noticiasnet.com.ar Clasificó de milagro

10° VIEDMA
31 MAR 2020

Pronóstico Extendido

Hoy
Parcialmente nublado
MIN
22°
MAX
Mañana
Parcialmente nublado
16°
MIN
23°
MAX
VER PRONÓSTICO
105.5mhz | En Vivo 24hs
10°

Clasificó de milagro

El Rojo cayó 2-1 como visitante, luego de la victoria por 1-0 en la ida. El equipo de Pusineri se quedaba afuera hasta el gol en contra de Bruno Melo en el tercer minuto de descuento.

Independiente se clasificó de manera agónica a la siguiente instancia de la Copa Sudamericana. El Rojo cayó como visitante por 2-1 frente a Fortaleza, pero el gol convertido en el tercer minuto de descuento le permitió avanzar luego de la victoria por 1-0 en Avellaneda.



El equipo que dirige Lucas Pusineri había salido con todo en el arranque, pero el dueño de casa logró emparejar el trámite. Sin embargo, cuando la visita atacaba se encontraba con mucho terreno por recorrer y serios inconvenientes en la defensa rival que lo dejaba con superioridad numérica.

A los 23 minutos, Fabricio Bustos le cometió una falta dentro del área a Osvaldo y el chileno Roberto Tobar no dudó en sancionar penal. El encargado de ejecutarlo fue Juninho, quien remató fuerte y bajo al palo derecho de un Martín Campaña que adivinó la intención y no llegó a sacar la pelota.

La más clara de Independiente en aquella primera mitad fue un remate desde lejos de Leandro Fernández que Felipe Alves envió al corner tras una gran atajada. El mismo delantero probó nuevamente de larga distancia en el comienzo del complemento en una clara muestra de sus intenciones.

Aquel epílogo mostró a Fortaleza con la iniciativa y el protagonismo, comandado por la figura de Osvaldo. Los dirigidos por Rogério Ceni (el recordado ex arquero de San Pablo) no estuvieron finos en la definición y le permitían mantener las esperanzas al Rojo, que acercaba peligro y amenazaba con convertir.

El reloj marcaba los 33 minutos y hasta ese momento la historia se definía en los penales, pero el ingresado Marlon hizo el segundo gol del local y el desenlace parecía estar sentenciado. El mediocampista impactó la pelota de primera en la medialuna del área y venció la resistencia de Campaña.

Ya se jugaba el descuento, parecía que no quedaba más y todo era más corazón que fútbol. El milagro nació de una recuperación de Bustos, siguió con el desborde de Alan Velasco -había entrado desde el banco-, y el centro atrás del lateral derecho que se desvió en Bruno Melo y se coló en el segundo palo.

El gol fue un verdadero desahogo para todo Independiente: jugadores, cuerpo técnico y simpatizantes que explotaron de felicidad unidos en un solo grito. Cuando parecía que se quedaba afuera y no encontraba la salida de la crisis, apareció la mística para que el alma sea devuelta al Diablo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Clasificó de milagro

El Rojo cayó 2-1 como visitante, luego de la victoria por 1-0 en la ida. El equipo de Pusineri se quedaba afuera hasta el gol en contra de Bruno Melo en el tercer minuto de descuento.

Independiente se clasificó de manera agónica a la siguiente instancia de la Copa Sudamericana. El Rojo cayó como visitante por 2-1 frente a Fortaleza, pero el gol convertido en el tercer minuto de descuento le permitió avanzar luego de la victoria por 1-0 en Avellaneda.



El equipo que dirige Lucas Pusineri había salido con todo en el arranque, pero el dueño de casa logró emparejar el trámite. Sin embargo, cuando la visita atacaba se encontraba con mucho terreno por recorrer y serios inconvenientes en la defensa rival que lo dejaba con superioridad numérica.

A los 23 minutos, Fabricio Bustos le cometió una falta dentro del área a Osvaldo y el chileno Roberto Tobar no dudó en sancionar penal. El encargado de ejecutarlo fue Juninho, quien remató fuerte y bajo al palo derecho de un Martín Campaña que adivinó la intención y no llegó a sacar la pelota.

La más clara de Independiente en aquella primera mitad fue un remate desde lejos de Leandro Fernández que Felipe Alves envió al corner tras una gran atajada. El mismo delantero probó nuevamente de larga distancia en el comienzo del complemento en una clara muestra de sus intenciones.

Aquel epílogo mostró a Fortaleza con la iniciativa y el protagonismo, comandado por la figura de Osvaldo. Los dirigidos por Rogério Ceni (el recordado ex arquero de San Pablo) no estuvieron finos en la definición y le permitían mantener las esperanzas al Rojo, que acercaba peligro y amenazaba con convertir.

El reloj marcaba los 33 minutos y hasta ese momento la historia se definía en los penales, pero el ingresado Marlon hizo el segundo gol del local y el desenlace parecía estar sentenciado. El mediocampista impactó la pelota de primera en la medialuna del área y venció la resistencia de Campaña.

Ya se jugaba el descuento, parecía que no quedaba más y todo era más corazón que fútbol. El milagro nació de una recuperación de Bustos, siguió con el desborde de Alan Velasco -había entrado desde el banco-, y el centro atrás del lateral derecho que se desvió en Bruno Melo y se coló en el segundo palo.

El gol fue un verdadero desahogo para todo Independiente: jugadores, cuerpo técnico y simpatizantes que explotaron de felicidad unidos en un solo grito. Cuando parecía que se quedaba afuera y no encontraba la salida de la crisis, apareció la mística para que el alma sea devuelta al Diablo.

Clasificó de milagro

Logín