Lo afirmó Patricia Cetera, secretaria general de UnTER. El gremio docente realizó una exposición gráfica de la situación edilicia de las escuelas provinciales.
Tamaño letra:

 

Luego de un Congreso Extraordinario, el gremio docente UnTER, realizó una exposición gráfica sobre la situación edilicia de las escuelas rionegrinas.

 

En ese sentido, Patricia Cetera, secretaria general del gremio, manifestó “En cada una de las instancias en que tuvimos oportunidad de encontrarnos en el Ministerio planteamos que los establecimientos tienen innumerables deficiencias en cuanto a lo edilicio y por lo tanto, en cuanto a la funcionalidad. El trabajo que ha llevado adelante la Secretaría de Salud, con delegados y delegadas del Departamento de Salud en la escuela de UnTER, se ha dejado registro en el Ministerio y ha sido al subsecretario de asuntos institucionales, Gabriel Belloso al que le hemos planteado la situación crítica, que no es menor: problemas de electricidad, calefacción, residuos cloacales”.

 

Claudia Asencio, secretaria de Salud en la Escuela, resaltó que en el primer semestre se han periodo innumerables días de clases por cuestiones relacionadas a problemas en electricidad, calefacción y fallas estructurales en general.

 

En cuanto a la situación en las diferentes regiones, por ejemplo en la Zona Andina que comprende El Bolsón, Bariloche y espacios rurales, la delegada de Salud de allí, Andrea ROncati expuso que de 45 escuelas relevadas: 6 no presentan mayores dificultades y 11 están rumbo a colapsar. 28 presentan estado crítico en relación a gas, agua, limpieza de tanques que no fue realizada, medidas que desde el departamento de salud se exigió que se lleven adelante a principio de año.


Lo más preocupante en esta zona, con temperaturas bajo cero, sobre todo en época invernal, radica en que, se informó, el 80% de las escuelas de Bariloche no tiene los planos habilitados de gas, el 60% no tienen los de electricidad. Hay escuelas en las que no se ha realizado el mantenimiento de calefactores para afrontar este clima, de hecho, producto del temporal que comenzó el 13 de julio, las clases están suspendidas.

 

Por su parte, Elisabet Barrera, Delegada del Departamento de Salud Zona Atlántica y Valle Inferior, que abarca Viedma, Conesa, San Antonio Oeste y Valcheta denunció que “El deterioro de los edificios es visible. Reclamamos desde el 2010 con techos rotos, agua en los tableros eléctricos, problemas de gas. La Escuela 263 de Viedma, estuvo dos meses sin clases y con la fuerza de la comunidad se logró que antes del receso invernal tuviera el reinicio de clases”.

Barrera detalló que “En la última tormenta en Viedma la Escuela Laboral Nº 1 perdió parte de su techo. En Conesa hay tres escuelas que adelantaron el receso invernal porque no tienen gas.


Hay escuelas con filtración de agua en tableros eléctricos, situación grave que se denuncia permanentemente. Los talleres de escuelas técnicas y laborales no tienen ventilación correspondiente, el personal docente no cuenta con elementos de seguridad”. Denunció que “ No hay respuestas frente a las demandas y si las hay son a largo pazo y no se repara la situación principal, son baches”. 

 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas