyo; permitiendo el desarrollo de las actividades rugbísticas en sus instalaciones.

En 1987, se forma la subcomisión de rugby del club y se obtienen el permiso para construir la cancha y el 14 de septiembre de ese año se inaugura la cancha con piso de tierra en Av. Costanera y Av. Don Bosco. La inauguración fue con un encuentro amistoso con la primera y séptima división de Marabunta rugby club de la ciudad de Cipolletti.

Un año después, el Albiceleste, se incorpora a la Unión de rugby del Sur para participar en la competencia oficial como equipo invitado en el torneo sub 23, incorporando también las divisiones cuarta y séptima. La participación con estas divisiones tuvo continuidad y en 1990 al quitarse la sub 23, Sol participa en primera división.

Sol de Mayo, Torneo Patagónico de 1989.

La actividad del rugby infantil y las divisiones competitivas tienen continuidad en la URS hasta el año 1999. En aquel año, la primera división se consagró en el torneo por primera vez y asciende a primera. El club, también participó en los encuentros infantiles de Bahía Blanca, Puerto Belgrano y el patagónico organizado por Neuquén Rugby Club.

En el 2003, luego de unos años sin mucha actividad, un grupo de personas representativas de la actividad retoma la organización, entre los que estaban Gabriel Ramírez, Ricardo Lana, Maximiliano Herrera, Juan Carlos Tassara, Oscar Martínez, Sergio Acosta, Omar Pizzio, Sergio Aristimuño y Mauro Pierini con la finalidad de volver a formar categorías infantiles y juveniles para el desarrollo del deporte, y otro objetivo importante: la construcción de un quincho que le de identidad y unión a todas las divisiones.

En el 2004 comienza la construcción del tan ansiado quincho, morada tercer tiempo y lugar de reuniones. Se forma una nueva primera división con la intención de participar de la liga del alto valle en la que salió campeón 3 años consecutivos. En año 2008, Sol vuelve a incorporarse a la Unión de rugby del Sur con la primera categoría y juveniles.

Rugby femenino, torneo infantil y encuentro internacional

 

En los últimos años, uno de los referentes de la actividad ha sido Nicolás Corso, por lo que En el Ángulo lo convocó para hablar de los últimos logros de la disciplina.

“En los últimos años con una renovación en la conducción y la incorporación de nuevos dirigentes y la ayuda de un grupo de fanáticos, padres y jugadores, Sol de Mayo rugby logro cumplir varios sueños”, expresó.

Luego, explicó que “el rugby infantil vuelva a tomar importancia y se concreta en 2017 el primer encuentro infantil en la historia del club, que se llamó Colo Martínez y contó con  la presencia de más de 380 chicos de Bahía Blanca, Villarino, San Antonio, Patagones y Puerto Belgrano”. 

“La inclusión de las categorías juveniles en el torneo de la Unión de rugby del Sur por segundo año consecutivo, cumpliendo con todas las fechas pautadas por la Unión (Logro de la categoría -  cuatro jugadores convocados a la selección de desarrollo de la URS)”, siguió.

“Nace el rugby femenino en nuestro club, con más de 30 jugadoras entre infantiles y primera División. La incorporación de una jugadora del plantel, Sofía Urriza, a la Selección Nacional”, continuó.

“Se concretó un sueño anhelado por casi 14 años, en algunos de los dirigentes del club: el primer encuentro internacional del club sol de mayo”, exclamó.

“El 24 de febrero de 2018, Sol de Mayo recibió al equipo High School Old boys de Nueva Zelanda.  Y como broche de oro, participó con la primera división en la decima  edición de la copa Patagonia a realizada en Bahía Blanca”, concluyó.

 

Saludos por el centenario 

 

La nota se esta leyendo
Logín