noticiasnet.com.ar Tiempo de descuento

20° VIEDMA
23 SEP 2019

Pronóstico Extendido

Hoy
Parcialmente nublado
MIN
22°
MAX
Mañana
Parcialmente nublado
11°
MIN
20°
MAX
VER PRONÓSTICO
105.5mhz | En Vivo 24hs
20°

Esta semana los datos de la economía abundan. Un dólar indomable escalando por encima de los $45, los números de la pobreza, los datos de la actividad económica mostrando cierta recuperación. La economía parece ser la variable preponderante a tener en cuenta por el electorado. Pero este es un camino de doble vía. Las expectativas acerca de la elección influirán y mucho también sobre la economía y el manejo sobre ella.


En el peor de los casos, el gobierno de Macri esquilmado por los magros resultados económicos pierde capital político y expectativa con respecto a Octubre. Lo cual redundaría en una capacidad de maniobra reducida y un profundo desmejoramiento de las expectativas sobre la economía. Nuevamente, esto impactaría en su capital político. Y así en una espiral eterna de resultados negativos, y catastrófica para su gobierno. Eso justamente es lo que tiene que evitar.


Las medidas correctivas que ha tomado el gobierno son muchas. Pero con resultados poco asequibles por el electorado. Del lado de las correcciones el déficit fiscal primario desaparecerá este año según el Ministerio de Economía. Vital para no emitir más pesos y eventualmente, que el Estado deje de ser una carga elefantiásica para la económía.


En segundo lugar, el Banco Central sobrecumpliendo su objetivo de no hacer crecer la cantidad de pesos y tiene una política agresiva con respecto al programa de estabilización monetario y el manejo de la inflación. Con resultados mixtos, discretos hasta el momento. Hay que pensar que este es un plan para frenar la catástrofe, que podría ser mucho peor. Finalmente, el sector externo estaría despejado, con un tipo de cambio competitivo. Tenemos el sexto mes de balanza comercial superavitaria con US$460 millones.


Por último, ya no del lado de las reformas, la actividad económica puede haber hecho piso. Los últimos resultados del INDEC sugieren que el mismo estaría entre el cuarto trimestre de 2018 y el primero de 2019. Ahora, la recuperación se antoja muy lenta. Sacando algunos análisis como el de Ferreres que son más optimistas, se habla de números que van a rozar lo imperceptible.


Será trabajoso llevar a votos para Macri resultados tan magros en el plano económico. Cada día se conjugan las malas noticias de la conjugación de la recesión, la inflación y el apretón monetario. Los números del INDEC con respecto a la pobreza son un testimonio más de esto. Aun descontando que el plan para salir de la crisis sea el correcto, queda la interrogante acerca de si le alcanza al gobierno el capital político para llevarlo adelante. Y si no estará rifando sus posibilidades electorales en Octubre por la consecución del mismo.


La inflación y el dólar son los datos horribles de estos meses. Como decíamos, con más de tres puntos el último mes y de diez en lo que va del año. La semana que pasó se dieron los datos del INDEC con respecto a la pobreza. Son de catástrofe. Es que, si no se resuelven los problemas de fondo y se sanea la economía, la Argentina está condenada al loop eterno devaluacionista e inflacionario del subdesarrollo. Difícil que bajemos de un tercio la población pobre.


Las correcciones que se han hecho en el último tiempo son importantes, pero se antojan tardías e insuficientes. Queda preguntarnos si como sociedad hubiéramos respaldado un camino más sensato y riguroso. O si hay gran parte del electorado, acaso el que más modifica su percepción del gobierno según fluctúa el dólar, que respalda las frases voluntaristas pero no las reformas. El pulular nuevamente del ‘gran acuerdo nacional‘ o del ‘salir creciendo‘, que directamente eluden simpáticamente de donde van a salir los esfuerzos para paliar la crisis es testimonio de esto.


Entre las dos grandes deudas de Macri, se encuentran dos variables que podrían terminar truncando las posibilidades de reelección. Los números de inflación y la volatilidad cambiaria. La realidad es que ambas cosas se hallan imbricadas en muchos sentidos. Las expectativas se retroalimentan al tiempo que opacan ciertamente el efecto en el electorado que pueden llegar a tener las correcciones en cosas como el déficit fiscal, o la balanza comercial. Se antoja difícil ir a convencer al electorado con la excusa de que dieron positivos los resultados de Febrero del último EMAE, pero con una inflación del 4%.


La política, una vez más, supeditada a la economía. Es que además, la falta de certezas de una hace protagonista la otra. No solo porque hay que llenar los noticieros. Sino que también la desconfianza en la palabra, o en las frases vanas, deja a la economía con sus datos fríos como una opción válida para interpelar nuestra realidad.

 

Río Negro

Nuestra provincia ya pasó el cisma del fallo de la Corte. Dejó sabor a poco en cuanto a sus consecuencias, dadas las expectativas que había generado. El oficialismo cambió su candidato y siguió. La oposición festejó la imposibilidad impuesta a Weretilneck, dadas las grandes posibilidades que tenía de alzarse con el triunfo. La protagonista de la elección, la judicialización, deja ahora a los candidatos con sus propuestas. O la falta de ellas. Tal decisión la tomará el electorado.


La respuesta de Juntos al fallo de la Corte Suprema ha estado en consonancia con toda su estrategia. El gobernador salió a hacer su descargo en un video, ni bien se dieron a conocer las novedades. Intentando no perder un ápice de iniciativa, gran capital del oficialismo en esta elección. El discurso federalista se antoja conveniente. Los rionegrinos tenemos una historia de grandes desencuentros con el poder central. Por dar un ejemplo, aquel punto de la coparticipación que nos robaron a finales de los ochenta, principios de los noventa y nunca volvió.


Entrada la noche se dieron a conocer los reemplazantes de la fórmula actual. La candidata a gobernadora será finalmente Arabela Carreras. La actual ministra de Turismo ha cobrado mucho mayor protagonismo provincial en el último tiempo, pero tiene una dilatada carrera política en lugares más discretos, pero de alto impacto. Arrancó su carrera política con el Beto Icare, histórico intendente de la Bariloche post crisis del 2001. Un escenario donde nadie hubiera podido aburrirse. Una papa caliente, hablando coloquialmente.


Completa la fórmula el roquense Alejandro Palmieri. Más allá de la solvencia técnica del otrora ministro de economía de la provincia, está orientada su candidatura claramente a erosionar a Soria en Roca. Juntos parece apuntar con los reemplazos que hace a conformar una fórmula representativa de los gabinetes. Weretilneck decidió dejar a personas íntimamente relacionadas con la gestión. Con su gobierno. Esta semana será clave. Pocas campañas recordamos tan cortas en la historia de nuestra provincia. No sólo por lo temprano de la fecha, sino por las expectativas hacia los fallos judiciales. Han eclipsado los discursos de muchos candidatos y constituyen más de la mitad de sus declaraciones públicas en muchos casos. Tendrán que resumir, en menos de una semana.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Tiempo de descuento

Créditos: WEB

Esta semana los datos de la economía abundan. Un dólar indomable escalando por encima de los $45, los números de la pobreza, los datos de la actividad económica mostrando cierta recuperación. La economía parece ser la variable preponderante a tener en cuenta por el electorado. Pero este es un camino de doble vía. Las expectativas acerca de la elección influirán y mucho también sobre la economía y el manejo sobre ella.


En el peor de los casos, el gobierno de Macri esquilmado por los magros resultados económicos pierde capital político y expectativa con respecto a Octubre. Lo cual redundaría en una capacidad de maniobra reducida y un profundo desmejoramiento de las expectativas sobre la economía. Nuevamente, esto impactaría en su capital político. Y así en una espiral eterna de resultados negativos, y catastrófica para su gobierno. Eso justamente es lo que tiene que evitar.


Las medidas correctivas que ha tomado el gobierno son muchas. Pero con resultados poco asequibles por el electorado. Del lado de las correcciones el déficit fiscal primario desaparecerá este año según el Ministerio de Economía. Vital para no emitir más pesos y eventualmente, que el Estado deje de ser una carga elefantiásica para la económía.


En segundo lugar, el Banco Central sobrecumpliendo su objetivo de no hacer crecer la cantidad de pesos y tiene una política agresiva con respecto al programa de estabilización monetario y el manejo de la inflación. Con resultados mixtos, discretos hasta el momento. Hay que pensar que este es un plan para frenar la catástrofe, que podría ser mucho peor. Finalmente, el sector externo estaría despejado, con un tipo de cambio competitivo. Tenemos el sexto mes de balanza comercial superavitaria con US$460 millones.


Por último, ya no del lado de las reformas, la actividad económica puede haber hecho piso. Los últimos resultados del INDEC sugieren que el mismo estaría entre el cuarto trimestre de 2018 y el primero de 2019. Ahora, la recuperación se antoja muy lenta. Sacando algunos análisis como el de Ferreres que son más optimistas, se habla de números que van a rozar lo imperceptible.


Será trabajoso llevar a votos para Macri resultados tan magros en el plano económico. Cada día se conjugan las malas noticias de la conjugación de la recesión, la inflación y el apretón monetario. Los números del INDEC con respecto a la pobreza son un testimonio más de esto. Aun descontando que el plan para salir de la crisis sea el correcto, queda la interrogante acerca de si le alcanza al gobierno el capital político para llevarlo adelante. Y si no estará rifando sus posibilidades electorales en Octubre por la consecución del mismo.


La inflación y el dólar son los datos horribles de estos meses. Como decíamos, con más de tres puntos el último mes y de diez en lo que va del año. La semana que pasó se dieron los datos del INDEC con respecto a la pobreza. Son de catástrofe. Es que, si no se resuelven los problemas de fondo y se sanea la economía, la Argentina está condenada al loop eterno devaluacionista e inflacionario del subdesarrollo. Difícil que bajemos de un tercio la población pobre.


Las correcciones que se han hecho en el último tiempo son importantes, pero se antojan tardías e insuficientes. Queda preguntarnos si como sociedad hubiéramos respaldado un camino más sensato y riguroso. O si hay gran parte del electorado, acaso el que más modifica su percepción del gobierno según fluctúa el dólar, que respalda las frases voluntaristas pero no las reformas. El pulular nuevamente del ‘gran acuerdo nacional‘ o del ‘salir creciendo‘, que directamente eluden simpáticamente de donde van a salir los esfuerzos para paliar la crisis es testimonio de esto.


Entre las dos grandes deudas de Macri, se encuentran dos variables que podrían terminar truncando las posibilidades de reelección. Los números de inflación y la volatilidad cambiaria. La realidad es que ambas cosas se hallan imbricadas en muchos sentidos. Las expectativas se retroalimentan al tiempo que opacan ciertamente el efecto en el electorado que pueden llegar a tener las correcciones en cosas como el déficit fiscal, o la balanza comercial. Se antoja difícil ir a convencer al electorado con la excusa de que dieron positivos los resultados de Febrero del último EMAE, pero con una inflación del 4%.


La política, una vez más, supeditada a la economía. Es que además, la falta de certezas de una hace protagonista la otra. No solo porque hay que llenar los noticieros. Sino que también la desconfianza en la palabra, o en las frases vanas, deja a la economía con sus datos fríos como una opción válida para interpelar nuestra realidad.

 

Río Negro

Nuestra provincia ya pasó el cisma del fallo de la Corte. Dejó sabor a poco en cuanto a sus consecuencias, dadas las expectativas que había generado. El oficialismo cambió su candidato y siguió. La oposición festejó la imposibilidad impuesta a Weretilneck, dadas las grandes posibilidades que tenía de alzarse con el triunfo. La protagonista de la elección, la judicialización, deja ahora a los candidatos con sus propuestas. O la falta de ellas. Tal decisión la tomará el electorado.


La respuesta de Juntos al fallo de la Corte Suprema ha estado en consonancia con toda su estrategia. El gobernador salió a hacer su descargo en un video, ni bien se dieron a conocer las novedades. Intentando no perder un ápice de iniciativa, gran capital del oficialismo en esta elección. El discurso federalista se antoja conveniente. Los rionegrinos tenemos una historia de grandes desencuentros con el poder central. Por dar un ejemplo, aquel punto de la coparticipación que nos robaron a finales de los ochenta, principios de los noventa y nunca volvió.


Entrada la noche se dieron a conocer los reemplazantes de la fórmula actual. La candidata a gobernadora será finalmente Arabela Carreras. La actual ministra de Turismo ha cobrado mucho mayor protagonismo provincial en el último tiempo, pero tiene una dilatada carrera política en lugares más discretos, pero de alto impacto. Arrancó su carrera política con el Beto Icare, histórico intendente de la Bariloche post crisis del 2001. Un escenario donde nadie hubiera podido aburrirse. Una papa caliente, hablando coloquialmente.


Completa la fórmula el roquense Alejandro Palmieri. Más allá de la solvencia técnica del otrora ministro de economía de la provincia, está orientada su candidatura claramente a erosionar a Soria en Roca. Juntos parece apuntar con los reemplazos que hace a conformar una fórmula representativa de los gabinetes. Weretilneck decidió dejar a personas íntimamente relacionadas con la gestión. Con su gobierno. Esta semana será clave. Pocas campañas recordamos tan cortas en la historia de nuestra provincia. No sólo por lo temprano de la fecha, sino por las expectativas hacia los fallos judiciales. Han eclipsado los discursos de muchos candidatos y constituyen más de la mitad de sus declaraciones públicas en muchos casos. Tendrán que resumir, en menos de una semana.
 

Tiempo de descuento

Logín