noticiasnet.com.ar Vestite de héroe: donar sangre salva vidas

VIEDMA
05 JUN 2020

Pronóstico Extendido

Hoy
Parcialmente nublado
MIN
16°
MAX
Mañana
Nublado
MIN
17°
MAX
VER PRONÓSTICO
105.5mhz | En Vivo 24hs

Vestite de héroe: donar sangre salva vidas

Fernando Manrique

Nueve de cada diez personas necesitan una transfusión a lo largo de su existencia. Las plaquetas que se fraccionan duran cinco días y allí radica la necesidad de que haya voluntarios permanentemente.

Por Fernando Manrique

fmanrique@noticiasnet.net

Muchas veces miramos la definición de un partido de fútbol, de una carrera de autos o de cualquier deporte y les decimos a los protagonistas que hoy se pueden convertir en héroes. Esa frase quedó estampada desde aquella semifinal de Brasil 2014 en la que el experimentado Javier Mascherano alentó al arquero Sergio Romero en la tanda de penales con Holanda.

Esos son resultados deportivos en los que se puede ganar o perder, pero ¿sabías que vos realmente podés convertirte en héroe con una pequeña acción? ¿Cuál? Donando sangre.

Es que todos los días hay pacientes que necesitan transfusiones de sangre para sobrellevar una enfermedad, reponerse de una cirugía o por equis situaciones. El problema es que la sangre debe estar en constante reposición, pues las plaquetas que es uno de sus componentes, se vencen a los cinco días.

Una persona puede donar sangre una vez cada tres meses, por lo que es de vital importancia que se incremente el número de donantes voluntarios.

La acción de donar sangre dura unos pocos minutos y sencillamente puede salvar vidas. Muchas veces se llega a entender esta situación cuando tenemos a un familiar o a un amigo en una camilla. En realidad se estima que nueve de cada diez personas requerirán al menos una transfusión a lo largo de su vida, lo que representa un altísimo porcentaje de que nosotros en algún momento estemos a la espera de una donación.

Transfusiones todos los días

Dialogamos con la técnica de Hemoterapia del Hospital Artémides Zatti, Romina Elorza, para saber más precisiones sobre las donaciones.

Elorza explicó al respecto: “Es importantísimo para el hospital y para toda la población que haya donantes voluntarios, porque es mucho más segura la sangre de un voluntario que la de uno de reposición. Si uno dona para un familiar bajo presión o porque el familiar está muy grave puede omitir algunos detalles de la encuesta que nosotros hacemos y eso genera un riesgo en la utilización de esa sangre. El donante voluntario habitual está educado para donar sangre, sabe los requisitos y además viene sin ninguna presión”.

Agregó del mismo modo: “Hay muchísimas transfusiones diarias, no solamente en algún accidente grave se trasfunde sangre, hay muchas patologías como las oncológicas que reciben transfusiones periódicas y toda esa gente necesita tener familiares o amigos que repongan la sangre”.

La unidad de sangre que se saca es de casi medio litro, pero nunca se transfunde tal cual sino que se fracciona en glóbulos rojos, plasma y plaquetas. Esos tres hemocomponentes se trasfunden por separado y depende de la necesidad de los pacientes.

Los glóbulos rojos se mantienen en la heladera a 4 grados centígrados y lo máximo que duran son 42 días con el anticoagulante que se usa en el Zatti, mientras que el plasma se frisa en una heladera especial y allí perdura un año. La necesidad de reponer la sangre constantemente radica en las plaquetas, que sirven para bloquear los sangrados y duran sólo cinco días en constante movimiento.

Elorza comentó en esa línea: “El trabajo de Hemoterapia es un trabajo bastante irregular en el que dependemos mucho de las urgencias, mantenemos un stock de transfusiones periódicas y cuando hay un accidente grave se nos dificulta poder abastecer esa demanda más las de otros pacientes que necesitan transfusiones todos los días. Hay momentos críticos y salimos a pedirle a toda la población que siempre está presente en momentos de urgencia”.

La compatibilidad de los grupos sanguíneos también tiene sus complicaciones, dado que los positivos son los más comunes, pero escasean quienes portan sangre negativa.

 Por ello, crearon un club de negativos “para que cuando uno necesite el resto le pueda donar porque muchas veces se donaba sangre de donantes negativos y esa sangre quedaba en la heladera, en ese mes capaz que no había ningún paciente que la requiera y se terminaba descartando. Entonces, lo que hacemos ahora con el club de negativos es que cuando se interna un paciente que requiera sangre y es negativo se llama al resto para que recién ahí donen”.

Otra opción que suma adeptos son las colectas en los barrios, donde la gente se siente más cómoda.

Cuestión de minutos

Como decíamos al principio, nueve de cada diez personas algún día necesitarán sangre por una cirugía menor, por una de alta complejidad o por alguna enfermedad.

La experta precisó así: “Toda esa sangre hay que obtenerla de algún lugar, todos sabemos que la sangre es irreemplazable, que no se puede comprar, que no es una medicación que uno puede salir a buscar, que sólo se obtiene de la gente que vaya a donar sangre voluntariamente o por reposición”.

Para donar no se necesita sacar turnos, solamente hay que concurrir al hospital de lunes a viernes de 8.30 a 11, y la extracción dura no más de 15 minutos.

Hasta hoy el número de donantes ha sido de 600 y el paso de las personas es irregular: a veces hay decenas de donantes y otros días no va nadie.

Los requisitos son tener entre 18 y 65 años, pesar más de 50 kilos, hidratarse bien, ingerir mate, te, café, jugos o líquidos y no sólidos y no haber tenido ninguna enfermedad de transmisión sanguínea.

Es necesario además no haber tenido una cirugía ni haberse hecho tatuajes en el último año ni haber tomado medicamentos los días previos.

Una vez culminada la donación, se entrega un certificado para justificar las salidas laborales, al tiempo que se aclaró que el horario fijado tiene que ver con que el análisis de la sangre para conocer la serología demanda varias horas.

Cordón umbilical y médula ósea

En otro orden, nuestro hospital ostenta el título de ser el único nosocomio público en realizar colectas de sangre de cordón umbilical, que se deriva al banco del INCUCAI y de allí pasa al Hospital Garrahan.

La técnica expresó en esa línea: “Es todo un proceso coordinado con el INCUCAI, la muestra sanguínea se debe transportar con mucho cuidado así que cuando hay una colecta de cordón hay una movida importante”.

“Esto ayuda a personas que puedan tener leucemia o que necesiten un trasplante de médula. Las células hematopoyéticas son células madres que sirven para enfermedades de este tipo”, completó.

En términos porcentuales, ya se hicieron 37 colectas desde principios de este año y sin dudas que este hecho le ha salvado la vida a decenas de pequeños luchadores.

Además, Marcelo Vidal quien es jefe de Hemoterapia, le adelantó a Noticias que el próximo mes van a marcar un nuevo hito, pues ya están aprobados como banco de sangre de médula ósea.

Puntualizó en ese aspecto: “Estamos esperando la capacitación que va a ser en el transcurso de este mes y a partir de ahí vamos a tomar una muestra y se mandará a un banco general mundial donde si aparece un genotipo parecido al tuyo se te convocará para que dones médula para el paciente que lo necesite. Esto se da en los casos donde vos no tenés familiares que coincidan genéticamente con vos y no tenés dadores. Se busca a ese mellizo que se dice que tenemos en el mundo”.

“Allí cerraríamos el círculo, porque ya tenemos colectas de sangre de cordón umbilical, sangre de médula, tenemos una máquina aféresis con cuatro tipo de componentes y se va cerrando el círculo”, remarcó.

Elorza respaldó lo dicho y contó: “Lo importante es que todos estemos en esa base de datos, cuanto más donantes haya será más fácil encontrar al genotipo compatible porque no es fácil encontrar la compatibilidad de médula ósea y eso puede salvar una vida. Entonces, los que más podamos cargar en esa base de datos va a ser importantísimo”.

Sin más que decir, lo importante es que nuestra comunidad ya acepte a las donaciones de sangre como un hábito, que todos los vecinos que están aptos para sacarse sangre lo hagan cada tres meses o al menos dos veces al año.

Si todos donáramos sangre una vez cada seis meses, el banco tendría stock para toda la población de Viedma y la zona. Como dice el dicho, hoy por ti y mañana por mí.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Vestite de héroe: donar sangre salva vidas

Nueve de cada diez personas necesitan una transfusión a lo largo de su existencia. Las plaquetas que se fraccionan duran cinco días y allí radica la necesidad de que haya voluntarios permanentemente.

Por Fernando Manrique

fmanrique@noticiasnet.net

Muchas veces miramos la definición de un partido de fútbol, de una carrera de autos o de cualquier deporte y les decimos a los protagonistas que hoy se pueden convertir en héroes. Esa frase quedó estampada desde aquella semifinal de Brasil 2014 en la que el experimentado Javier Mascherano alentó al arquero Sergio Romero en la tanda de penales con Holanda.

Esos son resultados deportivos en los que se puede ganar o perder, pero ¿sabías que vos realmente podés convertirte en héroe con una pequeña acción? ¿Cuál? Donando sangre.

Es que todos los días hay pacientes que necesitan transfusiones de sangre para sobrellevar una enfermedad, reponerse de una cirugía o por equis situaciones. El problema es que la sangre debe estar en constante reposición, pues las plaquetas que es uno de sus componentes, se vencen a los cinco días.

Una persona puede donar sangre una vez cada tres meses, por lo que es de vital importancia que se incremente el número de donantes voluntarios.

La acción de donar sangre dura unos pocos minutos y sencillamente puede salvar vidas. Muchas veces se llega a entender esta situación cuando tenemos a un familiar o a un amigo en una camilla. En realidad se estima que nueve de cada diez personas requerirán al menos una transfusión a lo largo de su vida, lo que representa un altísimo porcentaje de que nosotros en algún momento estemos a la espera de una donación.

Transfusiones todos los días

Dialogamos con la técnica de Hemoterapia del Hospital Artémides Zatti, Romina Elorza, para saber más precisiones sobre las donaciones.

Elorza explicó al respecto: “Es importantísimo para el hospital y para toda la población que haya donantes voluntarios, porque es mucho más segura la sangre de un voluntario que la de uno de reposición. Si uno dona para un familiar bajo presión o porque el familiar está muy grave puede omitir algunos detalles de la encuesta que nosotros hacemos y eso genera un riesgo en la utilización de esa sangre. El donante voluntario habitual está educado para donar sangre, sabe los requisitos y además viene sin ninguna presión”.

Agregó del mismo modo: “Hay muchísimas transfusiones diarias, no solamente en algún accidente grave se trasfunde sangre, hay muchas patologías como las oncológicas que reciben transfusiones periódicas y toda esa gente necesita tener familiares o amigos que repongan la sangre”.

La unidad de sangre que se saca es de casi medio litro, pero nunca se transfunde tal cual sino que se fracciona en glóbulos rojos, plasma y plaquetas. Esos tres hemocomponentes se trasfunden por separado y depende de la necesidad de los pacientes.

Los glóbulos rojos se mantienen en la heladera a 4 grados centígrados y lo máximo que duran son 42 días con el anticoagulante que se usa en el Zatti, mientras que el plasma se frisa en una heladera especial y allí perdura un año. La necesidad de reponer la sangre constantemente radica en las plaquetas, que sirven para bloquear los sangrados y duran sólo cinco días en constante movimiento.

Elorza comentó en esa línea: “El trabajo de Hemoterapia es un trabajo bastante irregular en el que dependemos mucho de las urgencias, mantenemos un stock de transfusiones periódicas y cuando hay un accidente grave se nos dificulta poder abastecer esa demanda más las de otros pacientes que necesitan transfusiones todos los días. Hay momentos críticos y salimos a pedirle a toda la población que siempre está presente en momentos de urgencia”.

La compatibilidad de los grupos sanguíneos también tiene sus complicaciones, dado que los positivos son los más comunes, pero escasean quienes portan sangre negativa.

 Por ello, crearon un club de negativos “para que cuando uno necesite el resto le pueda donar porque muchas veces se donaba sangre de donantes negativos y esa sangre quedaba en la heladera, en ese mes capaz que no había ningún paciente que la requiera y se terminaba descartando. Entonces, lo que hacemos ahora con el club de negativos es que cuando se interna un paciente que requiera sangre y es negativo se llama al resto para que recién ahí donen”.

Otra opción que suma adeptos son las colectas en los barrios, donde la gente se siente más cómoda.

Cuestión de minutos

Como decíamos al principio, nueve de cada diez personas algún día necesitarán sangre por una cirugía menor, por una de alta complejidad o por alguna enfermedad.

La experta precisó así: “Toda esa sangre hay que obtenerla de algún lugar, todos sabemos que la sangre es irreemplazable, que no se puede comprar, que no es una medicación que uno puede salir a buscar, que sólo se obtiene de la gente que vaya a donar sangre voluntariamente o por reposición”.

Para donar no se necesita sacar turnos, solamente hay que concurrir al hospital de lunes a viernes de 8.30 a 11, y la extracción dura no más de 15 minutos.

Hasta hoy el número de donantes ha sido de 600 y el paso de las personas es irregular: a veces hay decenas de donantes y otros días no va nadie.

Los requisitos son tener entre 18 y 65 años, pesar más de 50 kilos, hidratarse bien, ingerir mate, te, café, jugos o líquidos y no sólidos y no haber tenido ninguna enfermedad de transmisión sanguínea.

Es necesario además no haber tenido una cirugía ni haberse hecho tatuajes en el último año ni haber tomado medicamentos los días previos.

Una vez culminada la donación, se entrega un certificado para justificar las salidas laborales, al tiempo que se aclaró que el horario fijado tiene que ver con que el análisis de la sangre para conocer la serología demanda varias horas.

Cordón umbilical y médula ósea

En otro orden, nuestro hospital ostenta el título de ser el único nosocomio público en realizar colectas de sangre de cordón umbilical, que se deriva al banco del INCUCAI y de allí pasa al Hospital Garrahan.

La técnica expresó en esa línea: “Es todo un proceso coordinado con el INCUCAI, la muestra sanguínea se debe transportar con mucho cuidado así que cuando hay una colecta de cordón hay una movida importante”.

“Esto ayuda a personas que puedan tener leucemia o que necesiten un trasplante de médula. Las células hematopoyéticas son células madres que sirven para enfermedades de este tipo”, completó.

En términos porcentuales, ya se hicieron 37 colectas desde principios de este año y sin dudas que este hecho le ha salvado la vida a decenas de pequeños luchadores.

Además, Marcelo Vidal quien es jefe de Hemoterapia, le adelantó a Noticias que el próximo mes van a marcar un nuevo hito, pues ya están aprobados como banco de sangre de médula ósea.

Puntualizó en ese aspecto: “Estamos esperando la capacitación que va a ser en el transcurso de este mes y a partir de ahí vamos a tomar una muestra y se mandará a un banco general mundial donde si aparece un genotipo parecido al tuyo se te convocará para que dones médula para el paciente que lo necesite. Esto se da en los casos donde vos no tenés familiares que coincidan genéticamente con vos y no tenés dadores. Se busca a ese mellizo que se dice que tenemos en el mundo”.

“Allí cerraríamos el círculo, porque ya tenemos colectas de sangre de cordón umbilical, sangre de médula, tenemos una máquina aféresis con cuatro tipo de componentes y se va cerrando el círculo”, remarcó.

Elorza respaldó lo dicho y contó: “Lo importante es que todos estemos en esa base de datos, cuanto más donantes haya será más fácil encontrar al genotipo compatible porque no es fácil encontrar la compatibilidad de médula ósea y eso puede salvar una vida. Entonces, los que más podamos cargar en esa base de datos va a ser importantísimo”.

Sin más que decir, lo importante es que nuestra comunidad ya acepte a las donaciones de sangre como un hábito, que todos los vecinos que están aptos para sacarse sangre lo hagan cada tres meses o al menos dos veces al año.

Si todos donáramos sangre una vez cada seis meses, el banco tendría stock para toda la población de Viedma y la zona. Como dice el dicho, hoy por ti y mañana por mí.

Vestite de héroe: donar sangre salva vidas

Logín