noticiasnet.com.ar La ciencia justifica por qué no te gusta madrugar
-1°

La ciencia justifica por qué no te gusta madrugar

En la dinámica del sueño hay 2 tipos de personas: alondras y búhos. Descubrí cual sos y de qué forma el sueño interviene

 

Cuando suena el despertador hay tres tipos de personas: las que se despiertan como si ya hubiesen tomados dos cafés, las que lo hacen a su ritmo pero sin pausa y a las que les cuesta un mundo levantarse y hasta media mañana no están despiertos. ¿Por qué ocurre ese cansancio?

 

En el Centro de Medicina del Sueño de la Universidad de California dividen a la gente entre alondras y búhos. Según sus estudios, existen las personas de la mañana y de la tarde, por lo que eso también influye en nuestra predisposición para encarar actividades.  Hay quienes se concentran mejor por las mañanas y otros por las noches. No es un hábito, son así y la culpa es del ritmo circadiano.

 

Este ritmo toma forma en el núcleo supraquiasmático, una región del cerebro con más de 20.000 células nerviosas que se encargan de mantener el cuerpo a su velocidad habitual y controlar detalles como la digestión de los alimentos, el nivel hormonal o los ritmos de sueño.

 

Según el Centro de Medicina del Sueño de la Universidad de California, las personas alondra viven en “fase avanzada” y se cansan antes según pasa el día; los búhos, al contrario, no se sienten cansados hasta bien llegada la noche. Aunque estas características también van unidas a la edad: los ancianos son más alondras y los jóvenes búhos.

 

¿Se puede cambiar esto? un poco, pero no es tan fácil. Aunque con la edad va cambiando el ritmo vital de las personas, se puede forzar mediante un esfuerzo diario.

 

Foto: web

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

La ciencia justifica por qué no te gusta madrugar

En la dinámica del sueño hay 2 tipos de personas: alondras y búhos. Descubrí cual sos y de qué forma el sueño interviene

 

Cuando suena el despertador hay tres tipos de personas: las que se despiertan como si ya hubiesen tomados dos cafés, las que lo hacen a su ritmo pero sin pausa y a las que les cuesta un mundo levantarse y hasta media mañana no están despiertos. ¿Por qué ocurre ese cansancio?

 

En el Centro de Medicina del Sueño de la Universidad de California dividen a la gente entre alondras y búhos. Según sus estudios, existen las personas de la mañana y de la tarde, por lo que eso también influye en nuestra predisposición para encarar actividades.  Hay quienes se concentran mejor por las mañanas y otros por las noches. No es un hábito, son así y la culpa es del ritmo circadiano.

 

Este ritmo toma forma en el núcleo supraquiasmático, una región del cerebro con más de 20.000 células nerviosas que se encargan de mantener el cuerpo a su velocidad habitual y controlar detalles como la digestión de los alimentos, el nivel hormonal o los ritmos de sueño.

 

Según el Centro de Medicina del Sueño de la Universidad de California, las personas alondra viven en “fase avanzada” y se cansan antes según pasa el día; los búhos, al contrario, no se sienten cansados hasta bien llegada la noche. Aunque estas características también van unidas a la edad: los ancianos son más alondras y los jóvenes búhos.

 

¿Se puede cambiar esto? un poco, pero no es tan fácil. Aunque con la edad va cambiando el ritmo vital de las personas, se puede forzar mediante un esfuerzo diario.

 

Foto: web

La ciencia justifica por qué no te gusta madrugar

Logín