Clima
10° VIEDMA
11 AGO 2020

Pronóstico Extendido

Clima Hoy
Parcialmente nublado
MIN
10°
MAX
Clima Mañana
Parcialmente nublado
MIN
10°
MAX
VER PRONÓSTICO
Radio
105.5mhz | En Vivo 24hs
Clima 10°

Padre ausente deberá pagar con el 50 por ciento de su sueldo

Ese porcentaje corresponderá a la cuota alimentaria de sus hijas.

La jueza de Familia de Viedma, María Laura Dumpé emitió un fallo que establece que un padre deberá pasarle a sus hijas el 50 por ciento de su sueldo en concepto de cuota alimentaria.

Según se informó,  una pareja con tres hijas se separó hace cuatro años. Dos adolescentes concurren a la secundaria y una a la universidad. Ambos progenitores son empleados públicos provinciales y según la presentación, el papá demandado “no mantiene contacto fluido con sus hijas, las ve cada tres o cinco meses”.

A su vez se indicó que el padre no concurrió a ninguna de las audiencias fijadas en el marco del proceso. Incluso debió dictarse su rebeldía, y aún así no fue a la audiencia preliminar dispuesta por el Juzgado de Familia.

Al momento de resolver, la jueza tuvo en cuenta los certificados de escolaridad, facturas de compras en supermercados, recibos de sueldos, declaraciones testimoniales, dictamen de la Defensora de Menores y los informes sociales.

La jueza recordó que “el artículo 658 del código establece que la obligación alimentaria derivada de la Responsabilidad Parental se encuentra en cabeza de ambos progenitores, en un pie de igualdad”.

En este caso, “ha quedado acreditado que es la mamá es quien se ocupa en exclusividad del cuidado y manutención de las 3 hijas” y que “no cuenta con los recursos” para esta tarea.

Asimismo, se probó que “únicamente percibe la cuota alimentaria provisoria que se encuentra abonando el demandado por descuento de haberes y es ella quien se encarga de solventar todas las necesidades de sus hijas. Debe recurrir al uso de tarjetas de créditos y al apoyo material que le brinda su madre”

Respecto al porcentaje fijado , la jueza argumentó que debe “valorarse la conducta reticente y deliberada del demandado de no presentarse al proceso, como un claro desentendimiento de las necesidades de sus hijas y de los deberes a su cargo”. En este punto, “no sólo no compareció a la instancia de mediación a pesar de haber sido debidamente notificado, sino que no se presentó al proceso demostrando total desinterés por sus hijas”.

Al referirse a la situación que vive la mamá “en su condición de mujer y único sostén tanto económico, como afectivo, ante el comportamiento desaprensivo y el desentendimiento de las obligaciones del progenitor en el ejercicio de la responsabilidad parental, se ve violentada por una realidad agobiante que tiene como concausa el accionar del demandado porque este rol materno omnipresente frente al paterno ausente, desdibujado, descomprometido constituye otra forma de violencia: la económica”.

Agrega que “el ejercicio responsable de la paternidad no se reduce al pago puntual de la cuota alimentaria a través del descuento de haberes, sino que implica compromiso con la salud y las necesidades materiales y afectivas de los hijos, que no ha sido demostrado” por el papá.

La magistrada cita fallos donde se establece que "la cuota alimentaria debe incrementarse en función de la mayor edad de los hijos, pues su crecimiento y la ampliación de su vida en relación ocasionan un sensible aumento de sus necesidades más elementales".

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Padre ausente deberá pagar con el 50 por ciento de su sueldo

Ese porcentaje corresponderá a la cuota alimentaria de sus hijas.

La jueza de Familia de Viedma, María Laura Dumpé emitió un fallo que establece que un padre deberá pasarle a sus hijas el 50 por ciento de su sueldo en concepto de cuota alimentaria.

Según se informó,  una pareja con tres hijas se separó hace cuatro años. Dos adolescentes concurren a la secundaria y una a la universidad. Ambos progenitores son empleados públicos provinciales y según la presentación, el papá demandado “no mantiene contacto fluido con sus hijas, las ve cada tres o cinco meses”.

A su vez se indicó que el padre no concurrió a ninguna de las audiencias fijadas en el marco del proceso. Incluso debió dictarse su rebeldía, y aún así no fue a la audiencia preliminar dispuesta por el Juzgado de Familia.

Al momento de resolver, la jueza tuvo en cuenta los certificados de escolaridad, facturas de compras en supermercados, recibos de sueldos, declaraciones testimoniales, dictamen de la Defensora de Menores y los informes sociales.

La jueza recordó que “el artículo 658 del código establece que la obligación alimentaria derivada de la Responsabilidad Parental se encuentra en cabeza de ambos progenitores, en un pie de igualdad”.

En este caso, “ha quedado acreditado que es la mamá es quien se ocupa en exclusividad del cuidado y manutención de las 3 hijas” y que “no cuenta con los recursos” para esta tarea.

Asimismo, se probó que “únicamente percibe la cuota alimentaria provisoria que se encuentra abonando el demandado por descuento de haberes y es ella quien se encarga de solventar todas las necesidades de sus hijas. Debe recurrir al uso de tarjetas de créditos y al apoyo material que le brinda su madre”

Respecto al porcentaje fijado , la jueza argumentó que debe “valorarse la conducta reticente y deliberada del demandado de no presentarse al proceso, como un claro desentendimiento de las necesidades de sus hijas y de los deberes a su cargo”. En este punto, “no sólo no compareció a la instancia de mediación a pesar de haber sido debidamente notificado, sino que no se presentó al proceso demostrando total desinterés por sus hijas”.

Al referirse a la situación que vive la mamá “en su condición de mujer y único sostén tanto económico, como afectivo, ante el comportamiento desaprensivo y el desentendimiento de las obligaciones del progenitor en el ejercicio de la responsabilidad parental, se ve violentada por una realidad agobiante que tiene como concausa el accionar del demandado porque este rol materno omnipresente frente al paterno ausente, desdibujado, descomprometido constituye otra forma de violencia: la económica”.

Agrega que “el ejercicio responsable de la paternidad no se reduce al pago puntual de la cuota alimentaria a través del descuento de haberes, sino que implica compromiso con la salud y las necesidades materiales y afectivas de los hijos, que no ha sido demostrado” por el papá.

La magistrada cita fallos donde se establece que "la cuota alimentaria debe incrementarse en función de la mayor edad de los hijos, pues su crecimiento y la ampliación de su vida en relación ocasionan un sensible aumento de sus necesidades más elementales".

La nota se esta leyendo
Logín