Clima
VIEDMA
05 AGO 2020

Pronóstico Extendido

Clima Hoy
Nublado
MIN
18°
MAX
Clima Mañana
Parcialmente nublado
MIN
13°
MAX
VER PRONÓSTICO
Radio
105.5mhz | En Vivo 24hs
Clima

EL ORO Y EL BARRO

 

EL ORO Y EL BARRO

Tanto el radicalismo como el peronismo viedmense va a tener al seis de Octubre como una fecha disruptiva. Donde había dos, habrá tres. El desembarco de Juntos en el plano local representará un desafío mayúsculo, erosionando claramente los pisos electorales de ambos partidos. Es que eso es Juntos. Una gran herramienta a la medida de la contienda electoral. Con la capacidad de integrar en las listas a personas de todos los partidos, el apoyo monolítico del gobierno provincial y sin problemas internos exteriorizados a hoy. Frente a eso, dos partidos que hasta hace poco tiempo se veían todavía subsumidos en las pujas internas. En la famosa interna. Se avecina un tifón, no es momento de estar un mes eligiendo el color del paraguas.

PERONISMO El PJ está un paso adelante y tiene candidata. Evelyn Rousiot. Es que su sistema de sub-unidades básicas ayuda a desmantelar las intentonas de candidatos poco expectantes que busquen llegar a tener uno o dos concejales. Y que en esa búsqueda, arrastren al partido a una elección interna sin sentido real. Sin proyectos antagónicos competitivos de cara al electorado. Recordemos que hace una semana, eran seis los candidatos peronistas a intendente. El único que sigue, por afuera, es Sabbatella. Nadie más.

Habla de la diferencia entre los proyectos más compactos, como los de Rousiot o Sabbatella, con muy grandes diferencias entre ellos y tal vez escarceos que luego se diluyen o son contenidos dentro de otro proyecto. La conducción justicialista tiene hoy dos grandes desafíos. Uno interno y otro con respecto a la alianza de la que forma parte. Poder arreglar de uno condicionará al otro seguramente. Es que, más allá de que existe la voluntad de contener a todos en una sola lista, los espacios son pocos en una elección muy difícil. Por lo menos a priori.

Un ofrecimiento a Sabbatella en para que deponga su voluntad de ir por afuera de su partido, dejaría un lugar menos para la negociación con los demás partidos que integran el Frente de Todos. Y que pareciera quieren formar parte del proceso electoral local, al tiempo que han lanzado sus propias agrupaciones. El escenario de máxima y la voluntad que hace explícita la conducción, una sola lista con todos adentro. Va a ser difícil. Pero hay muchas variables que, como en su momento la nueva normativa del partido, son pasadas por alto por todos nosotros y que tomarán relevancia en su momento. Ordenando un poco.

ETERNA INTERNA RADICAL Por el lado de la UCR, estaría todo un poco más complicado a hoy. Con la histórica predisposición del partido a la puja interna, el partido de gobierno en la capital provincial se encuentra inmerso en un proceso interno sin sentido. Al tiempo que responde claramente a las bajas expectativas con respecto a la próxima elección, y a la imposibilidad en este sentido de suplir las demandas de todos los interesados en ocupar los pocos cargos expectantes. El claro testimonio de esto, es que todo se solucionaría con una o dos concejalías con posibilidades de entrar. Si el análisis intestino de una parte del partido acerca de las posibilidades de ganar es correcto o no, es un tema aparte. Lo que si hay, es una gran contradicción.

Por un lado, se avizora una elección muy difícil. Casi imposible. Y de ahí la imposibilidad de arreglo. Por el otro, se mantiene por esta razón al partido subsumido en un proceso interno que todo lo que hace es quitarle tiempo al armado de cara al principal adversario. Al nuevo. Al desconocido. Al más competitivo. Juntos Somos Rio Negro.

Si la UCR tiene alguna muy remota chance de continuidad al frente del municipio local, o de hacer en una elección digna, no es dilatando una interna que no le interesa a nadie. Y que es noticia sólo por la irrupción de algún nombre nuevo, o por el silencio que ha decidido mantener el candidato del oficialismo provincial. Todo el tiempo que los partidos tradicionales, dentro de sus nuevas alianzas, utilicen para dirimir cuestiones internas es tiempo que les faltará luego. Frente a un candidato que viene instalándose hace meses.

Hablábamos de un eventual influjo polarizador que afecte a Viedma, ayudando a los candidatos con referencialidad nacional. También de la existencia de solamente candidatos peronistas, a excepción del radical, ayudando a la alianza encabezada por el mismo partido. Hablábamos de la incomodidad de Pesatti de cara a la alianza de Weretilneck con Macri, ayudando al Frente de Todos. Ninguna de estas dificultades podrá ser aprovechadas por sus adversarios, si el derrotero interno se dilata mucho más. Recordemos que son pocas dificultades en un mar de ventajas comparativas del actual vicegobernador frente a cualquier eventual adversario.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

EL ORO Y EL BARRO

 

EL ORO Y EL BARRO

Tanto el radicalismo como el peronismo viedmense va a tener al seis de Octubre como una fecha disruptiva. Donde había dos, habrá tres. El desembarco de Juntos en el plano local representará un desafío mayúsculo, erosionando claramente los pisos electorales de ambos partidos. Es que eso es Juntos. Una gran herramienta a la medida de la contienda electoral. Con la capacidad de integrar en las listas a personas de todos los partidos, el apoyo monolítico del gobierno provincial y sin problemas internos exteriorizados a hoy. Frente a eso, dos partidos que hasta hace poco tiempo se veían todavía subsumidos en las pujas internas. En la famosa interna. Se avecina un tifón, no es momento de estar un mes eligiendo el color del paraguas.

PERONISMO El PJ está un paso adelante y tiene candidata. Evelyn Rousiot. Es que su sistema de sub-unidades básicas ayuda a desmantelar las intentonas de candidatos poco expectantes que busquen llegar a tener uno o dos concejales. Y que en esa búsqueda, arrastren al partido a una elección interna sin sentido real. Sin proyectos antagónicos competitivos de cara al electorado. Recordemos que hace una semana, eran seis los candidatos peronistas a intendente. El único que sigue, por afuera, es Sabbatella. Nadie más.

Habla de la diferencia entre los proyectos más compactos, como los de Rousiot o Sabbatella, con muy grandes diferencias entre ellos y tal vez escarceos que luego se diluyen o son contenidos dentro de otro proyecto. La conducción justicialista tiene hoy dos grandes desafíos. Uno interno y otro con respecto a la alianza de la que forma parte. Poder arreglar de uno condicionará al otro seguramente. Es que, más allá de que existe la voluntad de contener a todos en una sola lista, los espacios son pocos en una elección muy difícil. Por lo menos a priori.

Un ofrecimiento a Sabbatella en para que deponga su voluntad de ir por afuera de su partido, dejaría un lugar menos para la negociación con los demás partidos que integran el Frente de Todos. Y que pareciera quieren formar parte del proceso electoral local, al tiempo que han lanzado sus propias agrupaciones. El escenario de máxima y la voluntad que hace explícita la conducción, una sola lista con todos adentro. Va a ser difícil. Pero hay muchas variables que, como en su momento la nueva normativa del partido, son pasadas por alto por todos nosotros y que tomarán relevancia en su momento. Ordenando un poco.

ETERNA INTERNA RADICAL Por el lado de la UCR, estaría todo un poco más complicado a hoy. Con la histórica predisposición del partido a la puja interna, el partido de gobierno en la capital provincial se encuentra inmerso en un proceso interno sin sentido. Al tiempo que responde claramente a las bajas expectativas con respecto a la próxima elección, y a la imposibilidad en este sentido de suplir las demandas de todos los interesados en ocupar los pocos cargos expectantes. El claro testimonio de esto, es que todo se solucionaría con una o dos concejalías con posibilidades de entrar. Si el análisis intestino de una parte del partido acerca de las posibilidades de ganar es correcto o no, es un tema aparte. Lo que si hay, es una gran contradicción.

Por un lado, se avizora una elección muy difícil. Casi imposible. Y de ahí la imposibilidad de arreglo. Por el otro, se mantiene por esta razón al partido subsumido en un proceso interno que todo lo que hace es quitarle tiempo al armado de cara al principal adversario. Al nuevo. Al desconocido. Al más competitivo. Juntos Somos Rio Negro.

Si la UCR tiene alguna muy remota chance de continuidad al frente del municipio local, o de hacer en una elección digna, no es dilatando una interna que no le interesa a nadie. Y que es noticia sólo por la irrupción de algún nombre nuevo, o por el silencio que ha decidido mantener el candidato del oficialismo provincial. Todo el tiempo que los partidos tradicionales, dentro de sus nuevas alianzas, utilicen para dirimir cuestiones internas es tiempo que les faltará luego. Frente a un candidato que viene instalándose hace meses.

Hablábamos de un eventual influjo polarizador que afecte a Viedma, ayudando a los candidatos con referencialidad nacional. También de la existencia de solamente candidatos peronistas, a excepción del radical, ayudando a la alianza encabezada por el mismo partido. Hablábamos de la incomodidad de Pesatti de cara a la alianza de Weretilneck con Macri, ayudando al Frente de Todos. Ninguna de estas dificultades podrá ser aprovechadas por sus adversarios, si el derrotero interno se dilata mucho más. Recordemos que son pocas dificultades en un mar de ventajas comparativas del actual vicegobernador frente a cualquier eventual adversario.

La nota se esta leyendo
Logín