noticiasnet.com.ar Atahualpa Martínez: a 11 años del crimen la justicia sigue siendo la gran ausente

20° VIEDMA
23 SEP 2019

Pronóstico Extendido

Hoy
Parcialmente nublado
MIN
22°
MAX
Mañana
Parcialmente nublado
11°
MIN
20°
MAX
VER PRONÓSTICO
105.5mhz | En Vivo 24hs
20°

Atahualpa Martínez: a 11 años del crimen la justicia sigue siendo la gran ausente

Silvano Rosso

Un nuevo aniversario del asesinato del joven Atahualpa Martínez se cumple hoy, y pese al paso del tiempo y a las muchas intervenciones que la Justicia ha hecho, el caso sigue sin resolverse. 

Son 11 los años que han pasado desde la fatídica madrugada del 15 de junio de 2008, cuando el joven fue hallado sin vida en inmediaciones de la estación transformadora de energía, frente al barrio Currú Leuvú de esta ciudad. 

Como todos los años , son los familiares los encargados recordarles a los integrantes de la comunidad que todavía hay un asesino suelto en Viedma. 
Pero este año, la lucha muestra varias particularidades. 

Ya no está Julieta. La mamá de Atahualpa, quien encarnó durante más de 10 años el pedido de justicia, y que denunció las más feroces irregularidades de la investigación, que puso nombre y apellido a quiénes imposibilitaron acercarse más a la verdad, falleció en la tarde del domingo 28 de octubre del año pasado, sin saber quién fue el asesino de su hijo. 

No descansó un segundo, a punto tal que por su lucha, su salud se vio notablemente desmejorada. 

Sin embargo, son otros familiares ahora los que recogieron el guante para continuar el reclamo y, como es costumbre, en el marco de una fría y húmeda mañana, se concretaron en la sede de la Escuela Secundaria 18, donde acudía Atahualpa, para marchar a la Justicia en procura de saber que fue lo que pasó con el joven hace 11 años atrás. 

Otra de las particularidades es que hace pocos meses, se sustanció un nuevo juicio contra los mismos acusados que hace más de cuatro años fueron absueltos por no hallarse durante el debate pruebas contundentes que justifiquen su culpabilidad. El resultado de este segundo juicio fue exactamente el mismo. 

Una tercera particularidad: En este 2019 se registró un avance sustancial en los requerimientos que la familia hizo para los funcionarios judiciales que tuvieron en su responsabilidad la investigación primaria de los acontecimientos. 

Se trata de los entonces fiscales Ricardo Falca y Daniela Zágari; y el juez de Instrucción que tuvo la causa, el doctor Carlos Reussi, quienes fueron sometidos a distintos sumarios para determinar si se produjeron, o no, irregularidades en la investigación. 

Al respecto, el Consejo de la Magistratura avanzó en definiciones y remitió los sumarios para Falca y Zágari al Procurador, y será éste, el doctor Jorge Crespo, quién decidirá si acusa o no estos dos funcionarios. 

Respecto a Reussi, cabe la posibilidad que sea sancionado por el Superior Tribunal de Justicia. 

Más particularidades 
Cómo era de preverse, a causa de la falta de pruebas concretas para inculpar el crimen a los tres acusados Felipe Carrasco, Belén Barrientos y Carlos Morales Toledo, el Tribunal de juicio resolvió por su absolución. 

Sin embargo, incluyó en el dictado de la sentencia el requerimiento al Ministerio Público Fiscal para que investigue la participación de una persona que fue nombrada en varias oportunidades, no solo en este juicio , también en el primero y en toda la sustanciación de la causa que tuvo en sus manos la entonces fiscal Daniela Zágari. 

Se trata de Leandro Mildenberger. 

Uno de los puntos centrales para la definición del Tribunal fueron las nuevas pericias realizadas sobre la campera con sangre de Atahualpa hallada en la casa de uno de los imputados. El nuevo estudio de ADN, realizado el año pasado, con la última tecnología disponible, descartó que pueda identificarse rastros genéticos de los acusados en el abrigo.

Oportunamente los acusados habían sido absueltos por un tribunal presidido por el ex juez Juan Bernardi. En esa ocasión, los estudios de ADN mostraban un posible rastro genético de uno de los imputados en la campera que contenía sangre de Atahualpa. Sin embargo, el Tribunal invalidó el procedimiento por el cual se secuestró el abrigo.

Posteriormente, el Superior Tribunal de Justicia anuló el juicio y dispuso un nuevo debate, con la prueba recolectada durante la investigación. Entre otras medidas de ampliación de prueba, las partes pidieron un nuevo estudio de ADN, teniendo en cuenta que existe una tecnología más avanzada. Ese análisis despejó dudas y determinó la imposibilidad de establecer que los rastros genéticos pertenezcan de manera indudable a alguno de los imputados. 

Carlos Mussi, Ignacio Gandolfi y Marcelo Valverde dispusieron la absolución y resolvió remitir al Ministerio Público Fiscal las actuaciones para que se analice investigar por el homicidio a Leandro Mildenberger, quien fue nombrado por varios testigos durante el debate. 

Mildenberger y el juicio político 
Tanto el inicio de la investigación contra Leandro Mildenberger como posible autor del homicidio de Atahualpa, como la acusación contra la fiscal Daniela Zágari por mal desempeño de sus funciones, tienen demoras. 

Será el Procurador Jorge Crespo quien decida si acusa o no a Zágari. Para ello pidió el expediente penal, que cuenta con más de 26 cuerpos, para analizarlo completamente y tomar una decisión al respecto. 

Sobre Mildenberger, la Fiscalía todavía no recepcionó la causa donde se menciona su participación.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Atahualpa Martínez: a 11 años del crimen la justicia sigue siendo la gran ausente

Un nuevo aniversario del asesinato del joven Atahualpa Martínez se cumple hoy, y pese al paso del tiempo y a las muchas intervenciones que la Justicia ha hecho, el caso sigue sin resolverse. 

Son 11 los años que han pasado desde la fatídica madrugada del 15 de junio de 2008, cuando el joven fue hallado sin vida en inmediaciones de la estación transformadora de energía, frente al barrio Currú Leuvú de esta ciudad. 

Como todos los años , son los familiares los encargados recordarles a los integrantes de la comunidad que todavía hay un asesino suelto en Viedma. 
Pero este año, la lucha muestra varias particularidades. 

Ya no está Julieta. La mamá de Atahualpa, quien encarnó durante más de 10 años el pedido de justicia, y que denunció las más feroces irregularidades de la investigación, que puso nombre y apellido a quiénes imposibilitaron acercarse más a la verdad, falleció en la tarde del domingo 28 de octubre del año pasado, sin saber quién fue el asesino de su hijo. 

No descansó un segundo, a punto tal que por su lucha, su salud se vio notablemente desmejorada. 

Sin embargo, son otros familiares ahora los que recogieron el guante para continuar el reclamo y, como es costumbre, en el marco de una fría y húmeda mañana, se concretaron en la sede de la Escuela Secundaria 18, donde acudía Atahualpa, para marchar a la Justicia en procura de saber que fue lo que pasó con el joven hace 11 años atrás. 

Otra de las particularidades es que hace pocos meses, se sustanció un nuevo juicio contra los mismos acusados que hace más de cuatro años fueron absueltos por no hallarse durante el debate pruebas contundentes que justifiquen su culpabilidad. El resultado de este segundo juicio fue exactamente el mismo. 

Una tercera particularidad: En este 2019 se registró un avance sustancial en los requerimientos que la familia hizo para los funcionarios judiciales que tuvieron en su responsabilidad la investigación primaria de los acontecimientos. 

Se trata de los entonces fiscales Ricardo Falca y Daniela Zágari; y el juez de Instrucción que tuvo la causa, el doctor Carlos Reussi, quienes fueron sometidos a distintos sumarios para determinar si se produjeron, o no, irregularidades en la investigación. 

Al respecto, el Consejo de la Magistratura avanzó en definiciones y remitió los sumarios para Falca y Zágari al Procurador, y será éste, el doctor Jorge Crespo, quién decidirá si acusa o no estos dos funcionarios. 

Respecto a Reussi, cabe la posibilidad que sea sancionado por el Superior Tribunal de Justicia. 

Más particularidades 
Cómo era de preverse, a causa de la falta de pruebas concretas para inculpar el crimen a los tres acusados Felipe Carrasco, Belén Barrientos y Carlos Morales Toledo, el Tribunal de juicio resolvió por su absolución. 

Sin embargo, incluyó en el dictado de la sentencia el requerimiento al Ministerio Público Fiscal para que investigue la participación de una persona que fue nombrada en varias oportunidades, no solo en este juicio , también en el primero y en toda la sustanciación de la causa que tuvo en sus manos la entonces fiscal Daniela Zágari. 

Se trata de Leandro Mildenberger. 

Uno de los puntos centrales para la definición del Tribunal fueron las nuevas pericias realizadas sobre la campera con sangre de Atahualpa hallada en la casa de uno de los imputados. El nuevo estudio de ADN, realizado el año pasado, con la última tecnología disponible, descartó que pueda identificarse rastros genéticos de los acusados en el abrigo.

Oportunamente los acusados habían sido absueltos por un tribunal presidido por el ex juez Juan Bernardi. En esa ocasión, los estudios de ADN mostraban un posible rastro genético de uno de los imputados en la campera que contenía sangre de Atahualpa. Sin embargo, el Tribunal invalidó el procedimiento por el cual se secuestró el abrigo.

Posteriormente, el Superior Tribunal de Justicia anuló el juicio y dispuso un nuevo debate, con la prueba recolectada durante la investigación. Entre otras medidas de ampliación de prueba, las partes pidieron un nuevo estudio de ADN, teniendo en cuenta que existe una tecnología más avanzada. Ese análisis despejó dudas y determinó la imposibilidad de establecer que los rastros genéticos pertenezcan de manera indudable a alguno de los imputados. 

Carlos Mussi, Ignacio Gandolfi y Marcelo Valverde dispusieron la absolución y resolvió remitir al Ministerio Público Fiscal las actuaciones para que se analice investigar por el homicidio a Leandro Mildenberger, quien fue nombrado por varios testigos durante el debate. 

Mildenberger y el juicio político 
Tanto el inicio de la investigación contra Leandro Mildenberger como posible autor del homicidio de Atahualpa, como la acusación contra la fiscal Daniela Zágari por mal desempeño de sus funciones, tienen demoras. 

Será el Procurador Jorge Crespo quien decida si acusa o no a Zágari. Para ello pidió el expediente penal, que cuenta con más de 26 cuerpos, para analizarlo completamente y tomar una decisión al respecto. 

Sobre Mildenberger, la Fiscalía todavía no recepcionó la causa donde se menciona su participación.

Atahualpa Martínez: a 11 años del crimen la justicia sigue siendo la gran ausente

Logín