NoticiasNet

radioNoticias
MARTES 21 DE OCTUBRE 2014

NoticiasNet Google

Año 9 | 6423
Viedma
Patagones
Argentina


Edición impresa

Ir a sección:

Opinión

13-09-2009 19:55:49

Finanzas Personales

Costumbres negativas de consumo

Cuando hablamos de finanzas personales lo primero que se nos viene a la mente es cómo aumentar nuestros ingresos, cómo ser millonarios, cómo ganar más dinero, etc. Aunque parte del objetivo es incrementar nuestros ingresos, hay una realidad, la cual es que nada ganamos teniendo el doble del dinero si gastamos el doble o más. Dice Robert Kiyosaki en su famoso libro Padre Rico, Padre Pobre: "Todos hemos oído historias de ganadores de la lotería que eran pobres, de repente se hacen ricos, y luego pobres otra vez. Ganan millones, y de golpe vuelven a estar en su mismo punto de partida". El mismo Kiyosaki afirma que "ser ricos no resuelve el problema".

El asunto aquí está en romper con nuestros patrones negativos de consumo. Para Kiyosaki esto se llama inteligencia financiera, la cual se define como "el proceso mental a través del cuál resolvemos nuestros problemas financieros".

En economía, un consumidor es una persona u organización que consume bienes o servicios proporcionados por el productor o el proveedor de servicios. Es decir, es un agente económico con una serie de necesidades y deseos, que cuenta con una renta disponible, con la que puede satisfacer esas necesidades y deseos a través de mecanismos de mercado.

Generalmente, cuando en negocios o economía se habla de consumidor en realidad, se está hablando de persona-como-consumidor. En la teoría, se entiende que un consumidor posee un presupuesto que puede ser gastado en un amplio abanico de productos y servicios disponibles en el mercado. Bajo la asunción de racionalidad, esta elección de gasto presupuestario se va a realizar según las preferencias del consumidor, por ejemplo para maximizar su función de utilidad.

La sociedad en general nos mete en un sistema que no nos alienta a adquirir este tipo de inteligencia. Todo lo contrario, nos lleva a patrones de consumo establecidos por las grandes corporaciones, las cuales poseen departamentos de mercadeo que pasan día y noche encontrando las formas para que usted y yo gastemos más.

Existen diferentes formas de romper con estos patrones. Por ahora vamos a exponer una de ellas. Esto es que debemos diferenciar claramente las necesidades de los deseos.

 Satisfacción del deseo

  Vamos a dar un ejemplo: cuando usted sale de su trabajo necesita desplazarse hasta su casa. La necesidad es transportarse. Pero tal vez usted desea hacer ese recorrido en un auto de lujo, como un Mercedes Benz. Una vez en una clase alguien me dijo que su deseo era ir en bus. No creo que haya sido sincero. Veamos que la necesidad se resuelve ya sea yendo en bus o en el auto. La necesidad es la misma, pero lo que deseamos no.

No está mal satisfacer nuestros deseos, pero debemos estar seguros de si estamos satisfaciendo nuestras necesidades y si las satisfacemos de la mejor forma, es decir, en el mejor orden posible, asignando nuestro dinero primero a nuestras prioridades y luego a lo demás. Como lo señala Stephen Covey, debemos poner primero lo primero, o sea, debemos tener claras nuestras prioridades.

Ahora llevemos esto a una situación cotidiana. Los supermercados están diseñados para que le demos prioridad a lo que muchas veces no es prioritario. En la mayoría de los supermercados encontramos en los primeros pasillos artículos que no son de primera necesidad y que, por lo general, son más caros. Así nos encontramos primero con artículos de cuidado personal, licores, vestimentas, entre otros. Conforme vamos recorriendo el supermercado encontramos bienes que son más necesarios. ¿Por qué no hacemos el recorrido al revés? Lo invito a recorrer el supermercado empezando en los últimos pasillos y terminando en los primeros.

Es una especie de "rebeldía", pero nos llevará a libranos un poco de los patrones de consumo que el supermercado ideó para nosotros. Más bien sigamos nuestros propios parámetros. El asunto no es sólo gastar menos, es poder asignar nuestro dinero primero a lo que debe ser primero. Haga una lista de sus necesidades prioritarias y se dará cuenta de que obtendrá mejores resultados.

Recordemos que los problemas de dinero, no se resuelven con dinero.

por: Roberto Suquilvide
Lic. en Administración
Lic. en Economía
© 2004-2011 | Todos los derechos reservados Noticias Net- Rio Negro | Avda. Caseros y México Viedma Río Negro | República Argentina |
Teléfonos/Fax: (+54 2920) 427543 y 427545 Area Comercial Telefono: 427540
http://www.comscore.com/esl/

Director. raulsale@noticiasnet.com.ar Publicidad. publicidad@noticiasnet.com.ar
Radio. radionoticias@noticiasnet.com.ar Webmaster. webmaster@noticiasnet.com.ar