noticiasnet.com.ar
Una monja se convirtió en estrella porno
17°

Una monja se convirtió en estrella porno

 

Yudy Pineda de Ituango (Colombia) disfruta de la masturbación y la pornografía todos los días, pero sigue yendo a la iglesia y nunca se pierde la misa dominical.

 

Yudy relató a Caracol TV que ha sido una persona muy devota desde la infancia y decidió convertirse en una monja tras la visita de unas hermanas a su colegio. A los 10 años se fue a un convento y permaneció allí durante ocho años, entrenándose para ser monja.

 

Se sentía muy feliz allí, pero se enamoró de un maestro religioso y decidió renunciar a su vocación.


Comenzó a trabajar para Nestlé cuando conoció al director de contenidos porno Juan Bustos, quien estaba reclutando modelos para su portal de webcam para adultos. A pesar de su educación religiosa, fue contratada inmediatamente.

 

Ahora gana muy bien con su nueva profesión y no renuncia a su fe ni su costumbre de ir a la iglesia y confesarse. Yudy tiene dos hijos, a quienes tuvo que explicar su trabajo.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
PALABRAS CLAVES
COMENTARIOS

Una monja se convirtió en estrella porno

Créditos: WEB

 

Yudy Pineda de Ituango (Colombia) disfruta de la masturbación y la pornografía todos los días, pero sigue yendo a la iglesia y nunca se pierde la misa dominical.

 

Yudy relató a Caracol TV que ha sido una persona muy devota desde la infancia y decidió convertirse en una monja tras la visita de unas hermanas a su colegio. A los 10 años se fue a un convento y permaneció allí durante ocho años, entrenándose para ser monja.

 

Se sentía muy feliz allí, pero se enamoró de un maestro religioso y decidió renunciar a su vocación.


Comenzó a trabajar para Nestlé cuando conoció al director de contenidos porno Juan Bustos, quien estaba reclutando modelos para su portal de webcam para adultos. A pesar de su educación religiosa, fue contratada inmediatamente.

 

Ahora gana muy bien con su nueva profesión y no renuncia a su fe ni su costumbre de ir a la iglesia y confesarse. Yudy tiene dos hijos, a quienes tuvo que explicar su trabajo.

 

Logín