Clima
10° VIEDMA
30 SEP 2020

Pronóstico Extendido

Clima Hoy
Nublado
10°
MIN
17°
MAX
Clima Mañana
Nublado
MIN
15°
MAX
VER PRONÓSTICO
Radio
105.5mhz | En Vivo 24hs
Clima 10°

Actividad turística en punto muerto

 

Los números de infectados de COVID-19 de los últimos días inmovilizan (aun mas) a los actores políticos que deben decidir, el pase o no,  a otro estadio en la nueva normalidad.

No hay dudas que uno de los más afectados (sino el más afectado) ha sido el sector turístico (Hotelería, Gastronomía, Transportes, Agencias de Viajes; entre otras que hacen a esta importantísima actividad económica).

Conforme lo expuesto, sin un plan integral y sinérgico que abarque al menos cuatro aspectos va a ser muy difícil un despegue rápido y sostenible en la actividad, este plan debe permitir -de mínima- a los agentes económicos del sector, una rápida restitución de capital de trabajo, la posibilidad cierta de mantener nominas (es mucho mas oneroso reclutar nuevos empleados que mantener los de planta) y poder brindar los servicios de acuerdo a estándares de prestación.

Estos cuatro aspectos (sin ser exhaustivo) serian los Fiscales, Crediticios, Medioambientales y Logísticos.

Con respecto a los aspectos fiscales debería definirse para toda la actividad un diferimiento y/o condonación   para todos los Impuestos y Tasas (Nacionales, Provinciales y Municipales), hasta que la actividad alcance un 40/50 % de ventas (o de ocupación)  medida en forma interanual, de manera tal, que los prestadores  puedan operar en promedio  en su punto de equilibrio (por criterios de gestión estos serian los porcentajes que permitirían no tener quebrantos). Asimismo, el Estado debería seguir coadyuvando con los salarios vía asistencia al trabajo y la producción (ATP) utilizando  un criterio símil a la prorroga impositiva.

En cuanto a lo crediticio, debería explorarse que la Banca Pública y Privada (esta última un gran ausente en estas crisis cuasi terminal), pueda otorgar asistencia con costos financieros totales no mayores a un 24 %, y fundamentalmente, con plazos de gracias directamente vinculados a la capacidad de reacción de las empresas que conforman el sector.

El ítem medioambiental requerirá de protocolos estrictos para que los Centros Receptivos generen confianza en la demanda turística, obviamente, que en esto la Patagonia cuenta con ventajas competitivas y comparativas por sus grandes espacios, por sus atractivos naturales y por ser una zona no polucionada. Es dable resaltar, que el tema ambiental será uno de los mayores valores agregados con los que contara la Oferta Turística.

Con respecto a la logística, principalmente hablo de la conectividad entre los distintos centros turísticos patagónicos, es decir y para resumir, debería el prospecto poder tomar un vuelo desde Bariloche hasta El Calafate sin deber ir a Capital Federal, para disminuir costos y tiempos muertos. Obvio que esto no se puede hacer de un día para otro, no obstante, debe formar parte de la planificación estratégica que lleve a cabo el Sector, y que tenga de mínima un horizonte de 5 años estableciendo un orden de prelación en lo que atañe a adecuaciones infraestructurales en todos los Destinos que conforman la Oferta Turística Argentina.

En esta planificación no debe quedar nadie afuera, es decir deben participar el Sector Publico (en todos sus estamentos) y el Privado a través de sus representantes.

Hay mucha demanda potencial, gente con ganas de viajar que en la actualidad (y por razones sanitarias) no lo puede hacer, pero dadas las condiciones suficientes y necesarias el rebote puede ser en forma de “V” y deberá estarse preparado para este hecho.

El turismo aporta cerca de un   10 % al PBI Nacional,  con valores heterogéneos en lo que hace a la distribución provincial, asimismo, genera más de 1.1 millón de puestos de trabajo directos, es una actividad mano de obra intensiva y de gran poder de reacción (sobretodo para el rebote en las alicaídas  economías regionales), en consecuencia es menester que haya una correcta ponderación para el sostenimiento y ayuda a este dinámico y estratégico sector de la economía.

DARDO A. IDIART

LIC. EN TURISMO

MASTER EN DIRECCIÓN DE EMPRESAS.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Actividad turística en punto muerto

 

Los números de infectados de COVID-19 de los últimos días inmovilizan (aun mas) a los actores políticos que deben decidir, el pase o no,  a otro estadio en la nueva normalidad.

No hay dudas que uno de los más afectados (sino el más afectado) ha sido el sector turístico (Hotelería, Gastronomía, Transportes, Agencias de Viajes; entre otras que hacen a esta importantísima actividad económica).

Conforme lo expuesto, sin un plan integral y sinérgico que abarque al menos cuatro aspectos va a ser muy difícil un despegue rápido y sostenible en la actividad, este plan debe permitir -de mínima- a los agentes económicos del sector, una rápida restitución de capital de trabajo, la posibilidad cierta de mantener nominas (es mucho mas oneroso reclutar nuevos empleados que mantener los de planta) y poder brindar los servicios de acuerdo a estándares de prestación.

Estos cuatro aspectos (sin ser exhaustivo) serian los Fiscales, Crediticios, Medioambientales y Logísticos.

Con respecto a los aspectos fiscales debería definirse para toda la actividad un diferimiento y/o condonación   para todos los Impuestos y Tasas (Nacionales, Provinciales y Municipales), hasta que la actividad alcance un 40/50 % de ventas (o de ocupación)  medida en forma interanual, de manera tal, que los prestadores  puedan operar en promedio  en su punto de equilibrio (por criterios de gestión estos serian los porcentajes que permitirían no tener quebrantos). Asimismo, el Estado debería seguir coadyuvando con los salarios vía asistencia al trabajo y la producción (ATP) utilizando  un criterio símil a la prorroga impositiva.

En cuanto a lo crediticio, debería explorarse que la Banca Pública y Privada (esta última un gran ausente en estas crisis cuasi terminal), pueda otorgar asistencia con costos financieros totales no mayores a un 24 %, y fundamentalmente, con plazos de gracias directamente vinculados a la capacidad de reacción de las empresas que conforman el sector.

El ítem medioambiental requerirá de protocolos estrictos para que los Centros Receptivos generen confianza en la demanda turística, obviamente, que en esto la Patagonia cuenta con ventajas competitivas y comparativas por sus grandes espacios, por sus atractivos naturales y por ser una zona no polucionada. Es dable resaltar, que el tema ambiental será uno de los mayores valores agregados con los que contara la Oferta Turística.

Con respecto a la logística, principalmente hablo de la conectividad entre los distintos centros turísticos patagónicos, es decir y para resumir, debería el prospecto poder tomar un vuelo desde Bariloche hasta El Calafate sin deber ir a Capital Federal, para disminuir costos y tiempos muertos. Obvio que esto no se puede hacer de un día para otro, no obstante, debe formar parte de la planificación estratégica que lleve a cabo el Sector, y que tenga de mínima un horizonte de 5 años estableciendo un orden de prelación en lo que atañe a adecuaciones infraestructurales en todos los Destinos que conforman la Oferta Turística Argentina.

En esta planificación no debe quedar nadie afuera, es decir deben participar el Sector Publico (en todos sus estamentos) y el Privado a través de sus representantes.

Hay mucha demanda potencial, gente con ganas de viajar que en la actualidad (y por razones sanitarias) no lo puede hacer, pero dadas las condiciones suficientes y necesarias el rebote puede ser en forma de “V” y deberá estarse preparado para este hecho.

El turismo aporta cerca de un   10 % al PBI Nacional,  con valores heterogéneos en lo que hace a la distribución provincial, asimismo, genera más de 1.1 millón de puestos de trabajo directos, es una actividad mano de obra intensiva y de gran poder de reacción (sobretodo para el rebote en las alicaídas  economías regionales), en consecuencia es menester que haya una correcta ponderación para el sostenimiento y ayuda a este dinámico y estratégico sector de la economía.

DARDO A. IDIART

LIC. EN TURISMO

MASTER EN DIRECCIÓN DE EMPRESAS.

La nota se esta leyendo
Logín