Requerimientos para avanzar en el plan de manejo. Varios son los consejos que se detallarán en un informe final próximo a publicarse. No habrá más bajadas al mar.
Tamaño letra:

Por Silvano Eric Rosso
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

El estudio para dar con el plan de ordenamiento costero cuenta con considerables avances.


El documento final está próximo a oficializarse y con él, una serie de normas que permitirán un manejo sustentable.


El arquitecto uruguayo Diego Capandeguy -reconocido internacionalmente- efectivizó el trabajo de campo.


La labor está concluida y las autoridades de la Municipalidad esperan ansiosos los pormenores del informe, aunque ya cuentan con una considerable estructura para plantear los cambios, discutirlos y volcarlos en una ordenanza.


Es el profesional contratado por el Municipio, con fondos provenientes del Consejo Federal de Inversiones (CFI), para concretar el tan mencionado y exhaustivo estudio del comportamiento costero.


El arquitecto, como se preveía, planteó un argumento conservacionista para procurar mantener el estado natural de los accidentes geográficos que caracterizan a la costa Atlántica rionegrina; y a partir de allí, pretender intervenciones mínimas para fortificar la industria del turismo.


En este sentido, el arquitecto recomendó profundizar la legislación para establecer nuevas áreas naturales protegidas, lo que conlleva a la prohibición absoluta de la intervención humana en los sectores a proteger.


Planteó también que una de esas nuevas áreas naturales protegidas incluya al estuario del río Negro, la desembocadura y se amplíe por la naciente costa de mar hasta la zona de la primera barranca, y garantizar así la protección de los acantilados y la colonia de loros, tan popular en el mundo y que caracteriza al balneario El Cóndor.


Otra de las nuevas áreas naturales protegidas podría situarse en el denominado “campo dunar” cercano a la zona de Bahía Creek. Se trata de un espacio comprendido por una cadena de médanos que proporcionan sustentabilidad ecológica al ambiente costero.


Para lograr estos objetivos, se requiere del accionar político y la sanción de leyes provinciales.

 

Crecimiento y aldeas rurales
Con esta propuesta se fijan también criterios de crecimiento urbano para la villa marítima El Cóndor.


Capandeguy propone entonces permitir los lotes urbanos en la zona comprendida entre la calle 8, que une a El Cóndor con El Pescadero, y la ruta Provincial 1. Es decir, crecer hacia el río, y no hacia el mar.

 

De esta manera, se prohibirá construir entre el camino mencionado y la línea de costa, para mantener tal cual están los médanos, que ofician además como protectores del avance de las mareas y el accionar de los vientos.


El crecimiento de El Cóndor no será, a criterio de este profesional, hacia la zona del faro y de los acantilados.


Es la única forma de evitar que la estructura natural se siga debilitando y es por eso también que el arquitecto, recomendó prohibir definitivamente la posibilidad de lotear cualquier porción de territorio del Camino de la Costa.


Si en cambio, intervenciones mínimas como aldeas rurales o fraccionamientos no convencionales, en la zona conocida como el Faro Belén o directamente en Bahía Creek.


En este último sector, la intervención fue tal, sin prevención alguna, que generó situaciones complejísimas.


A tal punto es grave la situación que se maneja la posibilidad de generar contratos entre partes, con los vecinos que construyeron viviendas en sectores endebles, para desligar de responsabilidad al Estado, en caso que por cuestiones naturales, estas casas resulten perjudicadas.

 

Propuestas, sujetas a cambios

La propuesta del profesional es absolutamente conservacionista. Pero lo que se desprenda del informe final próximo a presentarse, será tenido en cuenta a criterio de recomendación, y no como imposición final.


Vale aclarar que tras conocerse en detalle los alcances del documento, la Municipalidad podrá flexibilizar los pedidos y los concejales harán su parte para generar una ordenanza tendiente al definitivo manejo costero.


Para disponer de esta norma, además del documento se incluirán las opiniones de organizaciones como las cámaras empresariales, turísticas, de comercio, y otros representantes de las fuerzas vivas de la comunidad.


No más bajadas y desjerarquizar la ruta 1
Dentro de este ordenamiento se incluye como propuesta el no permitir más bajadas cuya ejecución implique debilitar aún más el acantilado.


En este sentido, y para aprovechar las costas en todo su esplendor, también se fija como propuesta la de restringir el uso de vehículos en las playas.


Otro de los requerimientos del profesional podría chocar con la idiosincrasia de los vecinos y de quienes forman parte de las decisiones políticas más importantes: El Camino de la Costa y su utilización.


Capandeguy propone restarle jerarquía a la ruta Provincial 1 y generar caminos alternativos para llegar a destino, sea el balneario El Cóndor, La Lobería o cualquiera de los otros puntos explotados turísticamente.

 

Antecedentes
El estudio de las costas responde a varios factores imposibles de enumerar todos.


Uno de ellos tiene que ver con el constante deterioro del acantilado y de los estudios científicos que indican que, en un año calendario, cae aproximadamente un metro de barranca.


Otro guarda relación con los comportamientos naturales que ha tenido el mar en los últimos años, que han generado inconvenientes en las estructuras urbanísticas con las que se pretendían recibir a los visitantes.


Sin embargo, los motivos más sobresalientes para generar una norma sustentable que permita el resguardo de la costa, son los desmanejos observados en la construcción de viviendas sin ningún tipo de permiso y sin la presencia de un ente controlador que anticipe los perjuicios irremediables.


Precisamente este punto se emparenta con el reclamo de soberanía que la Municipalidad de Viedma tenía sobre varios sectores de la costa, reclamo que se remedió con la sanción de la ley que extiende el ejido hasta Bahía Creek.


Con esta ley se avanzó entonces en la búsqueda de los financiamientos que permitieron la llegada de este profesional y la generación del estudio cuyo documento final está próximo a emitirse.
 

 

 


 

Comentarios

Video del día