NoticiasNet

radioNoticias
LUNES 22 DE DICIEMBRE 2014

NoticiasNet Google

Año 9 | 6485
Viedma
Patagones
Argentina


Edición impresa

Ir a sección:

Tiempo de Pensar

13-12-2012 00:02:00

La enfermedad de Hugo Chávez y la salud de Venezuela

Ojalá el presidente se restablezca y pueda cumplir con la voluntad popular expresada en las urnas.
Desde hace un año y medio, Hugo Chávez sufre un cáncer agresivo. Arribó a La Habana para someterse a la cuarta intervención quirúrgica, que viene con una carga extra: detectaron células malignas en la misma zona en que le fueron curadas meses atrás.
El 11 de mayo pasado, el presidente bolivariano anunciaba que el exitoso tratamiento de radioterapia recibido en Cuba le permitía retomar sus actividades y por eso, el 1 de julio, se ponía al frente de la campaña electoral para renovar su mandato presidencial, contemplado en la Constitución Bolivariana.

El 7 de octubre pasado, con el 55% de votos a favor y con 10% encima de Henrique Capriles, el candidato opositor, Chávez ganaba una vez más en las urnas. Este militar revolucionario que ejerce el Ejecutivo de Venezuela desde febrero de 1999, dijo el pasado sábado que, en caso de incapacidad o muerte, tal como lo mandaba la Carta Magna del país, los venezolanos debían ir a las urnas y elegir un sucesor.

El hombre que lleva 13 años en el Palacio de Mirasoles acusado por la gran prensa nativa e internacional de ser la bestia negra del continente, no dudó en esgrimir un ejemplar de la Constitución que él mismo diseñó y que el pueblo aprobó durante el primer año de mandato para justificar que, más allá del resultado, si él sale de escena, es imprescindible que los venezolanos no se aparten de las leyes. Muchos analistas se lanzaron, de inmediato, a señalar que Nicolás Maduro, canciller desde hace años, vicepresidente electo para el mandato 2013-2017 y señalado por Chávez como su candidato, era chofer de subterráneo. Los sesudos analistas señalan, por si fuera poco, que nada podrá hacer Maduro contra el abogado Capriles. El desprecio a un dirigente político por su origen obrero en la actual América Latina revela no sólo un elitismo vibrante sino el desconocimiento feroz de cómo orientan sus simpatías los pueblos. La gran prensa se permite naturalizar la discriminación sin reparar que el mismo Capriles tiene abuelos de parte materna (Radonski) sobrevivientes del Holocausto y que su propio apellido paterno es de origen judío sefardí. Tanto habló, por años, la gran prensa de la persecución de los judíos en Venezuela y, sin embargo, durante la campaña jamás pudieron consignar una sola frase que surgiera del chavismo en contra de Capriles por su pertenencia a la comunidad judía venezolana.

Es completamente incierto el panorama respecto de cómo puede evolucionar el tratamiento de Chávez, pero fue él mismo quien le dio toda la información al pueblo. Usó la cadena nacional para evitar las especulaciones sobre su salud. Y eso viene muy al caso porque el próximo domingo hay comicios para elegir quiénes quedarán al frente de las 23 gobernaciones en las que está dividido el país. Una junta médica de especialistas provenientes de Cuba, Venezuela y Brasil estudiará la conveniencia de la operación y, de paso, evitan que en esta semana alguien pretenda decir que Chávez utiliza su enfermedad para seducir electores el próximo domingo.

LA LETRA DE LA LEY. Más allá de las pasiones y tratando de no caer en el juego maniqueo de la derecha, es difícil prever resultados de elecciones presidenciales en Venezuela sin Chávez. Ojalá el presidente se restablezca y pueda cumplir con la voluntad popular expresada en las urnas el pasado 7 de octubre. Sin embargo, lo dramático de sus palabras revela que los venezolanos deben digerir desde ahora cómo se comportarían electoralmente ante su ausencia. Días pasados, Telesur emitía un documental de un realizador español sobre los planes de vivienda popular en el Gran Caracas de un valor didáctico y sociológico extraordinarios. No sólo mostraba los avances de la Gran Misión Vivienda Venezuela para urbanizar las barriadas de las laderas de la ciudad sino también muestra los matices y contradicciones propios de la relocalización de barrios humildes o la construcción de barrios al lado de urbanizaciones de clase media. Se muestra la gran paradoja de que muchos habitantes de clase media se quejan: señalan el miedo que les producen sus nuevos vecinos, muchos de los cuales según ellos provienen de actividades marginales, y temen que entren a robar a sus casas. Amén, por supuesto, de la desgracia de la desvalorización de sus propiedades. Es muy necesario pensar que 13 años de crecimiento ininterrumpido, con diez del petróleo en manos del Estado como fuente de reasignación de recursos a favor del pueblo, no sólo mejoraron la calidad de vida de los más humildes sino que permitieron la elevación del consumo de sectores que ahora nadie duda en calificar como de clase media. Las tensiones respecto de la reasignación de riquezas y recursos no son sólo las peleas simbólicas por identidad política sino que en muchos casos son económicas, son de intereses. Muchos empresarios venezolanos se quejan por el poder que tienen los sindicatos y, en consecuencia, por ‘el costo laboral‘. Y se quejan por los impuestos que pagan. No sólo los grandes. Muchas veces pequeños propietarios inmobiliarios, por poner un ejemplo, ven como una intromisión del Estado el mero hecho de regular el precio de los alquileres. Venezuela, a través del Ministerio de Vivienda y Hábitat, tiene un registro de viviendas en alquiler y cuenta con un organismo la Superintendencia Nacional de Arrendamientos de Vivienda que actualiza el valor del inmueble que se alquila y establece el precio del alquiler por un coeficiente de ese valor.

Es más, el propietario tiene una carga impositiva mucho mayor cuando tiene varias casas o departamentos que ofrece en alquiler al mercado. Es decir, desde la óptica mercantilista liberal, ciertos sectores ven esto como una intromisión, mientras que desde el punto de vista de quienes no son propietarios de una casa y deben alquilar, si el Estado no regula, sienten una indefensión ante la falta de un derecho elemental como es el de la vivienda.

Por: Eduardo Anguita
Para Infonews.
© 2004-2011 | Todos los derechos reservados Noticias Net- Rio Negro | Avda. Caseros y México Viedma Río Negro | República Argentina |
Teléfonos/Fax: (+54 2920) 427543 y 427545 Area Comercial Telefono: 427540
http://www.comscore.com/esl/

Director. raulsale@noticiasnet.com.ar Publicidad. publicidad@noticiasnet.com.ar
Radio. radionoticias@noticiasnet.com.ar Webmaster. webmaster@noticiasnet.com.ar