El 31 de diciembre vence del contrato de la Provincia de Río Negro con su agente financiero, el Banco Patagonia S.A. El Gobierno estaría confeccionando los pliegos licitatorios para hacer la convocatoria.
Tamaño letra:

El presente artículo está basado en un documento del Lic. Pedro Elosegui, realizado en la Serie Notas en Desarrollo del Laboratorio de Ideas en Desarrollo (LID), de la Universidad Maimónides, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
El 31 de diciembre 2016 vence del contrato de la Provincia de Río Negro con su agente financiero, el Banco Patagonia S.A. El Gobierno de la provincia de Río Negro estaría confeccionando los pliegos licitatorios para hacer la convocatoria y poder realizar la adjudicación en el mes de junio, considerando un tiempo para la transición en caso de que el Banco adjudicatario sea una entidad distinta a la actual. Entendiendo este hecho como un desafío y una oportunidad, es que vamos a publicar una serie de artículos que titulamos ‘Bancar el desarrollo‘, pretendiendo hacer un aporte en la discusión.


El acceso de los servicios bancarios es un determinante fundamental en el desarrollo económico y social inclusivo y ocupa un lugar importante en la agenda del Banco Central de la República Argentina, como regulador del sistema bancario nacional. Dicha preocupación es compartida por los gobiernos provinciales, que a pesar de no tener, en muchos casos, los resortes institucionales apropiados (tal como un banco público), reconocen la importancia del acceso a instrumentos de ahorro, inversión y medios de pago para el fortalecimiento de la producción, la creación de empleo formal y la inclusión social.
En este sentido, el año 2016 será importante para los servicios bancarios en Río Negro, ya que el Gobierno provincial enfrenta el desafío y la oportunidad de renegociar el contrato con su agente financiero, el Banco Patagonia S.A., o efectuar un llamado a licitación, puesto que la Provincia carece de un banco público propio, luego de la privatización del Banco de la Provincia de Rio Negro en 1996.


Cabe mencionar que existe una Comisión Legislativa Mixta Especial de análisis para la creación de un banco provincial de Río Negro (Ley 5041/2015) y que el contrato con el actual agente financiero oficial vence en el corriente año, dos cuestiones vinculadas, aunque no necesariamente excluyentes por cuanto la creación de un banco provincial es un proceso formal, más trascendental, que podría requerir más tiempo para su concreción que la mera licitación de la prestación de un servicio de agente financiero. En este sentido, la presente nota se propone utilizar la información pública disponible para analizar algunos aspectos que pueden resultar relevantes en el debate sobre el futuro de los servicios bancarios en la Provincia.
Servicios bancarios en Río Negro
El mercado de los servicios bancarios en Rio Negro incluye a quince (15) entidades bancarias y a dos (2) compañías financieras, que cuentan con 72 filiales y 346 cajeros. Entre los bancos figuran un (1) banco público nacional, tres (3) bancos públicos provinciales, un (1) banco cooperativo y diez (10) bancos privados, tanto nacionales como extranjeros, entre los cuáles se encuentra el agente financiero de la provincia, el citado Banco Patagonia S.A.


Los datos agregados dan cuenta de un nivel de depósitos y préstamos totales equivalentes al 8% y 16% del Producto Bruto Geográfico de Rio Negro, con un saldo de $ 8.000 de préstamos y $ 20.000 de depósitos totales por habitante. Esto ubica a la Provincia de Rio Negro entre las primeras 9 en términos de tamaño del mercado, por debajo de la Ciudad de Buenos Aires y también del resto de las provincias patagónicas, incluyendo a La Pampa. Este nivel de bancarización se condice con el bajo nivel que caracteriza a todo el país.
Sin embargo, los datos agregados pueden inducir un sesgo en el análisis, ya que el 13% de la población reside en localidades que no tiene acceso a ningún servicio bancario formal (salvo el potencial acceso por Internet), comparado con un 9% a nivel nacional. Las Provincias con mayor cobertura son aquellas que poseen un banco público provincial, tal como Buenos Aires, La Pampa o Chubut. En este sentido, la distribución geográfica es la que posibilita una perspectiva más relevante acerca de las posibilidades de acceso y disponibilidad de los servicios bancarios.


La distribución de las 17 entidades se correlaciona positivamente con el nivel de desarrollo relativo y la densidad poblacional en 12 de los 13 departamentos de la provincia. El Banco Patagonia posee unidades de servicios en 12 de los 13 departamentos, y sucursales en 8. En tanto, el Banco de la Nación Argentina también posee 8 sucursales, coincidentes con las del agente financiero oficial, y cuenta con presencia de servicios en 9 de los 13 departamentos provinciales. El departamento de El Cuy no cuenta con servicios bancarios formales (sucursales o cajeros) informados al BCRA.
Entidades Financieras (EFIs) y Cajeros en la Provincia de Rio Negro


Como puede observarse en el Gráfico Nº1, las entidades financieras se ubican mayormente con algún servicio en los departamentos de General Roca y Bariloche, que concentran al 70% de la población y el grueso de la actividad económica y productiva. En tanto, en el Este predominan los departamentos de Adolfo Alsina (que incluye a la capital y sede administrativa Viedma) y San Antonio, donde reside el 14% de la población provincial. Por último, los departamentos del sur de la provincia, de menor densidad y desarrollo socioeconómico relativo, son los que cuentan con una menor disponibilidad de servicios bancarios formales.
Por su parte, el Gráfico Nº 2 (A y B) indica el porcentaje de sucursales y cajeros que corresponden al Banco Patagonia. Se destaca la fuerte presencia del mismo en los partidos de mayor desarrollo relativo y el predominio en los servicios auxiliares (cajeros fuera de sucursal y agencias en empresas), en los lugares de menor cobertura relativa. Es así que los cajeros del agente financiero oficial dominan en los departamentos que no cuentan con sucursales bancarias tradicionales.


Préstamos y Depósitos por Departamento


Los depósitos del sector público no financiero representa aproximadamente el 30% del total y se canalizan mayoritariamente a través del agente financiero. Cabe mencionar que estos fondos constituyen, en general, una fuente de fondeo estable y constante, que permite incluso el financiamiento a largo plazo, tal como lo demuestra la experiencia reciente del BNA, el Bapro o el Banco Ciudad de Buenos Aires. De hecho, este último retribuye monetariamente a la Ciudad de Buenos Aires por su rol como agente financiero (con derecho a igualar la mejor oferta en las licitaciones).
Por su parte, la mayor parte de los préstamos y depósitos privados se concentra en el departamento General Roca, de mayor actividad productiva y densidad poblacional, aunque con menor actividad administrativa pública, situación similar a la observada en el departamento de Bariloche.


A modo de análisis, la información analizada revela algunas características del sistema bancario rionegrino, sin entrar en un análisis profundo. Existen aspectos adicionales que deberían tenerse en cuenta al momento de tomar decisiones. Estos incluirían, entre otros, el nivel de competencia en los mercados locales, los precios de los productos, la calidad de los servicios, el riesgo y los plazos de las financiaciones, así como los objetivos de desarrollo económico, diversificación productiva e inclusión social de la Provincia.


Dos puntos interesantes que surgen del análisis son: I). En los últimos años la provincia ha emprendidos algunas iniciativas para fomentar instrumentos de financiamiento para el desarrollo, incluyendo, negociaciones directas con el Banco Patagonia S.A. para líneas específicas de apoyo, o la creación de la Agencia de Desarrollo CREAR. Esta última ha generado una red de financiamiento productivo interesante. Sin embargo, a pesar de su potencial, el volumen de activos no se compara con el nivel de ahorros, público y privados, intermediados por el sistema financiero local. Similar apreciación sirve para potenciales fideicomisos financieros que pudieran administrarse con fondos provinciales. II). El nivel de ahorro disponible, tanto público como privado, permitiría a priori ser optimistas en relación al tamaño del mercado bancario local, revitalizando el rol potencial de un banco provincial. Debe tenerse en cuenta que la banca pública nacional y provincial ha tenido, en los años recientes, un rol destacado en el financiamiento anti-cíclico, en el apoyo a inversiones de largo plazo y de alto impacto social (microfinanciamiento y Pymes) y la movilización del ahorro local con una adecuada consideración de los riesgos y en un marco de estricto cumplimiento regulatorio y prudencial.


En definitiva, el 2016 brinda a Rio Negro la posibilidad de definir el rol de los servicios bancarios y financieros locales. Esto requiere, como condición necesaria para el desarrollo económico y social inclusivo en la Provincia, del debate informado que permita contar con una amplia perspectiva para definir los instrumentos que en el corto y mediano plazo aseguren servicios bancarios adecuados. Sin duda que es el debate de ideas para el desarrollo el que motiva las transformaciones sociales y económicas inclusivas y productivas.

Comentarios

Video del día

Lo + Leído

Noticias Relacionadas