noticiasnet.com.ar
Marzo en clave electoral

Marzo en clave electoral

 

Políticamente los rionegrinos estamos de nuevo esperando novedades judiciales. Como todos sabemos, el viernes de la semana que viene la Corte Suprema habilitará o no la candidatura del gobernador Weretilnek. Será un cisma para algunos, habrá que ver que tan grande será el efecto en el electorado. Por el carácter y el discurso del gobernador, por el empeño de Soria en radicalizar el suyo y el sesgo que le ha dado a su política de alianzas, por características propias del Estado rionegrino. Por cualquiera de esas cosas, es innegable que el gobernador es el protagonista excluyente de la política rionegrina y de la elección que viene.


Es así que la presencia o no de su candidatura modifica sobremanera el panorama. En este sentido, es diferente la postura del oficialismo y de la oposición. Pareciera que esta última se juega un pleno y el oficialismo no. El impacto de un fallo adverso es ponderado de cierta manera de un lado, y de otra del otro. La habilitación del gobernador sería una catástrofe para el FPV. Mientras que la no habilitación podría arrojar resultados mixtos. Las posibilidades de mínima en el análisis de unos, son las de máxima en la de los otros.


El peligro para la oposición está en que el frente judicial termine eclipsando la campaña electoral. Beneficiando a quien tiene un mayor grado de instalación al momento: el oficialismo, siendo candidato Weretilnek o no. Veremos, con el diario del lunes, si esto es una estrategia, o si simplemente son llevados por el devenir de las cosas. Aun si tuvieran la voluntad de seguir con el foco en la campaña electoral, lo cual no parece a priori, no solo hay que tener la decisión, sino también la capacidad y los medios para que la judicialización no se ubique en el centro de la escena.


El gobernador sigue su campaña como si nada pasara. Es que, al día de hoy, nada pasa. Hoy Weretilnek es el candidato a gobernador por el oficialismo. Y su estrategia parece ser aprovechar cada minuto que pasa ostentando ese título al máximo. Parece lógico. Si se termina el viernes que viene y no lo habilitan, habrá hecho la campaña de Juntos su figura que mejor mide. Habrá aprovechado cada minuto el recurso más preciado dentro del universo Juntos. El mismo. Si el fallo lo habilita, tanto mejor.


Hoy todo parece indicar que los números lo favorecen. Lo que si, observemos de cerca quién acompaña al gobernador con mayor recurrencia en su actividad proselitista. A quien muestra a su lado. Por más que no hay en el ánimo de Weretilnek voluntad de mostrarse preocupado por quien lo sucedería eventualmente como candidato o candidata a gobernador, no parece alguien que deje nada librado al azar.

 

Economía


En términos económicos, todo sigue igual. Bastante mal. Todavía no puede decirse con certeza que ha iniciado una recuperación, mas allá de algunos datos aislados. La inflación no da tregua y alcanzó el 3,8% en febrero. El dato favorable, el mismo mes fue el segundo de superávit fiscal y se desanda el camino al equilibrio de manera sostenida. Desde hace cinco años que no había dos meses de superávit. La novedad: los episodios de inestabilidad cambiario y los altos índices de inflación han llevado al gobierno a tomar una serie de medidas que, si bien se descontaban, no habían sido exteriorizadas.


Por el lado del Central, bien conservador: Sobrecumplimiento de base monetaria, se elimina el ajuste por estacionalidad de Junio y las bandas se ajustan por debajo de la inflación en el segundo trimestre. Profundamente contractivo. Por el lado del ministerio de economía, se comienza con la venta de los tan esperados dólares del tesoro.


En alguna columna, hace un par de meses, hablábamos de este remanente de dólares existente. debido a que las renovaciones de la deuda habían sido mucho mas exitosas que lo que se había previsto. La realidad es que se utiliza financiamiento extra del que se pensó se iba a disponer. A saber, en el programa financiero se esperaba renovar alrededor del 40% de las LETES y se terminó renovando mas del 80%. Decíamos que había una posibilidad de que estos dólares puedan reservarse para aligerar la situación financiera de 2020, todavía no cubierta completamente. Esto no parece ser posible hoy.


En palabras del ministro, nada tiene que ver con aplacar la presión alcista hacia el dólar la decisión del tesoro de salir a vender divisa. Ahora, la realidad es que servirá para dar mayor profundidad al mercado argentino, evitando los saltos innecesarios. Esto es, a más volumen estable cada día en el mercado cambiario, menor volatilidad. Como pasó en el verano con las liquidaciones del trigo, los dólares del tesoro evitarán los baches en la oferta. Aumentarán la previsibilidad. Ayudarán también que volúmenes de operaciones no significativos, no hagan saltar el tipo de cambio desproporcionadamente.


Que se podrían guardar los dólares para el año que viene es verdad, también es verdad que tal vez por guardar estos dólares llegamos muchísimo peor al año que viene. El mercado necesita cierta previsibilidad. Si se deja escapar el dólar con un bajo volumen de compra, por falta de oferta estacional, vuela la inflación y las tasas tienden a ser cada vez más altas. Sino las mismas no sirven para nada. Hay desterrar los saltos bruscos. El estado de alerta permanente.
No es lo mejor vender los dólares del tesoro. Claro que no. Esto va a aumentar tensión cambiaria en un futuro necesariamente. Esperemos que en un mejor escenario, tal como lo debe prever el ministro de economía. Repetimos. No es la mejor medida. Pero tal vez sea la correcta en estos momentos de tensión cambiaria. El tiempo dirá. Por ahora, el dólar volvió a acercarse al límite inferior de la zona de no intervención y cerró este Viernes en $41 para la venta.


El futuro parece calmo, por lo menos respecto al tipo de cambio. Como veníamos diciendo, lo único que quedaba por hacer era endurecer aún mas la política monetaria y comenzar a intervenir en el precio del dólar. Aunque sea solapadamente. Las dos cosas se anunciaron esta semana. Hoy tenemos un Tesoro vendiendo dólares, una cosecha récord, un tipo de cambio que se actualiza para sostener positiva la balanza comercial y un Banco Central con una política monetaria que no puede ser más restrictiva. Está todo dicho, hay que esperar. Lo que se podía hacer, se hizo. Debiera haber calma. Pero estamos en la Argentina, y hacer predicciones es especialmente osado en nuestro país.


La semana que viene ya tendremos novedades, políticas principalmente. Estaremos ante otro panorama. Económicamente, ahondaremos en la importancia de un anuncio que el presidente del Banco Central hizo en estos días. El envío al congreso de una ley que prohíba la asistencia al Tesoro Nacional con emisión monetaria. Hasta el próximo domingo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Marzo en clave electoral

Créditos: WEB

 

Políticamente los rionegrinos estamos de nuevo esperando novedades judiciales. Como todos sabemos, el viernes de la semana que viene la Corte Suprema habilitará o no la candidatura del gobernador Weretilnek. Será un cisma para algunos, habrá que ver que tan grande será el efecto en el electorado. Por el carácter y el discurso del gobernador, por el empeño de Soria en radicalizar el suyo y el sesgo que le ha dado a su política de alianzas, por características propias del Estado rionegrino. Por cualquiera de esas cosas, es innegable que el gobernador es el protagonista excluyente de la política rionegrina y de la elección que viene.


Es así que la presencia o no de su candidatura modifica sobremanera el panorama. En este sentido, es diferente la postura del oficialismo y de la oposición. Pareciera que esta última se juega un pleno y el oficialismo no. El impacto de un fallo adverso es ponderado de cierta manera de un lado, y de otra del otro. La habilitación del gobernador sería una catástrofe para el FPV. Mientras que la no habilitación podría arrojar resultados mixtos. Las posibilidades de mínima en el análisis de unos, son las de máxima en la de los otros.


El peligro para la oposición está en que el frente judicial termine eclipsando la campaña electoral. Beneficiando a quien tiene un mayor grado de instalación al momento: el oficialismo, siendo candidato Weretilnek o no. Veremos, con el diario del lunes, si esto es una estrategia, o si simplemente son llevados por el devenir de las cosas. Aun si tuvieran la voluntad de seguir con el foco en la campaña electoral, lo cual no parece a priori, no solo hay que tener la decisión, sino también la capacidad y los medios para que la judicialización no se ubique en el centro de la escena.


El gobernador sigue su campaña como si nada pasara. Es que, al día de hoy, nada pasa. Hoy Weretilnek es el candidato a gobernador por el oficialismo. Y su estrategia parece ser aprovechar cada minuto que pasa ostentando ese título al máximo. Parece lógico. Si se termina el viernes que viene y no lo habilitan, habrá hecho la campaña de Juntos su figura que mejor mide. Habrá aprovechado cada minuto el recurso más preciado dentro del universo Juntos. El mismo. Si el fallo lo habilita, tanto mejor.


Hoy todo parece indicar que los números lo favorecen. Lo que si, observemos de cerca quién acompaña al gobernador con mayor recurrencia en su actividad proselitista. A quien muestra a su lado. Por más que no hay en el ánimo de Weretilnek voluntad de mostrarse preocupado por quien lo sucedería eventualmente como candidato o candidata a gobernador, no parece alguien que deje nada librado al azar.

 

Economía


En términos económicos, todo sigue igual. Bastante mal. Todavía no puede decirse con certeza que ha iniciado una recuperación, mas allá de algunos datos aislados. La inflación no da tregua y alcanzó el 3,8% en febrero. El dato favorable, el mismo mes fue el segundo de superávit fiscal y se desanda el camino al equilibrio de manera sostenida. Desde hace cinco años que no había dos meses de superávit. La novedad: los episodios de inestabilidad cambiario y los altos índices de inflación han llevado al gobierno a tomar una serie de medidas que, si bien se descontaban, no habían sido exteriorizadas.


Por el lado del Central, bien conservador: Sobrecumplimiento de base monetaria, se elimina el ajuste por estacionalidad de Junio y las bandas se ajustan por debajo de la inflación en el segundo trimestre. Profundamente contractivo. Por el lado del ministerio de economía, se comienza con la venta de los tan esperados dólares del tesoro.


En alguna columna, hace un par de meses, hablábamos de este remanente de dólares existente. debido a que las renovaciones de la deuda habían sido mucho mas exitosas que lo que se había previsto. La realidad es que se utiliza financiamiento extra del que se pensó se iba a disponer. A saber, en el programa financiero se esperaba renovar alrededor del 40% de las LETES y se terminó renovando mas del 80%. Decíamos que había una posibilidad de que estos dólares puedan reservarse para aligerar la situación financiera de 2020, todavía no cubierta completamente. Esto no parece ser posible hoy.


En palabras del ministro, nada tiene que ver con aplacar la presión alcista hacia el dólar la decisión del tesoro de salir a vender divisa. Ahora, la realidad es que servirá para dar mayor profundidad al mercado argentino, evitando los saltos innecesarios. Esto es, a más volumen estable cada día en el mercado cambiario, menor volatilidad. Como pasó en el verano con las liquidaciones del trigo, los dólares del tesoro evitarán los baches en la oferta. Aumentarán la previsibilidad. Ayudarán también que volúmenes de operaciones no significativos, no hagan saltar el tipo de cambio desproporcionadamente.


Que se podrían guardar los dólares para el año que viene es verdad, también es verdad que tal vez por guardar estos dólares llegamos muchísimo peor al año que viene. El mercado necesita cierta previsibilidad. Si se deja escapar el dólar con un bajo volumen de compra, por falta de oferta estacional, vuela la inflación y las tasas tienden a ser cada vez más altas. Sino las mismas no sirven para nada. Hay desterrar los saltos bruscos. El estado de alerta permanente.
No es lo mejor vender los dólares del tesoro. Claro que no. Esto va a aumentar tensión cambiaria en un futuro necesariamente. Esperemos que en un mejor escenario, tal como lo debe prever el ministro de economía. Repetimos. No es la mejor medida. Pero tal vez sea la correcta en estos momentos de tensión cambiaria. El tiempo dirá. Por ahora, el dólar volvió a acercarse al límite inferior de la zona de no intervención y cerró este Viernes en $41 para la venta.


El futuro parece calmo, por lo menos respecto al tipo de cambio. Como veníamos diciendo, lo único que quedaba por hacer era endurecer aún mas la política monetaria y comenzar a intervenir en el precio del dólar. Aunque sea solapadamente. Las dos cosas se anunciaron esta semana. Hoy tenemos un Tesoro vendiendo dólares, una cosecha récord, un tipo de cambio que se actualiza para sostener positiva la balanza comercial y un Banco Central con una política monetaria que no puede ser más restrictiva. Está todo dicho, hay que esperar. Lo que se podía hacer, se hizo. Debiera haber calma. Pero estamos en la Argentina, y hacer predicciones es especialmente osado en nuestro país.


La semana que viene ya tendremos novedades, políticas principalmente. Estaremos ante otro panorama. Económicamente, ahondaremos en la importancia de un anuncio que el presidente del Banco Central hizo en estos días. El envío al congreso de una ley que prohíba la asistencia al Tesoro Nacional con emisión monetaria. Hasta el próximo domingo.

Logín