noticiasnet.com.ar El flamenco es un baile de disfrute

VIEDMA
15 OCT 2019

Pronóstico Extendido

Hoy
Nublado
MIN
14°
MAX
Mañana
Nublado
MIN
20°
MAX
VER PRONÓSTICO
105.5mhz | En Vivo 24hs

El flamenco es un baile de disfrute

Leomarys Ñañe

La Maga, en búsqueda del baile de autor.

 

 

Magali Canosa, pisa fuerte contagiando su energía en cada ¡Olee!. Con amplia formación tanto en Argentina como en España, comparte lo aprendido en su academia “La Maga ubicada en Viedma.  Durante este fin de semana se presenta con el espectáculo “Festival Sur Flamenco” en el Centro Municipal de la Cultura, ahí además de bailar la vemos en el rol de dirección general. La Maga es una bailaora integral, que va a su ritmo y que encuentra en la Comarca un lugar para seguir innovando. En pleno ensayo general del espectáculo conversamos con ella para Musas, y así nos cuenta su historia.


 

- ¿Cómo te vinculaste con la danza?

-Yo comienzo con la danza cuando tengo 5 años en Carmen de Patagones, en el Estudio el Arte de la Danza, dirigido por Cristina Capilla de Racas. De ahí en adelante, nunca paré de bailar.

 

 

-¿Qué te atrapó del flamenco?

En realidad toda la danza española me apasiona, pero principalmente del flamenco me gusta poder hacer música con los pies, poder ser aparte de bailarina, también música e interpretar y expresar sensaciones más profundas El flamenco es muy étnico, es una danza que genera mucho catarsis con el piso, con el aire, entonces desenvolverme dentro de los pies,  los brazos, tiene mucha coordinación. La verdad que me apasiona todo el flamenco.

 

 

- ¿Cómo fue tu formación para llegar hasta donde estás hoy?

Comenzó como una actividad recreativa porque me gusta bailar, conocí esa academia y encontré el baile español y el clásico. Luego que cumplí los 17 años me fui a estudiar,  tuve apoyo familiar para poder seguir bailando, y encontré en Bahía Blanca una escuela de danzas que me permitió tener un título (digamos formal o académico) y seguir paralelamente estudiando todo lo que era la danza española y flamenco. 

 

¿En qué momento se definió ponerle más foco?

-Yo creo que se me despertó con más fuerza cuando llegué a Buenos Aires y conocí a una maestra que tenía una formación española muy clásica de castañuelas, escuelas boleras (baile muy antiguo de España) y veía el flamenco desde un lugar muy actual, entonces ahí dije “esto es lo que me gusta”. El flamenco no es algo antiguo que uno toma y listo, sino que en el flamenco todo el tiempo se pone a prueba, se mezcla, se generan músicas nuevas,  movimientos nuevos. Los bailadores de la actualidad mezclan artes marciales, natación, todo lo que hacen lo meten al flamenco, entonces empecé a buscar por ahí un baile que me identifique, un baile como de autor.

 

¿Cómo ves el baile español en la Comarca?

La verdad que es riquísimo, hay un montón y siempre hubo. Lo que sí me encuentro en este momento es con mucha gente que tiene ganas de buscar su propio baile, así que nos proponemos en este espacio, en La Maga, abrir la puerta a la gente que realmente quiere  buscar su baile, saliendo de la imagen visual y concentrándose en lo que realmente nos mueve.

 

 

- ¿ 3 claves a tener en cuenta al momento de acercarse a este tipo de baile?

- Principalmente tener paciencia con uno mismo, porque es encontrarse en movimientos que no son cotidianos, en movimientos que tienen un amplio desarrollo de coordinación, que tiene muchas cositas en las manos, los pies, en el rostro, tiene las torsiones. El material va entrando de a poquito, vamos sumando más cosas en el baile. Lo segundo,  tener mucho respeto y valoración propia, porque uno tiene que ser bueno con uno mismo y darse el tiempo para que el flamenco suceda. El flamenco es personal y como todo, uno no va a salir a bailar desindebidamente porque sí, uno tiene que darse el tiempo. Entonces paciencia, tiempo, respeto y después principalmente disfrute, es un baile de disfrute.

 

- ¿Qué aprendizaje sentís hasta el momento?

-Aprendí muchísimo a ser docente de adultos, a acompañar, a contener, a brindar espacios y momentos donde cada uno pueda volcar sus necesidades. No todos somos iguales, no a todos nos sirve la misma forma de aprendizaje, no a todos nos sienta bien las mismas músicas, los mismos ritmos, las mismas velocidades. Entonces yo fui buscando personalizar detalladamente a cada uno, en qué lugar se siente más cómodo con fuerte feedback con los alumnos. La idea es que busquemos juntos la forma de transitar los ritmos. Este tipo de danza es un baile súper integrador.

 

La Maga: Arte en Movimiento

 

Así se llama su academia ubicada en Viedma donde nos cuenta que en un principio comenzó motivada a dar clases a adultos y en la actualidad asisten a partir de los 4 años. En la academia imparte clases regulares de baile flamenco, técnica y coreografía. Podés seguir su proyecto en el fan page de Facebook: La Maga Arte en Movimiento / Magali Canosa.


 

Fotos: Daniel Idiarte

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

El flamenco es un baile de disfrute

La Maga, en búsqueda del baile de autor.

 

 

Magali Canosa, pisa fuerte contagiando su energía en cada ¡Olee!. Con amplia formación tanto en Argentina como en España, comparte lo aprendido en su academia “La Maga ubicada en Viedma.  Durante este fin de semana se presenta con el espectáculo “Festival Sur Flamenco” en el Centro Municipal de la Cultura, ahí además de bailar la vemos en el rol de dirección general. La Maga es una bailaora integral, que va a su ritmo y que encuentra en la Comarca un lugar para seguir innovando. En pleno ensayo general del espectáculo conversamos con ella para Musas, y así nos cuenta su historia.


 

- ¿Cómo te vinculaste con la danza?

-Yo comienzo con la danza cuando tengo 5 años en Carmen de Patagones, en el Estudio el Arte de la Danza, dirigido por Cristina Capilla de Racas. De ahí en adelante, nunca paré de bailar.

 

 

-¿Qué te atrapó del flamenco?

En realidad toda la danza española me apasiona, pero principalmente del flamenco me gusta poder hacer música con los pies, poder ser aparte de bailarina, también música e interpretar y expresar sensaciones más profundas El flamenco es muy étnico, es una danza que genera mucho catarsis con el piso, con el aire, entonces desenvolverme dentro de los pies,  los brazos, tiene mucha coordinación. La verdad que me apasiona todo el flamenco.

 

 

- ¿Cómo fue tu formación para llegar hasta donde estás hoy?

Comenzó como una actividad recreativa porque me gusta bailar, conocí esa academia y encontré el baile español y el clásico. Luego que cumplí los 17 años me fui a estudiar,  tuve apoyo familiar para poder seguir bailando, y encontré en Bahía Blanca una escuela de danzas que me permitió tener un título (digamos formal o académico) y seguir paralelamente estudiando todo lo que era la danza española y flamenco. 

 

¿En qué momento se definió ponerle más foco?

-Yo creo que se me despertó con más fuerza cuando llegué a Buenos Aires y conocí a una maestra que tenía una formación española muy clásica de castañuelas, escuelas boleras (baile muy antiguo de España) y veía el flamenco desde un lugar muy actual, entonces ahí dije “esto es lo que me gusta”. El flamenco no es algo antiguo que uno toma y listo, sino que en el flamenco todo el tiempo se pone a prueba, se mezcla, se generan músicas nuevas,  movimientos nuevos. Los bailadores de la actualidad mezclan artes marciales, natación, todo lo que hacen lo meten al flamenco, entonces empecé a buscar por ahí un baile que me identifique, un baile como de autor.

 

¿Cómo ves el baile español en la Comarca?

La verdad que es riquísimo, hay un montón y siempre hubo. Lo que sí me encuentro en este momento es con mucha gente que tiene ganas de buscar su propio baile, así que nos proponemos en este espacio, en La Maga, abrir la puerta a la gente que realmente quiere  buscar su baile, saliendo de la imagen visual y concentrándose en lo que realmente nos mueve.

 

 

- ¿ 3 claves a tener en cuenta al momento de acercarse a este tipo de baile?

- Principalmente tener paciencia con uno mismo, porque es encontrarse en movimientos que no son cotidianos, en movimientos que tienen un amplio desarrollo de coordinación, que tiene muchas cositas en las manos, los pies, en el rostro, tiene las torsiones. El material va entrando de a poquito, vamos sumando más cosas en el baile. Lo segundo,  tener mucho respeto y valoración propia, porque uno tiene que ser bueno con uno mismo y darse el tiempo para que el flamenco suceda. El flamenco es personal y como todo, uno no va a salir a bailar desindebidamente porque sí, uno tiene que darse el tiempo. Entonces paciencia, tiempo, respeto y después principalmente disfrute, es un baile de disfrute.

 

- ¿Qué aprendizaje sentís hasta el momento?

-Aprendí muchísimo a ser docente de adultos, a acompañar, a contener, a brindar espacios y momentos donde cada uno pueda volcar sus necesidades. No todos somos iguales, no a todos nos sirve la misma forma de aprendizaje, no a todos nos sienta bien las mismas músicas, los mismos ritmos, las mismas velocidades. Entonces yo fui buscando personalizar detalladamente a cada uno, en qué lugar se siente más cómodo con fuerte feedback con los alumnos. La idea es que busquemos juntos la forma de transitar los ritmos. Este tipo de danza es un baile súper integrador.

 

La Maga: Arte en Movimiento

 

Así se llama su academia ubicada en Viedma donde nos cuenta que en un principio comenzó motivada a dar clases a adultos y en la actualidad asisten a partir de los 4 años. En la academia imparte clases regulares de baile flamenco, técnica y coreografía. Podés seguir su proyecto en el fan page de Facebook: La Maga Arte en Movimiento / Magali Canosa.


 

Fotos: Daniel Idiarte

 

El flamenco es un baile de disfrute

Logín