noticiasnet.com.ar Hay decisión política para construir un nuevo cementerio

18° VIEDMA
26 FEB 2020

Pronóstico Extendido

Hoy
Parcialmente nublado
°
MIN
°
MAX
Mañana
Parcialmente nublado
16°
MIN
27°
MAX
VER PRONÓSTICO
105.5mhz | En Vivo 24hs
18°

Hay decisión política para construir un nuevo cementerio

Silvano Rosso

El intendente Pedro Pesatti aseguró que "la urgencia es relativa", pero manifestó que es un asunto que deberá tener la concreción en el mediano plazo.

Por Silvano Eric Rosso
srosso@noticiasnet.net


El intendente Pedro Pesatti ya analizó la situación y avanzó en la decisión política de emprender el proyecto para la construcción de un nuevo cementerio.
Aunque es prematuro ubicar la nueva localización, puertas adentro del gobierno municipal ya se habla del lugar y de la posibilidad cierta de avanzar este año en la adquisición de las tierras para la concreción del proyecto.

"Es parte de la agenda que tenemos", dijo el intendente: "Habilitar un nuevo cementerio para la ciudad porque el que tenemos ya agotó su capacidad".

"Esto no significa clausurarlo", explicó el mandatario, quien agregó: "Quedará, porque ahí están las raíces de nuestra comunidad".

"Nosotros creemos que siempre tiene que ser público, es el lugar donde la comunidad guarda sus raíces, y hoy necesitamos un nuevo cementerio porque al actual no se lo puede continuar ampliando", mencionó Pesatti.

Se trata de una solución de fondo, porque por muchas que han sido las acciones emprendidas para extender la utilidad, el problema de la falta de capacidad siempre ha sido evidente.

El intendente aseguró que "la urgencia es relativa", pero manifestó que es un asunto que deberá tener la concreción en el mediano plazo.

Se trata de una solución de fondo, porque por muchas que han sido las acciones emprendidas en los últimos 20 años para extender la utilidad de la única necrópolis que ha existido en Viedma desde su fundación, el problema de la falta de capacidad siempre ha sido evidente.

En la última década se han generado estrategias que permitieron prolongar la utilidad del espacio, como por ejemplo, la colocación de restos mortales en urnas pequeñas, desocupando así nichos para ubicar allí a las personas recientemente fallecidas.

Más allá que esta iniciativa ha permitido recuperar espacios, los trámites no son sencillos porque en la mayoría de los casos se requiere de la autorización de familiares, familiares muy difíciles de ubicar.

También se han construido galerías de nichos frente a otras galerías más antiguas, donde antes daba la luz natural, pero generando con esta acción corredores absolutamente oscuros, dificultando así que los deudos puedan visitar cómodamente a sus muertos.

Hay registros de inhumaciones en el actual cementerio desde 1864, cuando fue ingresada la difunta Luisa Sterling. La gran inundación de 1899 no tuvo contemplaciones y se perdieron enorme cantidad de registros.

Más allá de las alternativas que se puedan generar para seguir utilizando el predio de la calle Alvaro Barros y la avenida Perón, también se han sucedido gestiones políticas para atraer inversiones que le signifiquen a Viedma la posibilidad de contar con un cementerio privado; pero para ello urge avanzar también en modernas legislaciones.

Una posibilidad más de ampliación
La última gran obra realizada en el cementerio fue la construcción de un anexo. Esto le permite a las autoridades políticas de turno, tener tiempo para proyectar la nueva localización.

El anexo fue construido en la parte posterior, lindante a la avenida Perón. Se edificó el cerco desde la calle Alvaro Barros hasta la ubicación del portón de acceso trasero. Y es posible ejecutar la misma obra en el espacio que queda desde el actual acceso trasero hasta la calle Mitre.

Esta obra en principio estaba prevista construirse en el sector delantero, pero las críticas que surgieron por su cercanía al establecimiento educativo lindante, obligaron a las autoridades de entonces a reubicar el anexo.

Historia
Viedma fue fundada en 1779 y por décadas, no tuvo gobierno. Hay registros de inhumaciones en el actual cementerio desde 1864, cuando fue ingresada la difunta Luisa Sterling.
La gran inundación de 1899, que destruyó por completo la ciudad, no tuvo contemplaciones con el cementerio, y se perdieron enorme cantidad de registros.

Desde entonces, el crecimiento de la ciudad colocó al cementerio en el centro de la misma, con incomodísimas posibilidades de crecimiento.

Formalmente, el cementerio se inauguró en 1904, pero hay registros de personas sepultadas con 40 años de anterioridad.

En la actualidad, en el predio de poco mas de cuatro hectáreas, se construyeron 4500 nichos, y hay alrededor de cuatro mil sepulturas e tierra.

A ello hay que sumarle la existencia de 400 edificaciones entre bóvedas y monumentos.

Se calcula que por año se registran alrededor de 350 ingresos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Hay decisión política para construir un nuevo cementerio

El intendente Pedro Pesatti aseguró que "la urgencia es relativa", pero manifestó que es un asunto que deberá tener la concreción en el mediano plazo.

Por Silvano Eric Rosso
srosso@noticiasnet.net


El intendente Pedro Pesatti ya analizó la situación y avanzó en la decisión política de emprender el proyecto para la construcción de un nuevo cementerio.
Aunque es prematuro ubicar la nueva localización, puertas adentro del gobierno municipal ya se habla del lugar y de la posibilidad cierta de avanzar este año en la adquisición de las tierras para la concreción del proyecto.

"Es parte de la agenda que tenemos", dijo el intendente: "Habilitar un nuevo cementerio para la ciudad porque el que tenemos ya agotó su capacidad".

"Esto no significa clausurarlo", explicó el mandatario, quien agregó: "Quedará, porque ahí están las raíces de nuestra comunidad".

"Nosotros creemos que siempre tiene que ser público, es el lugar donde la comunidad guarda sus raíces, y hoy necesitamos un nuevo cementerio porque al actual no se lo puede continuar ampliando", mencionó Pesatti.

Se trata de una solución de fondo, porque por muchas que han sido las acciones emprendidas para extender la utilidad, el problema de la falta de capacidad siempre ha sido evidente.

El intendente aseguró que "la urgencia es relativa", pero manifestó que es un asunto que deberá tener la concreción en el mediano plazo.

Se trata de una solución de fondo, porque por muchas que han sido las acciones emprendidas en los últimos 20 años para extender la utilidad de la única necrópolis que ha existido en Viedma desde su fundación, el problema de la falta de capacidad siempre ha sido evidente.

En la última década se han generado estrategias que permitieron prolongar la utilidad del espacio, como por ejemplo, la colocación de restos mortales en urnas pequeñas, desocupando así nichos para ubicar allí a las personas recientemente fallecidas.

Más allá que esta iniciativa ha permitido recuperar espacios, los trámites no son sencillos porque en la mayoría de los casos se requiere de la autorización de familiares, familiares muy difíciles de ubicar.

También se han construido galerías de nichos frente a otras galerías más antiguas, donde antes daba la luz natural, pero generando con esta acción corredores absolutamente oscuros, dificultando así que los deudos puedan visitar cómodamente a sus muertos.

Hay registros de inhumaciones en el actual cementerio desde 1864, cuando fue ingresada la difunta Luisa Sterling. La gran inundación de 1899 no tuvo contemplaciones y se perdieron enorme cantidad de registros.

Más allá de las alternativas que se puedan generar para seguir utilizando el predio de la calle Alvaro Barros y la avenida Perón, también se han sucedido gestiones políticas para atraer inversiones que le signifiquen a Viedma la posibilidad de contar con un cementerio privado; pero para ello urge avanzar también en modernas legislaciones.

Una posibilidad más de ampliación
La última gran obra realizada en el cementerio fue la construcción de un anexo. Esto le permite a las autoridades políticas de turno, tener tiempo para proyectar la nueva localización.

El anexo fue construido en la parte posterior, lindante a la avenida Perón. Se edificó el cerco desde la calle Alvaro Barros hasta la ubicación del portón de acceso trasero. Y es posible ejecutar la misma obra en el espacio que queda desde el actual acceso trasero hasta la calle Mitre.

Esta obra en principio estaba prevista construirse en el sector delantero, pero las críticas que surgieron por su cercanía al establecimiento educativo lindante, obligaron a las autoridades de entonces a reubicar el anexo.

Historia
Viedma fue fundada en 1779 y por décadas, no tuvo gobierno. Hay registros de inhumaciones en el actual cementerio desde 1864, cuando fue ingresada la difunta Luisa Sterling.
La gran inundación de 1899, que destruyó por completo la ciudad, no tuvo contemplaciones con el cementerio, y se perdieron enorme cantidad de registros.

Desde entonces, el crecimiento de la ciudad colocó al cementerio en el centro de la misma, con incomodísimas posibilidades de crecimiento.

Formalmente, el cementerio se inauguró en 1904, pero hay registros de personas sepultadas con 40 años de anterioridad.

En la actualidad, en el predio de poco mas de cuatro hectáreas, se construyeron 4500 nichos, y hay alrededor de cuatro mil sepulturas e tierra.

A ello hay que sumarle la existencia de 400 edificaciones entre bóvedas y monumentos.

Se calcula que por año se registran alrededor de 350 ingresos.

Hay decisión política para construir un nuevo cementerio

Logín