noticiasnet.com.ar Cibercrimen: desde la pornografía infantil hasta las estafas

22° VIEDMA
14 DIC 2019

Pronóstico Extendido

Hoy
Parcialmente nublado
12°
MIN
24°
MAX
Mañana
Parcialmente nublado
12°
MIN
25°
MAX
VER PRONÓSTICO
105.5mhz | En Vivo 24hs
22°

Cibercrimen: desde la pornografía infantil hasta las estafas

Mariano Herrera

El crecimiento de estos delitos asusta pero a la vez se están implementando más sistemas para atacar al problema y sus responsables.

Por Mariano Herrera

mherrera@noticiasnet.net

Gastón Semprini y Gerardo Nilles son licenciados en Sistemas, trabajan en el Departamento de Informática Forense del Poder Judicial de Río Negro y recibieron a Noticias de la Costa porque ellos cumplen una muy importante función ya que son parte importante del combate contra los delitos informáticos también conocidos por la denominación cibercrimen.

Este tipo de delitos se llevan a cabo mediante un dispositivo móvil como una computadora  o un teléfono celular y a partir de ellos se pueden generar estafas, tenencia y distribución de pornografía infantil, acoso y amenazas entre otros. “Y a través de algún medio como redes sociales o algún tipo de comunicaciones como correo electrónico o phishing, lo que hacen es captar a individuos y llevarlos a cometer algún acto que les genere alguna estafa por ejemplo”, señaló Semprini.

En el caso del grooming, es decir, el acoso de un mayor a un niño, niña o adolescente, el delincuente en la relación que genera con la víctima, puede obtener datos de contacto, algún video o imágenes “Ya después lo empieza a hostigar de tal forma que ya se hace como una pelota más grande.

Proporciona imágenes que pueden ser utilizadas propiamente para una distribución de pornografía infantil. Puede ser que la persona, el adulto, no se encuentre en la ciudad de origen pero sí obtenga esas imágenes y las pueda compartir con otras personas. Eso lo lleva a la distribución de la pornografía infantil. O también puede el delito del grooming llevarlo a un abuso sexual porque lleva a encontrarse con la víctima y por ahí generar delitos contra la integridad sexual”.

Es decir, a partir de un delito se pueden generar otros relacionados con el primero.

Semprini recordó que el Superior Tribunal de Justicia difundió un video para comunicar sobre grooming “Teníamos bastantes casos en Río Negro entonces es para concientizar también a los padres de cómo llevar el tema con sus hijos. Dábamos algunos casos concretos como por ejemplo tener herramientas de control parentales, poner una hora específica para chatear, comunicarse, tener visibles los dispositivos y que no estén en las habitaciones”.

Niles comentó que se trata de un delito que puede atacarse desde la prevención “Uno como padre dice que “el nene sabe más de tecnología que yo, maneja el celular desde que tiene dos años”. Bueno, lo mismo un nene sabe caminar al año pero no por eso camina solo por la calle. Esto es lo mismo, uno como padre tiene que acompañar y saber cuál es la actividad de su hijo”.

El combate a la pornografía infantil

 Enfocándonos específicamente en un grave delito como es la tenencia o distribución de pornografía infantil, Semprini explicó que las denuncias se concentran en Capital Federal y de ahí se deriva a cada provincia “Hacemos una investigación, a qué domicilio pertenece ese IP público y se allana y se secuestran los dispositivos que pueden estar  asociados a ese tipo de delitos. No llevamos un dispositivo Nokia 1100 que no tiene conexión a Internet. Si estamos investigando la distribución o divulgación de pornografía infantil, no nos vamos a llevar un dispositivo que no tenga relación. Una vez que nos llegan los dispositivos, ahí se aplican diferentes técnicas y herramientas que posibilitan detectar imágenes con pornografía infantil. Tenemos ya estandarizado qué tipo de procedimiento debemos llevar adelante. Hacemos una disminución y obtención de las imágenes específicas de pornografía infantil. Comparamos con bases de datos mundiales, se hacen bastantes procedimientos para obtener esa prueba”.

Consultado sobre si este delito tiene mucha presencia en la provincia, respondió “De pornografía infantil tenemos mucho. La gente ni se imagina pero tenemos bastante. Puede pasar que arrancamos con un grooming porque fue la mamá  a denunciarlo, lo denunciamos, vamos al domicilio del presunto autor y nos encontramos con que esa persona tiene y ha distribuido pornografía infantil. Entonces ya se le imputa otro tipo de delitos”.

Semprini señaló que actualmente hay más facilidades ya que la tenencia se considera delito “Ahora para nosotros es más fácil porque antes lo que teníamos que demostrar era la distribución. La distribución muchas veces era muy difícil porque hay veces que subían esa pornografía infantil a un correo electrónico por ejemplo y lo que divulgaban era el usuario y la contraseña. Hoy directamente con la tenencia ya imputás a la persona”.

La nube como evidencia

Hace pocos días, el Superior Tribunal de Justicia dispuso mediante Acordada, los estándares para la preservación de toda evidencia digital almacenada en la nube.

“Nos ha posibilitado obtener evidencia que realmente la han subido de un dispositivo móvil a la nube. Nosotros con sus credenciales, con su usuario y su contraseña, accedemos a esa evidencia y la descargamos con herramientas forenses”, dijo Semprini y agregó que todo tiene un procedimiento llevado a cabo para obtener esa evidencia y que se realiza en un marco legal.

“Lo bueno de eso es que denuncias que pueden realizarse en otro lugar de Río Negro, nosotros en diez o quince minutos nos hacemos de esa evidencia.

En el grooming, si la víctima ha eliminado conversaciones con el groomer, con un backup que la víctima haya realizado de su Whatsapp, podemos descargarlo y obtener esa comunicación que hacía dos días había borrado. Y todavía no estamos analizando el dispositivo, simplemente lo que hicimos es obtener esa evidencia que está almacenada en la nube”.

Ha sucedido, contó Semprini, un caso en el que se señalaba a una persona de haber estado en un robo y ésta decía que en ese momento estaba en un evento de un colegio.

“En quince minutos lo que se hizo fue subir las imágenes que él captó con su dispositivo móvil y las descargamos. Al descargarlas pudimos comprobar con la geolocalización de esas imágenes porque tenía el GPS activado, pudimos poner  a esa persona en la fecha y hora que él decía donde estaba. No estaba cometiendo ese delito que lo inculpaba”.

De esta manera se aceleran los tiempos de las diferentes investigaciones.

 “Totalmente, eso es lo que estamos logrando. Hay un dato que no se sabe si está en la nube o no y nosotros lo chequeamos en el instante Mucha gente desconoce que se le está subiendo la información. Su dispositivo está configurado para que por ejemplo  a las 3 de la mañana suba el backup a la nube”.

Al respecto Nilles amplió “Muchos no saben, sacan fotos y las fotos van subiendo al Google fotos y así con un montón de cosas. Hoy por hoy casi la mayoría de las aplicaciones tienen un respaldo en la nube y uno no lo sabe y se puede acceder”.

Semprini destacó además que con la primera instancia de obtener un número de teléfono “cuando oficiás a la compañía ésta te dice que ese número está asociado con este dispositivo móvil. te dice que tiene un e-mail que está asociado a un por ejemplo J7. Cuando vayamos a allanar ya tenemos ese dato y vamos a buscar ese dispositivo. El gran problema que teníamos era que se traían quince teléfonos y quieras o no los tenés que analizar. Hoy ya tratar de acotarnos al dispositivo del que vamos a obtener la información”.

A su vez aclaró que el trabajo no es con la prueba original sin que se hacen imágenes forenses de esos dispositivos “y se trabaja con la copia resguardando la integridad del dispositivo original”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Cibercrimen: desde la pornografía infantil hasta las estafas

El crecimiento de estos delitos asusta pero a la vez se están implementando más sistemas para atacar al problema y sus responsables.

Por Mariano Herrera

mherrera@noticiasnet.net

Gastón Semprini y Gerardo Nilles son licenciados en Sistemas, trabajan en el Departamento de Informática Forense del Poder Judicial de Río Negro y recibieron a Noticias de la Costa porque ellos cumplen una muy importante función ya que son parte importante del combate contra los delitos informáticos también conocidos por la denominación cibercrimen.

Este tipo de delitos se llevan a cabo mediante un dispositivo móvil como una computadora  o un teléfono celular y a partir de ellos se pueden generar estafas, tenencia y distribución de pornografía infantil, acoso y amenazas entre otros. “Y a través de algún medio como redes sociales o algún tipo de comunicaciones como correo electrónico o phishing, lo que hacen es captar a individuos y llevarlos a cometer algún acto que les genere alguna estafa por ejemplo”, señaló Semprini.

En el caso del grooming, es decir, el acoso de un mayor a un niño, niña o adolescente, el delincuente en la relación que genera con la víctima, puede obtener datos de contacto, algún video o imágenes “Ya después lo empieza a hostigar de tal forma que ya se hace como una pelota más grande.

Proporciona imágenes que pueden ser utilizadas propiamente para una distribución de pornografía infantil. Puede ser que la persona, el adulto, no se encuentre en la ciudad de origen pero sí obtenga esas imágenes y las pueda compartir con otras personas. Eso lo lleva a la distribución de la pornografía infantil. O también puede el delito del grooming llevarlo a un abuso sexual porque lleva a encontrarse con la víctima y por ahí generar delitos contra la integridad sexual”.

Es decir, a partir de un delito se pueden generar otros relacionados con el primero.

Semprini recordó que el Superior Tribunal de Justicia difundió un video para comunicar sobre grooming “Teníamos bastantes casos en Río Negro entonces es para concientizar también a los padres de cómo llevar el tema con sus hijos. Dábamos algunos casos concretos como por ejemplo tener herramientas de control parentales, poner una hora específica para chatear, comunicarse, tener visibles los dispositivos y que no estén en las habitaciones”.

Niles comentó que se trata de un delito que puede atacarse desde la prevención “Uno como padre dice que “el nene sabe más de tecnología que yo, maneja el celular desde que tiene dos años”. Bueno, lo mismo un nene sabe caminar al año pero no por eso camina solo por la calle. Esto es lo mismo, uno como padre tiene que acompañar y saber cuál es la actividad de su hijo”.

El combate a la pornografía infantil

 Enfocándonos específicamente en un grave delito como es la tenencia o distribución de pornografía infantil, Semprini explicó que las denuncias se concentran en Capital Federal y de ahí se deriva a cada provincia “Hacemos una investigación, a qué domicilio pertenece ese IP público y se allana y se secuestran los dispositivos que pueden estar  asociados a ese tipo de delitos. No llevamos un dispositivo Nokia 1100 que no tiene conexión a Internet. Si estamos investigando la distribución o divulgación de pornografía infantil, no nos vamos a llevar un dispositivo que no tenga relación. Una vez que nos llegan los dispositivos, ahí se aplican diferentes técnicas y herramientas que posibilitan detectar imágenes con pornografía infantil. Tenemos ya estandarizado qué tipo de procedimiento debemos llevar adelante. Hacemos una disminución y obtención de las imágenes específicas de pornografía infantil. Comparamos con bases de datos mundiales, se hacen bastantes procedimientos para obtener esa prueba”.

Consultado sobre si este delito tiene mucha presencia en la provincia, respondió “De pornografía infantil tenemos mucho. La gente ni se imagina pero tenemos bastante. Puede pasar que arrancamos con un grooming porque fue la mamá  a denunciarlo, lo denunciamos, vamos al domicilio del presunto autor y nos encontramos con que esa persona tiene y ha distribuido pornografía infantil. Entonces ya se le imputa otro tipo de delitos”.

Semprini señaló que actualmente hay más facilidades ya que la tenencia se considera delito “Ahora para nosotros es más fácil porque antes lo que teníamos que demostrar era la distribución. La distribución muchas veces era muy difícil porque hay veces que subían esa pornografía infantil a un correo electrónico por ejemplo y lo que divulgaban era el usuario y la contraseña. Hoy directamente con la tenencia ya imputás a la persona”.

La nube como evidencia

Hace pocos días, el Superior Tribunal de Justicia dispuso mediante Acordada, los estándares para la preservación de toda evidencia digital almacenada en la nube.

“Nos ha posibilitado obtener evidencia que realmente la han subido de un dispositivo móvil a la nube. Nosotros con sus credenciales, con su usuario y su contraseña, accedemos a esa evidencia y la descargamos con herramientas forenses”, dijo Semprini y agregó que todo tiene un procedimiento llevado a cabo para obtener esa evidencia y que se realiza en un marco legal.

“Lo bueno de eso es que denuncias que pueden realizarse en otro lugar de Río Negro, nosotros en diez o quince minutos nos hacemos de esa evidencia.

En el grooming, si la víctima ha eliminado conversaciones con el groomer, con un backup que la víctima haya realizado de su Whatsapp, podemos descargarlo y obtener esa comunicación que hacía dos días había borrado. Y todavía no estamos analizando el dispositivo, simplemente lo que hicimos es obtener esa evidencia que está almacenada en la nube”.

Ha sucedido, contó Semprini, un caso en el que se señalaba a una persona de haber estado en un robo y ésta decía que en ese momento estaba en un evento de un colegio.

“En quince minutos lo que se hizo fue subir las imágenes que él captó con su dispositivo móvil y las descargamos. Al descargarlas pudimos comprobar con la geolocalización de esas imágenes porque tenía el GPS activado, pudimos poner  a esa persona en la fecha y hora que él decía donde estaba. No estaba cometiendo ese delito que lo inculpaba”.

De esta manera se aceleran los tiempos de las diferentes investigaciones.

 “Totalmente, eso es lo que estamos logrando. Hay un dato que no se sabe si está en la nube o no y nosotros lo chequeamos en el instante Mucha gente desconoce que se le está subiendo la información. Su dispositivo está configurado para que por ejemplo  a las 3 de la mañana suba el backup a la nube”.

Al respecto Nilles amplió “Muchos no saben, sacan fotos y las fotos van subiendo al Google fotos y así con un montón de cosas. Hoy por hoy casi la mayoría de las aplicaciones tienen un respaldo en la nube y uno no lo sabe y se puede acceder”.

Semprini destacó además que con la primera instancia de obtener un número de teléfono “cuando oficiás a la compañía ésta te dice que ese número está asociado con este dispositivo móvil. te dice que tiene un e-mail que está asociado a un por ejemplo J7. Cuando vayamos a allanar ya tenemos ese dato y vamos a buscar ese dispositivo. El gran problema que teníamos era que se traían quince teléfonos y quieras o no los tenés que analizar. Hoy ya tratar de acotarnos al dispositivo del que vamos a obtener la información”.

A su vez aclaró que el trabajo no es con la prueba original sin que se hacen imágenes forenses de esos dispositivos “y se trabaja con la copia resguardando la integridad del dispositivo original”.

Cibercrimen: desde la pornografía infantil hasta las estafas

Logín