Clima
17° VIEDMA
29 NOV 2020

Pronóstico Extendido

Clima Hoy
Parcialmente nublado
13°
MIN
22°
MAX
Clima Mañana
Nublado
MIN
30°
MAX
VER PRONÓSTICO
Radio
105.5mhz | En Vivo 24hs
Clima 17°

A 8 años del día que condenaron a Freydoz por el crimen de Carlos Soria

Se quebró en llanto mientras el juez Carlos Gauna Kroeger leía la sentencia. Había esquivado la prisión perpetua y podía continuar detenida en el área de Salud Mental del Hospital de Cipolletti.

Diez meses después de haber asesinado a su marido, en noviembre de 2012 Susana Graciela Freydoz fue condenada a 18 años de prisión. Estuvo varios días en coma por un intento de suicidio. Permaneció detenida en Allen, internada en Cipolletti y luego en una clínica de famosos en Almagro. La trasladaron al Penal de Ezeiza, donde cumplió varios años de condena. A principios de este año fue beneficiada con arresto domiciliario. ¿Dónde está la viuda del Gringo Soria?

Es una historia digna de la mejor serie de Netflix: un cuadro de obsesión paranoica, psicosis y esquizofrenia, un gobernador apenas asumido, amantes, un asesinato con arma de fuego, intentos de suicidio, una clínica de rockstars, traslados de madrugada, intoxicación por el consumo excesivo de alcohol y psicofármacos, 21 días de gobierno, la herencia económica y el poder. Una diputada nacional, un joven intendente y un gobierno peronista que tras 28 años de frustraciones electorales, duró solo tres semanas.

 

La condena a Freydoz

Se cumplen hoy 8 años de aquel 20 de noviembre de 2012, donde Freydoz era declarada culpable de "homicidio calificado por el vínculo y agravado por el uso de arma" y recibía la pena de 18 años de prisión.

El juicio comenzó el 15 de octubre de 2012 y durante todo el proceso judicial,  declararon 31 personas entre testigos y peritos (médicos, psiquiatras, psicólogos y criminalísticos) quienes brindaron sus testimonios ante el Tribunal de juicio, en el Salón Auditorio de la Ciudad Judicial en General Roca, y sólo uno fue desistido por acuerdo de las partes, sobre el total de 32 ofrecidos inicialmente.

El falló terminó en el Superior Tribunal de Justicia, que en diciembre de 2013 ratificó la condena. La defensa llevó el caso a la Corte Suprema de la Nación que en 2015 rechazó el pedido de excarcelación. Los ministros Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Elena Higton de Nolasco resolvieron rechazar por "inadmisible" el recurso extraordinario presentado por la defensa de la mujer en contra del fallo del STJ de Río Negro.

 

Así comunicaba la noticia de la condena la TV pública nacional

 

El momento del crimen, según la resolución judicial

Minutos antes de las 4 de la mañana, luego  de haber finalizado una reunión familiar que se realizó en el lugar con motivo de los festejos de año nuevo, Carlos Ernesto Soria se retiró a descansar a la habitación que compartía con su esposa.

Inmediatamente esta última que se encontraba en el sector de la cocina-comedor ordenando y lavando elementos que habían sido utilizados en la fiesta, dejó lo que estaba haciendo y se dirigió a la habitación matrimonial cerrando la puerta que separaba esa dependencia del resto de la casa de un “portazo”.

Ya en el interior de la habitación, luego de mantener una breve discusión con su esposo, tomó el arma de fuego que se encontraba en ese lugar, un revólver calibre 38 marca “Smith and Wesson” y disparó a “El Gringo”, mientras este se encontraba acostado sobre el lecho conyugal, ingresando el proyectil en la zona malar izquierda, causándole lesiones encefálicas hemorrágicas y destructivas que a los pocos minutos le produjeron su muerte.

 

Roca, Allen, Cipolletti, Almagro y Ezeiza

Freydoz, en las horas posteriores del asesinato estuvo temporalmente detenida en la casa de su hermana Ana María, en Allen. Luego fue internada en el hospital de Cipolletti. En abril de ese año, cuando se enteró que iba a ser trasladada a una cárcel común intentó suicidarse ingiriendo pastillas. Permaneció varios días en coma, casi un mes y superó un cuadro de neumonía.

Por ese episodio imputaron a 66 trabajadores del hospital, entre ellos la directora, las psiquiatras y el personal de limpieza. Los médicos se excusaron de atender a la mujer y su tratamiento en el hospital se tornó imposible.

La familia Soria dijo a la prensa que Freydoz fue acopiando pastillas de psicofármacos que le suministraban en los primeros meses de tratamiento, primero en la vivienda de su hermana y desde febrero del año pasado en el hospital de Salud Mental de Cipolletti. Fue el segundo intento de suicidio. El primero fue en la escena del crimen.

Una vez recuperada, fue trasladada en un vuelo sanitario a Buenos Aires, para su posterior internación en la clínica Avril del barrio porteño de Almagro. El mismo centro neuropsiquiátrico de internaciones donde trataron a Charly García y Diego Maradona, entre otros. Un tiempo después, circuló una foto de un rionegrino que dice haberla retratado tomando un café con amigas en Recoleta. Nunca se supo si la protagonista de la foto era efectivamente Freydoz. Coincidió en el lugar con la vedette Andrea Rincón. Pero al poco tiempo se terminó su estadía en la clínica de los famosos.

Tras siete meses de internación, en enero de 2014 fue trasladada la cárcel de Ezeiza. La llevaron totalmente sedada y permaneció en este estado durante un par de días. Allí, en una especie de casona que conforma la Unidad 27 del Servicio Penitenciario Federal compartió un espacio abierto con otras 17 mujeres, todas bajo tratamiento psiquiátrico.

 

Prisión domiciliaria

Permaneció en Ezeiza durante 6 años y en la primera quincena de enero 2020, el Juzgado de Ejecución de Roca le otorgó prisión domiciliaria por cuestiones de salud. Fue mucho antes de la pandemia de coronavirus, claro. De esta manera, Freydoz abandonó el Penal Federal de Ezeiza y viajó hasta Neuquén, para alojarse en la vivienda de un familiar. Ahí se desató una interna entre los hermanos Soria.

Es que la justicia rionegrina le ordenó tratamiento médico y cumplir con reglas de conducta tales como fijar domicilio, notificar cambios si así acontecieran, abstenerse de consumir estupefacientes no recetados o de abusar de bebidas alcohólicas ni cometer nuevos delitos. Con tobillera electrónica para ser monitoreada, el establecimiento de Ejecución Penal de Cipolletti impuso un nuevo programa de tratamiento individual.

¿Quién se hizo cargo de la tutela? A un mes de haber asumido la intendencia de Roca, María Emilia y su marido, Mariano Valentín, se constituyeron garantes de la prisión domiciliaria.

A los 69 años, Susana está instalada en la vivienda de una prima en Neuquén y habiendo cumplido casi la mitad de la condena, cuenta los días para volver a su casa de Paso Córdoba. Es que en enero de 2024 podría ser excarcelada por haber cumplido dos tercios de la pena.

Continuará…

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

A 8 años del día que condenaron a Freydoz por el crimen de Carlos Soria

Se quebró en llanto mientras el juez Carlos Gauna Kroeger leía la sentencia. Había esquivado la prisión perpetua y podía continuar detenida en el área de Salud Mental del Hospital de Cipolletti.

Diez meses después de haber asesinado a su marido, en noviembre de 2012 Susana Graciela Freydoz fue condenada a 18 años de prisión. Estuvo varios días en coma por un intento de suicidio. Permaneció detenida en Allen, internada en Cipolletti y luego en una clínica de famosos en Almagro. La trasladaron al Penal de Ezeiza, donde cumplió varios años de condena. A principios de este año fue beneficiada con arresto domiciliario. ¿Dónde está la viuda del Gringo Soria?

Es una historia digna de la mejor serie de Netflix: un cuadro de obsesión paranoica, psicosis y esquizofrenia, un gobernador apenas asumido, amantes, un asesinato con arma de fuego, intentos de suicidio, una clínica de rockstars, traslados de madrugada, intoxicación por el consumo excesivo de alcohol y psicofármacos, 21 días de gobierno, la herencia económica y el poder. Una diputada nacional, un joven intendente y un gobierno peronista que tras 28 años de frustraciones electorales, duró solo tres semanas.

 

La condena a Freydoz

Se cumplen hoy 8 años de aquel 20 de noviembre de 2012, donde Freydoz era declarada culpable de "homicidio calificado por el vínculo y agravado por el uso de arma" y recibía la pena de 18 años de prisión.

El juicio comenzó el 15 de octubre de 2012 y durante todo el proceso judicial,  declararon 31 personas entre testigos y peritos (médicos, psiquiatras, psicólogos y criminalísticos) quienes brindaron sus testimonios ante el Tribunal de juicio, en el Salón Auditorio de la Ciudad Judicial en General Roca, y sólo uno fue desistido por acuerdo de las partes, sobre el total de 32 ofrecidos inicialmente.

El falló terminó en el Superior Tribunal de Justicia, que en diciembre de 2013 ratificó la condena. La defensa llevó el caso a la Corte Suprema de la Nación que en 2015 rechazó el pedido de excarcelación. Los ministros Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Elena Higton de Nolasco resolvieron rechazar por "inadmisible" el recurso extraordinario presentado por la defensa de la mujer en contra del fallo del STJ de Río Negro.

 

Así comunicaba la noticia de la condena la TV pública nacional

 

El momento del crimen, según la resolución judicial

Minutos antes de las 4 de la mañana, luego  de haber finalizado una reunión familiar que se realizó en el lugar con motivo de los festejos de año nuevo, Carlos Ernesto Soria se retiró a descansar a la habitación que compartía con su esposa.

Inmediatamente esta última que se encontraba en el sector de la cocina-comedor ordenando y lavando elementos que habían sido utilizados en la fiesta, dejó lo que estaba haciendo y se dirigió a la habitación matrimonial cerrando la puerta que separaba esa dependencia del resto de la casa de un “portazo”.

Ya en el interior de la habitación, luego de mantener una breve discusión con su esposo, tomó el arma de fuego que se encontraba en ese lugar, un revólver calibre 38 marca “Smith and Wesson” y disparó a “El Gringo”, mientras este se encontraba acostado sobre el lecho conyugal, ingresando el proyectil en la zona malar izquierda, causándole lesiones encefálicas hemorrágicas y destructivas que a los pocos minutos le produjeron su muerte.

 

Roca, Allen, Cipolletti, Almagro y Ezeiza

Freydoz, en las horas posteriores del asesinato estuvo temporalmente detenida en la casa de su hermana Ana María, en Allen. Luego fue internada en el hospital de Cipolletti. En abril de ese año, cuando se enteró que iba a ser trasladada a una cárcel común intentó suicidarse ingiriendo pastillas. Permaneció varios días en coma, casi un mes y superó un cuadro de neumonía.

Por ese episodio imputaron a 66 trabajadores del hospital, entre ellos la directora, las psiquiatras y el personal de limpieza. Los médicos se excusaron de atender a la mujer y su tratamiento en el hospital se tornó imposible.

La familia Soria dijo a la prensa que Freydoz fue acopiando pastillas de psicofármacos que le suministraban en los primeros meses de tratamiento, primero en la vivienda de su hermana y desde febrero del año pasado en el hospital de Salud Mental de Cipolletti. Fue el segundo intento de suicidio. El primero fue en la escena del crimen.

Una vez recuperada, fue trasladada en un vuelo sanitario a Buenos Aires, para su posterior internación en la clínica Avril del barrio porteño de Almagro. El mismo centro neuropsiquiátrico de internaciones donde trataron a Charly García y Diego Maradona, entre otros. Un tiempo después, circuló una foto de un rionegrino que dice haberla retratado tomando un café con amigas en Recoleta. Nunca se supo si la protagonista de la foto era efectivamente Freydoz. Coincidió en el lugar con la vedette Andrea Rincón. Pero al poco tiempo se terminó su estadía en la clínica de los famosos.

Tras siete meses de internación, en enero de 2014 fue trasladada la cárcel de Ezeiza. La llevaron totalmente sedada y permaneció en este estado durante un par de días. Allí, en una especie de casona que conforma la Unidad 27 del Servicio Penitenciario Federal compartió un espacio abierto con otras 17 mujeres, todas bajo tratamiento psiquiátrico.

 

Prisión domiciliaria

Permaneció en Ezeiza durante 6 años y en la primera quincena de enero 2020, el Juzgado de Ejecución de Roca le otorgó prisión domiciliaria por cuestiones de salud. Fue mucho antes de la pandemia de coronavirus, claro. De esta manera, Freydoz abandonó el Penal Federal de Ezeiza y viajó hasta Neuquén, para alojarse en la vivienda de un familiar. Ahí se desató una interna entre los hermanos Soria.

Es que la justicia rionegrina le ordenó tratamiento médico y cumplir con reglas de conducta tales como fijar domicilio, notificar cambios si así acontecieran, abstenerse de consumir estupefacientes no recetados o de abusar de bebidas alcohólicas ni cometer nuevos delitos. Con tobillera electrónica para ser monitoreada, el establecimiento de Ejecución Penal de Cipolletti impuso un nuevo programa de tratamiento individual.

¿Quién se hizo cargo de la tutela? A un mes de haber asumido la intendencia de Roca, María Emilia y su marido, Mariano Valentín, se constituyeron garantes de la prisión domiciliaria.

A los 69 años, Susana está instalada en la vivienda de una prima en Neuquén y habiendo cumplido casi la mitad de la condena, cuenta los días para volver a su casa de Paso Córdoba. Es que en enero de 2024 podría ser excarcelada por haber cumplido dos tercios de la pena.

Continuará…

La nota se esta leyendo
Logín