Representantes de la Federación y del Ministerio de Agricultura de la provincia abrieron el diálogo para hacer frente a la crisis del sector.
Tamaño letra:

 

En la edición de fin de semana de Noticias de la Costa, uno de los informes especiales refería a la crisis de la fruticultura. Allí, Marcelo Coriolani, secretario de la Federación de Productores de Río Negro y Neuquén, hablaba de la alarmante situación del sector y de la oposición al llamado Libro Blanco, una de las políticas del gobierno de Alberto Weretilneck que busca una reestructuración en la fruticultura.


Los argumentos respecto a no aceptar el Libro Blanco tenían que ver con que consideraban que el mismo no contempla a todos los productores.


Llamó la atención que pocos días después el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de Río Negro, Alberto Diomedi, declarara que se iba a trabajar en conjunto con los productores poniendo como punto de partida justamente al famoso Libro Blanco.


Ocurrió luego de una reunión entre el Gobierno y los productores. Nuevamente consultado por Noticias, Coriolani señaló que comenzarán a trabajar junto al gobierno en el Libro Blanco siempre y cuando incluya a todos los productores.


 Diomedi agregó que hay que revisar aspectos que van desde la tecnología hasta la necesidad de buscar el asociativismo de los productores para un mayor control de la comercialización.


Sobre las demandas de los productores, Diomedi comentó que ‘están pidiendo un fondo no reintegrable de 1,5 pesos por kilo. Es complejo, tal vez inviable. Pero lo bueno es que logramos juntarnos para sacar la situación adelante‘.


A su vez se informó en que hubo consenso para que en los próximos 20 o 30 días se realice una reunión multisectorial ‘para poner un norte, y definir qué queremos. Sea con desde el Libro Blanco, o del color que sea. Lo importante es no perder más tiempo. Porque con estas idas y venidas, nunca avanzamos‘.


Limaron asperezas

Tal como se indicó, Noticias volvió a comunicarse con Coriolani quien sobre la reunión con el Gobierno, dijo que sirvió para limar asperezas. ‘Lo más positivo de todo esto es que se abre nuevamente un canal de diálogo entre la provincia y la Federación de Productores donde en primera instancia vamos a empezar a trabajar con la mesa de contractualización el próximo lunes a las 9 donde se establece el costo de producción del productor. Y vamos también a trabajar sobre esto que tanto viene peleando la provincia y que presentó en su momento tan cerradamente pero hoy se abre como para aportar todo lo que tengamos que aportar y cambiar lo que se tenga que cambiar, y hacer una reunión o las reuniones que necesitamos para trabajar en este Libro Blanco como lo llamó la provincia. Tanto los productores y el sector y aquellos que tengan intenciones y deseos de hacer una planificación‘.


Consultado sobre si se trata de un Libro Blanco con modificaciones, respondió que puede ser con modificaciones o a trabajar en conjunto ‘Lo primero que tiene que quedar en claro es que cualquier plan, cualquier proyecto a largo plazo, tiene que contemplar a todos los productores, no puede ser para unos pocos.


Tiene que contemplar a aquel que está bien, a aquel que está a media máquina y a aquel también que quiere volver, que no pudo seguir pero que tiene la vocación de seguir siendo productor‘.


Respecto a si desde el Gobierno se aceptó estos planteos, señaló: ‘Son objetivos de uno y es lo que tenemos que empezar a analizar entre todos en conjunto. Para eso se abre nuevamente para entre todos encontrarle la vuelta. Nosotros ponemos nuestro punto de vista‘.

 


 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas