noticiasnet.com.ar La puesta en valor del hospital Zatti avanza considerablemente y se espera el resonador

20° VIEDMA
23 SEP 2019

Pronóstico Extendido

Hoy
Parcialmente nublado
MIN
22°
MAX
Mañana
Parcialmente nublado
11°
MIN
20°
MAX
VER PRONÓSTICO
105.5mhz | En Vivo 24hs
20°

La puesta en valor del hospital Zatti avanza considerablemente y se espera el resonador

Silvano Rosso

Por Silvano Eric Rosso 
srosso@noticiasnet.net 
Fotos: Daniel Iriarte 

Con un considerable atraso respecto de los plazos iniciales, pero con la seguridad que en pocos días más se habilitarán nuevos e importantes servicios para la salud, avanzan las obras que ponen en valor al Hospital Regional Artémides Zatti. 

Estos trabajos estaban pensados desde hace mucho tiempo, pero imprevistos con la primera de las empresas contratadas generó trastornos administrativos y una demora cuantiosa en la puesta en marcha de las ampliaciones y refacciones del nosocomio capitalino. 

Precisamente estás refacciones permitirán que el hospital cuente por primera vez con un resonador magnético. 

Su instalación permitirá además un ahorro económico importante y evitará que los pacientes deban trasladarse varios kilómetros para realizarse los estudios que permite un aparato de esta complejidad.

El hospital Artemides Zatti lleva ya 74 años en pie, y desde su fundación, en diciembre de 1945, no han sido muchas las intervenciones que se le han efectuado para modificar y mejorar notablemente la prestación de sus servicios, y aumentar los beneficios para los ciudadanos. 

Los cálculos más optimistas dan cuenta que en aproximadamente 45 días el resonador estará colocado y funcionando en el hospital de la ciudad. 

Pero para ello es necesario culminar varias de las obras que están muy avanzadas, para permitir desocupar espacios y trasladar servicios a las nuevas sedes, de modo de poder concentrarse solamente en el lugar donde se colocará este aparato. 

Trabajos
La inversión del Estado provincial para avanzar en varias obras que requiere el hospital, supera los 32 millones y medio de pesos. Debe aclararse que una empresa había iniciado los trabajos, pero su contrato fue rescindido.  

Las obras comprenden la terminación de los trabajos inconclusos de ampliación de los sectores de comedor,  acceso a consultorios externos, cardiología y administración en la planta alta, además de la refacción y refuncionalización de distintos espacios en planta baja y planta alta del  hospital.

Las obras permiten, en la intersección de calle Rivadavia y Guido, un nuevo acceso a los Consultorios Externos.
También se ampliará la sala de espera a los mismos, y en la actualidad, se reorganizan oficinas que funcionan en el espacio destinado para la futura Sala de Resonador y sus correspondientes espacios de apoyo.

Además, también terminadas están las obras del nuevo sector de Cardiología. 

Terminada está la obra del nuevo Comedor de Personal.  Y el espacio existente liberado por dicha función se refaccionará de manera tal de albergar la Sala de Endoscopía y sus locales de servicio. 

En planta alta, hacia el interior del conjunto, se ejecutarán las terminaciones de ampliación por obras inconclusas, del sector de Dirección del Hospital y la circulación interna del área, generando un espacio estanco de espera con acceso directo a la nueva Escalera de evacuación de Emergencias. 

A nivel general del hospital, se interviene en las cubiertas de tejas existentes en los sectores de Anatomía Patológica y Cocina – Lavadero. Se ejecuta el recambio de las mismas, reemplazando las existentes por cubiertas de chapa, sustituyendo los cielorrasos dañados y reparando aquellos en mal estado.

Asimismo, se interviene a nivel estructural en diversos sectores del edificio actual, reemplazando la estructura provisoria de sostén del tomógrafo colocado hace poco más de dos años, reparando fisuras en mamposterías y reemplazando aislaciones deterioradas de las  cubiertas. 

Finalmente, se realizan trabajos en el exterior, como ejecución de contrapisos, veredas perimetrales, rampa de acceso, cartelería de identificación y todos aquellos trabajos que complementen la relación entre el edificio existente y la obra nueva, considerando su implantación urbana e imagen actual.

Cabe recordar que dentro de este paquete de obras, se incluye el nuevo vacunatorio, ya finalizado, inaugurado y en funcionamiento, del hospital Artémides Zatti.

Se encuentra implantado sobre calle Alberdi, entre Rivadavia y Tucumán, de manera independiente en relación al edificio del hospital propiamente dicho, contado con acceso , sala de espera,  baños públicos, sala datención al público, sala de vaucnaciión, cámara frigorífica y sede de administración.

También se realizó en el sector de Servicios Generales la colocación de un nuevo equipo de suministro energético de emergencia, el cual abastece tanto al vacunatorio como al hospital en general.

Reparaciones y ampliaciones históricas
El hospital Artemides Zatti lleva ya 74 años en pie, y desde su fundación, en diciembre de 1945, no han sido muchas las intervenciones que se le han efectuado para modificar y mejorar notablemente la prestación de sus servicios, y aumentar los beneficios para los ciudadanos. 

Fue inaugurado con la disponibilidad de más de 60 camas, y recién en 2001 y gracias a una de las más importantes obras de ampliación y refacción que se llevaron a cabo a lo largo de su historia, sí alcanzaron las 85 camas. 

El 9 de diciembre de 1945 se inauguró el Hospital Común Regional Don Francisco de Viedma, que tuvo como primer director al doctor Antonio Sussini. Recién en 1979, adoptó su actual nombre en homenaje al enfermero santo de la Patagonia: "Hospital Regional Artémides Zatti".

En la actualidad, y más allá que ese número aumentó sensiblemente, la capacidad de alojamiento para pacientes que requieren su permanencia dentro del nosocomio, sigue siendo escasa. 

Es que el hospital además de atender la creciente demanda de salud de la capital provincial, es cabecera en la región, y recibe pacientes de localidades como San Antonio, Valcheta y otras de la línea Sur rionegrina. 

Algo de historia 
Avanzada la década del 40, en Viedma solo funcionaba el hospital San José, cuya dirección durante décadas estuvo a cargo del salesiano coadjutor don Artémides Zatti. 

Con una ciudad en crecimiento y con una demanda aún mayor de atención de la salud, en 1942 se inició la construcción de un nuevo hospital para la ciudad capital. 

Fue gracias a la llegada de fondos del gobierno nacional, que fueron gestionados por el entonces gobernador provincial Adalberto Pagano. 

El 9 de diciembre de 1945, bajo la gobernación del Coronel (R) D. Rodolfo Lebrero, se inauguró oficialmente el Hospital Común Regional Don Francisco de Viedma, que tuvo como primer director al doctor Antonio Sussini. 

Recién en 1979, y al conmemorarse el bicentenario de la fundación de Viedma y Carmen de Patagones, el nosocomio adoptó su actual nombre en homenaje al enfermero santo de la Patagonia: "Hospital Regional Artémides Zatti". 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

La puesta en valor del hospital Zatti avanza considerablemente y se espera el resonador

Por Silvano Eric Rosso 
srosso@noticiasnet.net 
Fotos: Daniel Iriarte 

Con un considerable atraso respecto de los plazos iniciales, pero con la seguridad que en pocos días más se habilitarán nuevos e importantes servicios para la salud, avanzan las obras que ponen en valor al Hospital Regional Artémides Zatti. 

Estos trabajos estaban pensados desde hace mucho tiempo, pero imprevistos con la primera de las empresas contratadas generó trastornos administrativos y una demora cuantiosa en la puesta en marcha de las ampliaciones y refacciones del nosocomio capitalino. 

Precisamente estás refacciones permitirán que el hospital cuente por primera vez con un resonador magnético. 

Su instalación permitirá además un ahorro económico importante y evitará que los pacientes deban trasladarse varios kilómetros para realizarse los estudios que permite un aparato de esta complejidad.

El hospital Artemides Zatti lleva ya 74 años en pie, y desde su fundación, en diciembre de 1945, no han sido muchas las intervenciones que se le han efectuado para modificar y mejorar notablemente la prestación de sus servicios, y aumentar los beneficios para los ciudadanos. 

Los cálculos más optimistas dan cuenta que en aproximadamente 45 días el resonador estará colocado y funcionando en el hospital de la ciudad. 

Pero para ello es necesario culminar varias de las obras que están muy avanzadas, para permitir desocupar espacios y trasladar servicios a las nuevas sedes, de modo de poder concentrarse solamente en el lugar donde se colocará este aparato. 

Trabajos
La inversión del Estado provincial para avanzar en varias obras que requiere el hospital, supera los 32 millones y medio de pesos. Debe aclararse que una empresa había iniciado los trabajos, pero su contrato fue rescindido.  

Las obras comprenden la terminación de los trabajos inconclusos de ampliación de los sectores de comedor,  acceso a consultorios externos, cardiología y administración en la planta alta, además de la refacción y refuncionalización de distintos espacios en planta baja y planta alta del  hospital.

Las obras permiten, en la intersección de calle Rivadavia y Guido, un nuevo acceso a los Consultorios Externos.
También se ampliará la sala de espera a los mismos, y en la actualidad, se reorganizan oficinas que funcionan en el espacio destinado para la futura Sala de Resonador y sus correspondientes espacios de apoyo.

Además, también terminadas están las obras del nuevo sector de Cardiología. 

Terminada está la obra del nuevo Comedor de Personal.  Y el espacio existente liberado por dicha función se refaccionará de manera tal de albergar la Sala de Endoscopía y sus locales de servicio. 

En planta alta, hacia el interior del conjunto, se ejecutarán las terminaciones de ampliación por obras inconclusas, del sector de Dirección del Hospital y la circulación interna del área, generando un espacio estanco de espera con acceso directo a la nueva Escalera de evacuación de Emergencias. 

A nivel general del hospital, se interviene en las cubiertas de tejas existentes en los sectores de Anatomía Patológica y Cocina – Lavadero. Se ejecuta el recambio de las mismas, reemplazando las existentes por cubiertas de chapa, sustituyendo los cielorrasos dañados y reparando aquellos en mal estado.

Asimismo, se interviene a nivel estructural en diversos sectores del edificio actual, reemplazando la estructura provisoria de sostén del tomógrafo colocado hace poco más de dos años, reparando fisuras en mamposterías y reemplazando aislaciones deterioradas de las  cubiertas. 

Finalmente, se realizan trabajos en el exterior, como ejecución de contrapisos, veredas perimetrales, rampa de acceso, cartelería de identificación y todos aquellos trabajos que complementen la relación entre el edificio existente y la obra nueva, considerando su implantación urbana e imagen actual.

Cabe recordar que dentro de este paquete de obras, se incluye el nuevo vacunatorio, ya finalizado, inaugurado y en funcionamiento, del hospital Artémides Zatti.

Se encuentra implantado sobre calle Alberdi, entre Rivadavia y Tucumán, de manera independiente en relación al edificio del hospital propiamente dicho, contado con acceso , sala de espera,  baños públicos, sala datención al público, sala de vaucnaciión, cámara frigorífica y sede de administración.

También se realizó en el sector de Servicios Generales la colocación de un nuevo equipo de suministro energético de emergencia, el cual abastece tanto al vacunatorio como al hospital en general.

Reparaciones y ampliaciones históricas
El hospital Artemides Zatti lleva ya 74 años en pie, y desde su fundación, en diciembre de 1945, no han sido muchas las intervenciones que se le han efectuado para modificar y mejorar notablemente la prestación de sus servicios, y aumentar los beneficios para los ciudadanos. 

Fue inaugurado con la disponibilidad de más de 60 camas, y recién en 2001 y gracias a una de las más importantes obras de ampliación y refacción que se llevaron a cabo a lo largo de su historia, sí alcanzaron las 85 camas. 

El 9 de diciembre de 1945 se inauguró el Hospital Común Regional Don Francisco de Viedma, que tuvo como primer director al doctor Antonio Sussini. Recién en 1979, adoptó su actual nombre en homenaje al enfermero santo de la Patagonia: "Hospital Regional Artémides Zatti".

En la actualidad, y más allá que ese número aumentó sensiblemente, la capacidad de alojamiento para pacientes que requieren su permanencia dentro del nosocomio, sigue siendo escasa. 

Es que el hospital además de atender la creciente demanda de salud de la capital provincial, es cabecera en la región, y recibe pacientes de localidades como San Antonio, Valcheta y otras de la línea Sur rionegrina. 

Algo de historia 
Avanzada la década del 40, en Viedma solo funcionaba el hospital San José, cuya dirección durante décadas estuvo a cargo del salesiano coadjutor don Artémides Zatti. 

Con una ciudad en crecimiento y con una demanda aún mayor de atención de la salud, en 1942 se inició la construcción de un nuevo hospital para la ciudad capital. 

Fue gracias a la llegada de fondos del gobierno nacional, que fueron gestionados por el entonces gobernador provincial Adalberto Pagano. 

El 9 de diciembre de 1945, bajo la gobernación del Coronel (R) D. Rodolfo Lebrero, se inauguró oficialmente el Hospital Común Regional Don Francisco de Viedma, que tuvo como primer director al doctor Antonio Sussini. 

Recién en 1979, y al conmemorarse el bicentenario de la fundación de Viedma y Carmen de Patagones, el nosocomio adoptó su actual nombre en homenaje al enfermero santo de la Patagonia: "Hospital Regional Artémides Zatti". 

La puesta en valor del hospital Zatti avanza considerablemente y se espera el resonador

Logín