noticiasnet.com.ar El atelier de Marchesi se convirtió en un centro cultural

22° VIEDMA
19 NOV 2019

Pronóstico Extendido

Hoy
Nublado
13°
MIN
33°
MAX
Mañana
Parcialmente nublado
13°
MIN
20°
MAX
VER PRONÓSTICO
105.5mhz | En Vivo 24hs
22°

El atelier de Marchesi se convirtió en un centro cultural

El consagrado artista expone más de 1500 obras en su casa y en los primeros días los asistentes fueron numerosos.

Por Fernando Manrique

fmanrique@noticiasnet.net

Fotos: Vanesa Schwemmler.

El taller del reconocido artista Juan Marchesi, en Humble 373 de Viedma, se convirtió en un centro de arte en los últimos días con la puesta en venta de más de 1500 obras.

La movida continúa este viernes 8 de 18 a 21 y el sábado 9  de 10 a 13 y de 18 a 21 horas, con la organización de Chulapa.

En la inauguración, Marchesi contó a Noticias sus sensaciones por la cantidad de público que lo visitó: “Estoy bastante sorprendido y muy agradecido, yo no nací acá pero hace más de 30 años que Viedma es mi lugar en el mundo y realmente lo vivo así, tengo el apoyo de toda esta gente y me siento muy querido. Eso es bueno para un artista porque hace que la obra crezca. Mi obra está hecha fundamentalmente con sentimientos de amor, de luz, pensando siempre que un mundo mejor es posible y para todo eso también necesitas una vida que tenga una armonía, que la gente de Viedma y Patagones me la da".

Sobre sus series de obras, mencionó: “Hay más de 1500 obras para ver y hay algunas de más de 30 años. Hay una serie muy emblemática que es la de El Espión, que es un personaje que nació en los 70 en Bariloche y lo vengo haciendo hasta la actualidad. Esa es una serie importante donde hay óleos, dibujos, grabados, pequeñas pinturas, las técnicas son variadísimas, de lápiz, de acrílico, pluma, tintas, en fin, menos la escultura que la trabajé de forma no artística experimenté todas las técnicas”.

Agregó: “Hay una serie de ovnis muy interesante. El año pasado estuve en Brasil, en un lugar que se llama Navegantes, que está cerca de Camboriú, muy cerca del mar. Un día empecé a dibujar que aparecían como naves espaciales y estuve 15 días donde no podía dibujar otra cosa. Hice como 30 dibujos de ovnis y hasta el día no los vi más. Cuando dejé de verlos no me preocupó, hice otro dibujo y a la noche cuando fuimos al mar vimos un ovni en serio”.

El artista plástico amplió asimismo: “Después tengo series de budismo. Yo no pertenezco a ninguna religión pero soy profundamente religioso y entre las cosas que estudio, porque me gusta, aparte de estudiar la palabra de Jesús, me interesa mucho el budismo y prácticamente todos los días cuando me levanto leo el Libro tibetano de la vida y de la muerte de Rimpoché, que es un libro que yo recomiendo porque es de una gran sabiduría. Me interesa mucho y practico yoga, practico ejercicios de meditación. Sigo a otro filósofo que se llama Osho, que tiene unos ejercicios buenísimos, y hay una serie de pinturas con rayas que las hago con ejercicios pleyarianos. Yo voy girando con el pincel en la mano y cada giro que hago, que son 33 giros de izquierda a derecha, y hago las pintadas y hay veces que me levanto del piso porque hago como un remolino".

Centro de arte en su casa

En cuanto a la composición de la muestra en su propio domicilio, que por momentos parecía el Centro Cultural de la calle Gallardo, relató: “Esta es mi casa, es una propiedad de mi familia y yo creo que la dejaría como el Museo Marchesi, donde podrán ver mi obra. A lo mejor queda para eso. Por ahora parece que va dando resultados porque hay más de 1500 obras y más de 100 personas, así que el lugar da. Veremos con el tiempo, pero me gustó esta experiencia, es muy interesante”.


Justamente, la exposición que meses atrás pasó por el Cultura será de exportación. Al respecto, expresó: "La muestra primero, como me comprometí con la Escuela Alcides Biagetti, la voy a inaugurar en esa escuela a fines de marzo. De ahí va a ir al Museo de Arte Contemporáneo de la Plata que es un lugar emblemático, de ahí pasará a la Biblioteca Nacional de la Ciudad de Buenos Aires, luego irá al Consulado Argentino en Río de Janeiro y terminará en 2021 en la Casa del Pueblo de Punta del Este. Así que a partir de marzo nacerá en Patagones y luego terminará en Punta del Este”.

Entre otro de sus logros cosechado recientemente, precisó que hace 15 días recibió un galardón importante de la Biblioteca Nacional. “Editoriales de Buenos Aires donaron mis originales de los libros infantiles a la Biblioteca Nacional, entonces hay un archivo de humor, historietas e ilustraciones y tengo el honor de estar con Fontanarrosa, con Quino y con los grandes maestros de las historietas y de la ilustración. También me han hecho un programa de televisión que va a salir en el mes de enero, en una nota muy grande que hace la Biblioteca y va a todo el mundo y me invitaron a exponer para el mes de julio más o menos".

El arte

Al finalizar la entrevista, le hicimos a Marchesi una compleja pregunta: ¿Qué es el arte? A lo que respondió: "El arte para mí es una forma de vida, yo vivo por y para el arte. Salvo después de mi familia y los seres humanos en general que trato de preservar, mi obra es lo más importante. No tengo otro interés más que levantarme a la mañana, tomarme unos mates, leer un poco a Rimpoché y ponerme a trabajar. Para mí es la felicidad máxima. Me levanto muy temprano a las 4 y media o 5 de la mañana y a esa hora empiezo a trabajar”.

“El arte es una forma de vida, para mí el arte cura y por eso yo siempre le digo a mis alumnos, no importa si sigue otra carrera como Medicina o Mecánica o lo que sea, que siempre hagan algo estético expresivo, ya sea pintura, música, escultura, dibujo, que escriban, que hagan algo de este tipo que va a salvar a la humanidad porque el hombre ya está muy condicionado con todo lo que está pasando alrededor y el arte es una salida muy importante. Cada vez vamos a tener más tiempo libre y está bueno aprovecharlo en algo estético" concluyó con la sapiencia de siempre.

De esta manera, invitamos a toda la comunidad a que pasen al hogar de Marchesi para disfrutar del talento de alguien que no para de crear y de asombrar a sus espectadores.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

El atelier de Marchesi se convirtió en un centro cultural

El consagrado artista expone más de 1500 obras en su casa y en los primeros días los asistentes fueron numerosos.

Por Fernando Manrique

fmanrique@noticiasnet.net

Fotos: Vanesa Schwemmler.

El taller del reconocido artista Juan Marchesi, en Humble 373 de Viedma, se convirtió en un centro de arte en los últimos días con la puesta en venta de más de 1500 obras.

La movida continúa este viernes 8 de 18 a 21 y el sábado 9  de 10 a 13 y de 18 a 21 horas, con la organización de Chulapa.

En la inauguración, Marchesi contó a Noticias sus sensaciones por la cantidad de público que lo visitó: “Estoy bastante sorprendido y muy agradecido, yo no nací acá pero hace más de 30 años que Viedma es mi lugar en el mundo y realmente lo vivo así, tengo el apoyo de toda esta gente y me siento muy querido. Eso es bueno para un artista porque hace que la obra crezca. Mi obra está hecha fundamentalmente con sentimientos de amor, de luz, pensando siempre que un mundo mejor es posible y para todo eso también necesitas una vida que tenga una armonía, que la gente de Viedma y Patagones me la da".

Sobre sus series de obras, mencionó: “Hay más de 1500 obras para ver y hay algunas de más de 30 años. Hay una serie muy emblemática que es la de El Espión, que es un personaje que nació en los 70 en Bariloche y lo vengo haciendo hasta la actualidad. Esa es una serie importante donde hay óleos, dibujos, grabados, pequeñas pinturas, las técnicas son variadísimas, de lápiz, de acrílico, pluma, tintas, en fin, menos la escultura que la trabajé de forma no artística experimenté todas las técnicas”.

Agregó: “Hay una serie de ovnis muy interesante. El año pasado estuve en Brasil, en un lugar que se llama Navegantes, que está cerca de Camboriú, muy cerca del mar. Un día empecé a dibujar que aparecían como naves espaciales y estuve 15 días donde no podía dibujar otra cosa. Hice como 30 dibujos de ovnis y hasta el día no los vi más. Cuando dejé de verlos no me preocupó, hice otro dibujo y a la noche cuando fuimos al mar vimos un ovni en serio”.

El artista plástico amplió asimismo: “Después tengo series de budismo. Yo no pertenezco a ninguna religión pero soy profundamente religioso y entre las cosas que estudio, porque me gusta, aparte de estudiar la palabra de Jesús, me interesa mucho el budismo y prácticamente todos los días cuando me levanto leo el Libro tibetano de la vida y de la muerte de Rimpoché, que es un libro que yo recomiendo porque es de una gran sabiduría. Me interesa mucho y practico yoga, practico ejercicios de meditación. Sigo a otro filósofo que se llama Osho, que tiene unos ejercicios buenísimos, y hay una serie de pinturas con rayas que las hago con ejercicios pleyarianos. Yo voy girando con el pincel en la mano y cada giro que hago, que son 33 giros de izquierda a derecha, y hago las pintadas y hay veces que me levanto del piso porque hago como un remolino".

Centro de arte en su casa

En cuanto a la composición de la muestra en su propio domicilio, que por momentos parecía el Centro Cultural de la calle Gallardo, relató: “Esta es mi casa, es una propiedad de mi familia y yo creo que la dejaría como el Museo Marchesi, donde podrán ver mi obra. A lo mejor queda para eso. Por ahora parece que va dando resultados porque hay más de 1500 obras y más de 100 personas, así que el lugar da. Veremos con el tiempo, pero me gustó esta experiencia, es muy interesante”.


Justamente, la exposición que meses atrás pasó por el Cultura será de exportación. Al respecto, expresó: "La muestra primero, como me comprometí con la Escuela Alcides Biagetti, la voy a inaugurar en esa escuela a fines de marzo. De ahí va a ir al Museo de Arte Contemporáneo de la Plata que es un lugar emblemático, de ahí pasará a la Biblioteca Nacional de la Ciudad de Buenos Aires, luego irá al Consulado Argentino en Río de Janeiro y terminará en 2021 en la Casa del Pueblo de Punta del Este. Así que a partir de marzo nacerá en Patagones y luego terminará en Punta del Este”.

Entre otro de sus logros cosechado recientemente, precisó que hace 15 días recibió un galardón importante de la Biblioteca Nacional. “Editoriales de Buenos Aires donaron mis originales de los libros infantiles a la Biblioteca Nacional, entonces hay un archivo de humor, historietas e ilustraciones y tengo el honor de estar con Fontanarrosa, con Quino y con los grandes maestros de las historietas y de la ilustración. También me han hecho un programa de televisión que va a salir en el mes de enero, en una nota muy grande que hace la Biblioteca y va a todo el mundo y me invitaron a exponer para el mes de julio más o menos".

El arte

Al finalizar la entrevista, le hicimos a Marchesi una compleja pregunta: ¿Qué es el arte? A lo que respondió: "El arte para mí es una forma de vida, yo vivo por y para el arte. Salvo después de mi familia y los seres humanos en general que trato de preservar, mi obra es lo más importante. No tengo otro interés más que levantarme a la mañana, tomarme unos mates, leer un poco a Rimpoché y ponerme a trabajar. Para mí es la felicidad máxima. Me levanto muy temprano a las 4 y media o 5 de la mañana y a esa hora empiezo a trabajar”.

“El arte es una forma de vida, para mí el arte cura y por eso yo siempre le digo a mis alumnos, no importa si sigue otra carrera como Medicina o Mecánica o lo que sea, que siempre hagan algo estético expresivo, ya sea pintura, música, escultura, dibujo, que escriban, que hagan algo de este tipo que va a salvar a la humanidad porque el hombre ya está muy condicionado con todo lo que está pasando alrededor y el arte es una salida muy importante. Cada vez vamos a tener más tiempo libre y está bueno aprovecharlo en algo estético" concluyó con la sapiencia de siempre.

De esta manera, invitamos a toda la comunidad a que pasen al hogar de Marchesi para disfrutar del talento de alguien que no para de crear y de asombrar a sus espectadores.

El atelier de Marchesi se convirtió en un centro cultural

Logín