Hay carteles con la leyenda “Rousiot 2019”. Está convencida que en el caso de no llegar a los acuerdos necesarios, se deberá recurrir a las herramientas de la democracia partidaria que en este caso se traducen en elecciones internas.
Tamaño letra:

Evelyn Rousiot viene desde hace tiempo sosteniendo su deseo de ser la candidata a reemplazar al intendente Foulkes a partir del 10 de diciembre de 2019, y terminar con la hegemonía radical de 16 años.


Y en la última semana pasó del deseo, a impulsar su candidatura, con un marcado apoyo de varios sectores del Justicialismo local y de los nuevos aliados políticos vinculados al socialismo y al naciente partido RÍO de la senadora Magdalena Odarda.


Además de pretender ser la candidata de su partido y encaminarse hacia ello, sostiene la actual concejal que su postulación surgirá de los acuerdos internos, en un marco de unidad de todas las facciones del peronismo.


Sin embargo, y más allá de los deseos y de las acciones de campaña (esta semana aparecieron carteles en varios puntos de la ciudad con la leyenda “Rousiot 2019”), la edil no tiene allanado el camino.


En esta lógica aparece otro potencial candidato de su mismo sector: Mario Sabbatella.


El actual legislador tuvo una fuerte presencia mediática esta semana con las quejas dirigidas al intendente Foulkes por la calidad del asfalto que se está aplicando en varias calles, presencia que le valió para manifestarse a favor de una nueva candidatura; hecho que a su vez generó una rápida respuesta de los más cercanos a Foulkes.


Mario Castro, secretario de Ordenamiento Territorial, le recordó sus dos fallidas postulaciones, y le recriminó que sus quejas responden solamente a su deseo de postularse.


Pero no solo el legislador Sabbatella tiene las mismas pretensiones que Roussiot: aparecen otros nombres en el peronismo más cercano, como Juan Carlos Cerone y Mario Riquelme; y el que surja del Peronismo Federal cuyo candidato natural es Juan Manuel Pichetto.


La candidata
“Jamás dudé de mis pretensiones, y siempre me manifesté a favor de ser la candidata de mi partido”, dijo Rousiot, para adelantarse a los tiempos venideros, en los cuales varios dirigentes más anunciarán sus mismas pretensiones.


Sin embargo, las votaciones en disidencia que se vienen sosteniendo desde hace tiempo en el bloque que ella preside en el Concejo Deliberante, hacen presagiar una camino difícil hacia la unidad partidaria.


De todas formas, Rousiot está convencida que en el caso de no llegar a los acuerdos necesarios, se deberá recurrir a las herramientas de la democracia partidaria que en este caso se traducen en elecciones internas.


“De ninguna manera creo que quien haya militado por años en el Justicialismo, tenga la necesidad de ir por fuera para cumplir con la intención o vocación de ser candidato”, sostuvo.


Y ejemplificó: “De hecho, en el bloque de legisladores del FPV las votaciones en disidencia se vienen sucediendo desde hace mucho tiempo, y nadie ha salido a manifestar que está en contra de la candidatura a gobernador de Martín Soria”. 

Comentarios

Video del día