Clima
16° VIEDMA
04 DIC 2020

Pronóstico Extendido

Clima Hoy
Parcialmente nublado
MIN
23°
MAX
Clima Mañana
Parcialmente nublado
11°
MIN
32°
MAX
VER PRONÓSTICO
Radio
105.5mhz | En Vivo 24hs
Clima 16°

La historia del creador del vino rionegrino elegido como el mejor del mundo

Piero Incisa della Rocchetta es el propietario y creador del tinto de Río Negro, Chacra 32 Pinot Noir 2018 de Bodega Chacra.

El tinto de Río Negro, Chacra 32 Pinot Noir 2018 de Bodega Chacra, fue seleccionado entre 18 000 muestras de todo el mundo como el mejor vino del año. Piero Incisa della Rocchetta es el propietario del establecimiento que se encuentra en la localidad de Mainqué. Piero se mostró “feliz” y con humildad aseguró que “el objetivo es siempre mejorar, entonces ese objetivo nunca llega”. También dijo que “los verdaderos dueños de la empresa es la gente”.

Asimismo, mencionó que parte de esa felicidad se encierra en que se puede hacer “una cultura agrícola de carácter orgánico, biodinámico, sin utilizar ningún producto químico y tener un éxito positivo, entonces gana el humano, gana la Naturaleza, el microcosmos, los bichos, la fauna y la flora” y agregó, a través del programa “El expreso periodístico” que se emite por El Cordillerano Radio (93.7), que “hoy hay una realidad más sustentable, estamos muy orgullosos del equipo de Chacra que trabaja con el calor, con los bichos, con las abejas, porque hay 160 colmenas, entonces a veces algún viñedo tiene colmenas muy cerca y las abejas te pueden picar y sin el equipo no hay vino y no hubiera habido premio”.

La selección anual se llevó adelante por el reconocido crítico estadounidense James Suckling, quien hace reportes de diferentes países del mundo. La preselección en Argentina comenzó en febrero y marzo 2020. La última cata, de la cual surge el informe top 100 de los mejores vinos del mundo, dio a conocer la gran noticia que el mayor galardón del 2020 fue para el Chacra 32 Pinot Noir 2018.

 

 

Piero, más adelante, sostuvo que “parece que hoy vivimos más en un mundo donde la gente busca hacerse protagonista y piensa en tener derechos, a mí me gusta pensar que tengo deberes más que derechos, más en un país donde soy huésped, entonces tengo la obligación de ayudar a los equipos, a la gente que trabaja con nosotros, para que aprendan un negocio que les pueda permitir ganar y que tengan una vida con integridad y de seguir adelante todos en conjunto”.

Sobre la decisión de instalarse en Mainqué, explicó que “acá hay un microclima muy positivo para poder hacer agricultura orgánica y biodinámica sin grandes repercusiones negativas. Es un lugar limpio, con gran diferencia térmica, y tenemos esta rara combinación de agua y excelentes condiciones climáticas, ideal para nuestra agricultura” e indicó que “para nosotros el vino es algo cultural, no nos encerramos en un lugar oscuro, poniendo a Mozart y sirviendo el vino en una copa gigante, para nosotros el vino es algo cultural, algo que acompaña al humano desde el inicio del planeta y es algo que nos ayuda a olvidar los problemas cotidianos, promueve diálogo, la formación del grupo. Este lugar (Mainqué) tiene una composición austral, minerales en la tierra, que en conjunto conforman un ideal para elaborar esta cepa llamada pinot, con un estilo más gastronómico que otros”.

El propietario de la bodega refirió además que “para llegar a estos gustos tenemos los minerales que tiene la arcilla en esta tierra, en este valle, la arena, el calcáreo, de todo lo que está alrededor que permite a Chacra realizar un estilo de vino que a nosotros nos gusta, un vino mas floreal, con contenido alcohólico más bajo, más transparencia, más crocante, más liviano, es un vino que va con una multitud de comidas, porque tiene una muy buena frescura y acidez. La composición de minerales en Mainqué permiten llegar a esta meta sin utilización de productos químicos”.

 

 

“Es un vino maravilloso por sus características organolépticas, por el vino en sí mismo, pero más allá de eso, es un vino que, particularmente en este momento donde el cambio climático se evidenció a través de la pandemia, se produce bajo condiciones agroecológicas, biodinámicas, de una manera ambientalmente responsable y sustentable, lo que lo hace aún más especial. Posee características que lo distinguen y diferencian”, fueron las palabras del mismo James Suckling, quien puso en primer puesto este vino rionegrino.

Piero Incisa della Rocchetta volvió sobre el tema al decir: “Este es un vino que se elabora cuidando cada uno de los detalles que en su conjunto hacen un gran vino. Por ejemplo, la cápsula es de cera de abeja natural, también de nuestra bodega, de abejas de la región”.

El propietario de la bodega resaltó la tarea del equipo de trabajadores por el sacrificio cotidiano, con la idea de mejorar la calidad de vida del personal, “eso tiene para mí un significado mucho mas grande, para mi tiene un impacto muy grande por la gente que trabaja con nosotros, es un gran privilegio tener este equipo conmigo, con una gran humildad de ser acogido de esta manera en Mainqué, en Río Negro y en Alto Valle.

Consultado sobre su estirpe (es de una familia italiana de estirpe, muy acomodada y con antepasados ilustres a los largo de cientos de años) resaltó que “el privilegio que tengo en mi vida tiene que ser de deberes y responsabilidades, entonces al tener este tipo de privilegio histórico tangible de beneficios económicos, la responsabilidad que tengo es de devolver, no necesariamente concentrarme en un protagonismo individual, si no de ver, de compartir, de ayudar, en conjunto, a mejorar la calidad de vida a través de la calidad del producto que hacemos. Cuando hay grandes beneficios, hay grandes responsabilidades, tengo más responsabilidades que derechos y me gusta intentar ayudando a la naturaleza, al aspecto agrícola y ayudando a la gente que comparte con nosotros por este camino. En realidad los verdaderos dueños de las empresas es la gente que en lo cotidiano pone mucho sacrificio para lograr la manera en que el emprendimiento pueda sobrevivir, pagando un salario que les permita mantener una familia. Para mí es un honor poder hacer eso”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

La historia del creador del vino rionegrino elegido como el mejor del mundo

Piero Incisa della Rocchetta es el propietario y creador del tinto de Río Negro, Chacra 32 Pinot Noir 2018 de Bodega Chacra.

El tinto de Río Negro, Chacra 32 Pinot Noir 2018 de Bodega Chacra, fue seleccionado entre 18 000 muestras de todo el mundo como el mejor vino del año. Piero Incisa della Rocchetta es el propietario del establecimiento que se encuentra en la localidad de Mainqué. Piero se mostró “feliz” y con humildad aseguró que “el objetivo es siempre mejorar, entonces ese objetivo nunca llega”. También dijo que “los verdaderos dueños de la empresa es la gente”.

Asimismo, mencionó que parte de esa felicidad se encierra en que se puede hacer “una cultura agrícola de carácter orgánico, biodinámico, sin utilizar ningún producto químico y tener un éxito positivo, entonces gana el humano, gana la Naturaleza, el microcosmos, los bichos, la fauna y la flora” y agregó, a través del programa “El expreso periodístico” que se emite por El Cordillerano Radio (93.7), que “hoy hay una realidad más sustentable, estamos muy orgullosos del equipo de Chacra que trabaja con el calor, con los bichos, con las abejas, porque hay 160 colmenas, entonces a veces algún viñedo tiene colmenas muy cerca y las abejas te pueden picar y sin el equipo no hay vino y no hubiera habido premio”.

La selección anual se llevó adelante por el reconocido crítico estadounidense James Suckling, quien hace reportes de diferentes países del mundo. La preselección en Argentina comenzó en febrero y marzo 2020. La última cata, de la cual surge el informe top 100 de los mejores vinos del mundo, dio a conocer la gran noticia que el mayor galardón del 2020 fue para el Chacra 32 Pinot Noir 2018.

 

 

Piero, más adelante, sostuvo que “parece que hoy vivimos más en un mundo donde la gente busca hacerse protagonista y piensa en tener derechos, a mí me gusta pensar que tengo deberes más que derechos, más en un país donde soy huésped, entonces tengo la obligación de ayudar a los equipos, a la gente que trabaja con nosotros, para que aprendan un negocio que les pueda permitir ganar y que tengan una vida con integridad y de seguir adelante todos en conjunto”.

Sobre la decisión de instalarse en Mainqué, explicó que “acá hay un microclima muy positivo para poder hacer agricultura orgánica y biodinámica sin grandes repercusiones negativas. Es un lugar limpio, con gran diferencia térmica, y tenemos esta rara combinación de agua y excelentes condiciones climáticas, ideal para nuestra agricultura” e indicó que “para nosotros el vino es algo cultural, no nos encerramos en un lugar oscuro, poniendo a Mozart y sirviendo el vino en una copa gigante, para nosotros el vino es algo cultural, algo que acompaña al humano desde el inicio del planeta y es algo que nos ayuda a olvidar los problemas cotidianos, promueve diálogo, la formación del grupo. Este lugar (Mainqué) tiene una composición austral, minerales en la tierra, que en conjunto conforman un ideal para elaborar esta cepa llamada pinot, con un estilo más gastronómico que otros”.

El propietario de la bodega refirió además que “para llegar a estos gustos tenemos los minerales que tiene la arcilla en esta tierra, en este valle, la arena, el calcáreo, de todo lo que está alrededor que permite a Chacra realizar un estilo de vino que a nosotros nos gusta, un vino mas floreal, con contenido alcohólico más bajo, más transparencia, más crocante, más liviano, es un vino que va con una multitud de comidas, porque tiene una muy buena frescura y acidez. La composición de minerales en Mainqué permiten llegar a esta meta sin utilización de productos químicos”.

 

 

“Es un vino maravilloso por sus características organolépticas, por el vino en sí mismo, pero más allá de eso, es un vino que, particularmente en este momento donde el cambio climático se evidenció a través de la pandemia, se produce bajo condiciones agroecológicas, biodinámicas, de una manera ambientalmente responsable y sustentable, lo que lo hace aún más especial. Posee características que lo distinguen y diferencian”, fueron las palabras del mismo James Suckling, quien puso en primer puesto este vino rionegrino.

Piero Incisa della Rocchetta volvió sobre el tema al decir: “Este es un vino que se elabora cuidando cada uno de los detalles que en su conjunto hacen un gran vino. Por ejemplo, la cápsula es de cera de abeja natural, también de nuestra bodega, de abejas de la región”.

El propietario de la bodega resaltó la tarea del equipo de trabajadores por el sacrificio cotidiano, con la idea de mejorar la calidad de vida del personal, “eso tiene para mí un significado mucho mas grande, para mi tiene un impacto muy grande por la gente que trabaja con nosotros, es un gran privilegio tener este equipo conmigo, con una gran humildad de ser acogido de esta manera en Mainqué, en Río Negro y en Alto Valle.

Consultado sobre su estirpe (es de una familia italiana de estirpe, muy acomodada y con antepasados ilustres a los largo de cientos de años) resaltó que “el privilegio que tengo en mi vida tiene que ser de deberes y responsabilidades, entonces al tener este tipo de privilegio histórico tangible de beneficios económicos, la responsabilidad que tengo es de devolver, no necesariamente concentrarme en un protagonismo individual, si no de ver, de compartir, de ayudar, en conjunto, a mejorar la calidad de vida a través de la calidad del producto que hacemos. Cuando hay grandes beneficios, hay grandes responsabilidades, tengo más responsabilidades que derechos y me gusta intentar ayudando a la naturaleza, al aspecto agrícola y ayudando a la gente que comparte con nosotros por este camino. En realidad los verdaderos dueños de las empresas es la gente que en lo cotidiano pone mucho sacrificio para lograr la manera en que el emprendimiento pueda sobrevivir, pagando un salario que les permita mantener una familia. Para mí es un honor poder hacer eso”.

La nota se esta leyendo
Logín