Clima
VIEDMA
05 JUL 2020

Pronóstico Extendido

Clima Hoy
Parcialmente nublado
MIN
MAX
Clima Mañana
Lluvias
MIN
MAX
VER PRONÓSTICO
Radio
105.5mhz | En Vivo 24hs
Clima

¿Cómo detectar si el cuerpo necesita hidratos de carbono?

Te damos las pistas para intepretar las señales de tu cuerpo 

 

Los carbohidratos son nutrientes necesarios para nuestro organismo,  son sustancias que te brindan gran parte de la energía diaria y que, aunque trates de perder peso, practiques deporte o sean cuáles sean tus circunstancias personales, no debes eliminar ni reducir bruscamente de la dieta, mucho menos sin consultar con la opinión de un profesional.

 

 

Hoy queremos destacar cuáles son las principales señales con la que el cuerpo nos avisa si necesitamos de estos macronutrientes que se recomienda consumir ya que entre un 45% y un 65% de las calorías diarias provienen de los hidratos de carbono.

 

Síntomas que evidencian necesitar hidratos de carbono:

 

Fatiga y cansancio excesivo: Si tanto a nivel mental como físico te encuentrás carente de fuerzas, uno de los motivos -además de otros como la anemia, propiciada por la falta de hierro- puede ser estar teniendo una dieta baja en carbohidratos. Recordá que al menos, deben constituir la mitad de tu aporte calórico diario, ya que su función principal es proporcionar energía. 

 

Mal aliento: Salvo problemas como la halitosis o el reflujo gástrico, el mal olor bucal puede aparecer porque tu cuerpo deja de emplear la glucosa y usa como fuente energética los cuerpos cetónicos, cuyo origen se encuentra en las grasas. Otros síntomas de este mal son las naúseas, vómitos, jaquecas, sed y sequedad bucal. Aunque te encuentres bajo una dieta hipocalórica o quieras quemar grasas y adelgazar, no desdeñes la glucosa. 

 

Dificultad de concentración: Son recomendables unos 130 gramos de glucosa al día para tener un nivel óptimo en sangre y tener un nivel cognitivo y respuestas intelectuales ágiles y rápidas.

 

Pérdida de músculo: Los carbohidratos son necesarios para brindar la energía que la masa muscular requiere para realizar actividad física. Es estupendo que tener una dieta rica en proteínas, pero  si no querés sufrir pérdida del tejido muscular,  seleccioná aquellos más adecuados y sanos que se encuentren a tu disposición.

 

Estás de mal humor: Los carbohidratos incrementan la producción de serotonina, por lo que si a raíz de una dieta los suprimes de golpe es probable que notes irritabilidad, molestias anímicas y en general, muy mala uva con todos los que te rodean.

 

Atracones constantes: Si sentís con frecuencia ganas de darte un buen atracón, es probable que la carencia de carbohidratos tenga ver.  Incluí en tu dieta  por arroz, pasta o cereales integrales, que se caracterizan por ser de absorción lenta y carentes de azúcares refinados y grasas saturadas.

 

Mal tránsito intestinal: Si tenés digestiones pesadas o sufrís de estreñimiento, el cuerpo te podría estar pidiendo carbohidratos complejos ricos en fibra, como las legumbres. Este problema suele estar vinculado a las dietas altas en proteínas y bajas en carbohidratos.

 

Fuente: Reader´s Digest

Foto: web

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

¿Cómo detectar si el cuerpo necesita hidratos de carbono?

Te damos las pistas para intepretar las señales de tu cuerpo 

 

Los carbohidratos son nutrientes necesarios para nuestro organismo,  son sustancias que te brindan gran parte de la energía diaria y que, aunque trates de perder peso, practiques deporte o sean cuáles sean tus circunstancias personales, no debes eliminar ni reducir bruscamente de la dieta, mucho menos sin consultar con la opinión de un profesional.

 

 

Hoy queremos destacar cuáles son las principales señales con la que el cuerpo nos avisa si necesitamos de estos macronutrientes que se recomienda consumir ya que entre un 45% y un 65% de las calorías diarias provienen de los hidratos de carbono.

 

Síntomas que evidencian necesitar hidratos de carbono:

 

Fatiga y cansancio excesivo: Si tanto a nivel mental como físico te encuentrás carente de fuerzas, uno de los motivos -además de otros como la anemia, propiciada por la falta de hierro- puede ser estar teniendo una dieta baja en carbohidratos. Recordá que al menos, deben constituir la mitad de tu aporte calórico diario, ya que su función principal es proporcionar energía. 

 

Mal aliento: Salvo problemas como la halitosis o el reflujo gástrico, el mal olor bucal puede aparecer porque tu cuerpo deja de emplear la glucosa y usa como fuente energética los cuerpos cetónicos, cuyo origen se encuentra en las grasas. Otros síntomas de este mal son las naúseas, vómitos, jaquecas, sed y sequedad bucal. Aunque te encuentres bajo una dieta hipocalórica o quieras quemar grasas y adelgazar, no desdeñes la glucosa. 

 

Dificultad de concentración: Son recomendables unos 130 gramos de glucosa al día para tener un nivel óptimo en sangre y tener un nivel cognitivo y respuestas intelectuales ágiles y rápidas.

 

Pérdida de músculo: Los carbohidratos son necesarios para brindar la energía que la masa muscular requiere para realizar actividad física. Es estupendo que tener una dieta rica en proteínas, pero  si no querés sufrir pérdida del tejido muscular,  seleccioná aquellos más adecuados y sanos que se encuentren a tu disposición.

 

Estás de mal humor: Los carbohidratos incrementan la producción de serotonina, por lo que si a raíz de una dieta los suprimes de golpe es probable que notes irritabilidad, molestias anímicas y en general, muy mala uva con todos los que te rodean.

 

Atracones constantes: Si sentís con frecuencia ganas de darte un buen atracón, es probable que la carencia de carbohidratos tenga ver.  Incluí en tu dieta  por arroz, pasta o cereales integrales, que se caracterizan por ser de absorción lenta y carentes de azúcares refinados y grasas saturadas.

 

Mal tránsito intestinal: Si tenés digestiones pesadas o sufrís de estreñimiento, el cuerpo te podría estar pidiendo carbohidratos complejos ricos en fibra, como las legumbres. Este problema suele estar vinculado a las dietas altas en proteínas y bajas en carbohidratos.

 

Fuente: Reader´s Digest

Foto: web

 

La nota se esta leyendo
Logín