Clima
VIEDMA
07 AGO 2020

Pronóstico Extendido

Clima Hoy
Nublado
MIN
14°
MAX
Clima Mañana
Nublado
MIN
16°
MAX
VER PRONÓSTICO
Radio
105.5mhz | En Vivo 24hs
Clima

Un zapatero creó un original modelo para mantener la distancia social

Grigori Lup es rumano y diseñó un zapato que permite estar a un metro y medio de la otra persona.

En el mes de marzo, Grigori Lup tuvo que suspender a sus diez trabajadores después de que se interrumpieran bruscamente los encargos. «De repente, la gente dejó de entrar a mi negocio», cuenta el zapatero desde su taller en la ciudad de Cluj.

Fue entonces cuando tuvo una idea para poder seguir activo durante la crisis. «Nadie respetaba la distancia social y pensé: voy a hacer tres pares de estos zapatos, los pondré por internet y los llamaré zapatos de distanciamiento social para llamar la atención», explica Lup, que reconoce que al principio fue todo «una especie de broma».Y así empezó a hacer estos zapatos gigantes que garantizan a quien los lleva que nadie se acerque más de lo necesario.

 

 

Los zapatos son de un número normal en la parte posterior en la que debe de meter el pie el cliente. Lo excepcional viene cuando terminan los dedos, donde empieza una punta rellena de un material ligero, como la suela, que equivaldría a un número 75 de pie.«Si dos personas que llevaran mis zapatos se pusieran una enfrente de otra habría una separación entre ellas de cerca de un metro y medio», explica Lup, que vende cada par de «zapatos de distanciamiento social» a unos cien euros.

 

 

Aunque al principio fue fundamentalmente una broma, Lup ha recibido ocho encargos procedentes de Rumanía, Inglaterra y Canadá desde que numerosos periódicos y televisiones de Rumanía y otros países se hicieran eco de su iniciativa. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Un zapatero creó un original modelo para mantener la distancia social

Grigori Lup es rumano y diseñó un zapato que permite estar a un metro y medio de la otra persona.

En el mes de marzo, Grigori Lup tuvo que suspender a sus diez trabajadores después de que se interrumpieran bruscamente los encargos. «De repente, la gente dejó de entrar a mi negocio», cuenta el zapatero desde su taller en la ciudad de Cluj.

Fue entonces cuando tuvo una idea para poder seguir activo durante la crisis. «Nadie respetaba la distancia social y pensé: voy a hacer tres pares de estos zapatos, los pondré por internet y los llamaré zapatos de distanciamiento social para llamar la atención», explica Lup, que reconoce que al principio fue todo «una especie de broma».Y así empezó a hacer estos zapatos gigantes que garantizan a quien los lleva que nadie se acerque más de lo necesario.

 

 

Los zapatos son de un número normal en la parte posterior en la que debe de meter el pie el cliente. Lo excepcional viene cuando terminan los dedos, donde empieza una punta rellena de un material ligero, como la suela, que equivaldría a un número 75 de pie.«Si dos personas que llevaran mis zapatos se pusieran una enfrente de otra habría una separación entre ellas de cerca de un metro y medio», explica Lup, que vende cada par de «zapatos de distanciamiento social» a unos cien euros.

 

 

Aunque al principio fue fundamentalmente una broma, Lup ha recibido ocho encargos procedentes de Rumanía, Inglaterra y Canadá desde que numerosos periódicos y televisiones de Rumanía y otros países se hicieran eco de su iniciativa. 

La nota se esta leyendo
Logín