Por Facundo Andrés Brizuela.
Tamaño letra:

 

Me parece importante volver a la edición anterior en donde resaltamos el valor del clásico en todo su entorno, lo que significaba ganar para cada uno de los equipos de la Comarca y por supuesto no perder de vista que ese juego vale dos puntos, simplemente eso.

 

¿Las expectativas? Deportivo Viedma buscaba afianzarse como escolta con menos partidos con respecto al puntero Platense, con grandes posibilidades de quedarse con la punta. En tanto, Atenas quería tratar de cambiar lo anímico desde lo mental y madurar como equipo que pretenden ser.

 

Siguiendo con los griegos, tuvieron un duro y complicado juego antes del clásico. El triunfo renovó expectativas y todos se agarraron de eso para confiar. Era el momento para seguir en la misma senda y encarar a un duro Rocamora con la misma necesidad de escalar en la tabla.

 

Con poco tiempo para poder descansar, el martes pasado Atenas arrancó el partido con un juego muy controlado; pero Rocamora en ningún momento entregó el partido a pesar de ir de atrás por 15 tantos hasta el final del tercer cuarto.

 

Parece un deja vú escribir lo siguiente: el Griego se relajó y no pudo encontrar respuesta defensiva a la efectividad quetuvo el elenco de Rocamora. Atenas, con esta repetición de errores, me refiero a entregar el juego en los últimos minutos, dejó pasar oportunidades de despegar y ponerse en el pelotón de arriba con miras a los playoffs.

 

 

En la vereda de enfrente, Deportivo Viedma volvió a casa con una dura y clara derrota en el clásico del domingo pasado.

 

Si bien repetimos que solo fueron dos puntos en la tabla, era importante volver con el triunfo por la parte anímica que el Deportivo Viedma refleja sobre todo en cada juego.

 

Atenas fue superior en calidad de juego, sin embargo el Depo siempre estuvo en partido por su entrega, sumado a la ausencia de Nate Carter, lo que dio muchas ventajas al equipo contrario. Pensemos también que Deportivo Viedma está acostumbrado a tener uno menos en lo que va de la temporada.

 

Opuesto a lo que sucedió en Patagones, luego de los coloridos dos puntos disputados entre nuestros equipos, Deportivo Viedma se enfrentó a Rocamora haciendo valer su fuerza como local. La visita, un equipo muy versátil, con mucho gol en su plantilla y similares a los del Depo en cuanto a que creen a lo que juegan.

 

No le fue fácil, los de Viedma se hicieron muy fuertes desde lo defensivo a medida que pasaban los minutos y apoyándose en su jugadores más experimentados a la hora de la ofensiva, que por cierto lo hizo generando mucho desgaste propio de ausencias por lesiones.

 

Deportivo Viedma ganó en otro partido para el infarto y la emoción. Ganó a pesar de todos esos obstáculos. Supieron validar ese hambre de ganar y no perderse de la línea de objetivo que tienen como equipo la suerte de campeón. ¿Se vendrá el ascenso?

 

 

Comentarios

Video del día

Lo + Leído