Lo más importante en el mundo de la fotografía es poner el alma en cada sesión, a cada instante, amando lo que uno hace, conectando con las personas e imprimiendo un sello particular.
Tamaño letra:

 

Ximena contanos cómo fue tu acercamiento a la fotografía… ¿Cuando decidiste recorrer el camino de tu vida junto a una cámara?


Mi pasión por la fotografía comenzó desde muy pequeña…


Cada álbum es como un cuento para mí. Me veo de chiquita en mi cama recostada mirando todas las noches mis álbumes de fotos, una y otra vez, dejándome trasladar hacia aquellos momentos vividos, viajando a través de los recuerdos…


A medida que fui creciendo mi pasión crecía cada vez más y mi cámara me seguía a todos lados(en ése momento no existía lo digital así que comencé con una analógica, mi primer cámara digital recuerdo haberla comprado en el 2003)

 

¿Donde te formaste? ¿Qué conceptos y temas te interesaron desde un principio?


Una vez culminado el secundario, partí a la ciudad de Bahía Blanca para iniciar mis estudios en La Escuela Superior de Artes visuales donde realicé ahí mi formación básica en diseño y arte adquiriendo ahí mis primeros conocimientos técnicos en fotografía, luego me empezaron a interesar otros rubros además de la fotografía y estudié en una institución privada la Tecnicatura en Publicidad y Marketing.


Una vez finalizada la carrera regresé a mi lugar de origen, Pigüé, donde a los pocos meses abrí mi primer local de diseño publicitario, fue allí donde tuve las primeras experiencias con los niños, se acercaban al local donde le hacía unas “tomas” con “mi camarita” para luego hacer fototarjetas y otros recuerdos para cumpleaños.
Recuerdo el momento en que la mamá de una quinceañera a la cual le había sacado unas fotitos para realizar el suvenir de su cumpleaños, me dijo:

- Quiero que seas vos la fotógrafa de la fiesta de 15-

…¿¡YO!?- Le dije sorprendida y un poco asustada-

¡¡Sí!! –Me respondió-Nos encantó tu trabajo y ella se sintió muy bien con vos.

Así, que sin pensarlo, acepté y fui corriendo a pedir una cámara prestada…
Desde ese momento realizo eventos sociales en cumpleaños, bodas, bautismos y cortejos.
Por suerte siempre he tenido bastante trabajo. No recuerdo la cantidad de fiestas, pero superan las 400, así que también ahí también tengo historias para contar.
Además de la experiencia adquirida con el trabajo cotidiano, año a año voy capacitándome a fin de profesionalizar mi servicio y estar a la vanguardia en cuanto la moda y la tecnología, pero sin duda, lo más importante en el mundo de la fotografía es poner el alma en cada sesión, a cada instante, amando lo que uno hace, conectando con las personas e imprimiendo un sello particular.

 

¿Cómo describirías a la fotografía como expresión artística?


Aunque me dedico más a lo social, cada foto tiene su magia y su arte, cada fotógrafo tiene un estilo particular que se imprime en ese instante de creación, en ese momento que capta, en esa realidad que se transforma y se crea.
En cada foto le pongo mucho amor y siempre pienso en el otro, no sólo tomo la fotografía como yo quiero sino que lo hago pensando en la persona que se acerca a contratar mi servicio, conociéndola y conectándome con sus gustos, intereses y necesidades, buscando el mejor reflejo de sí misma y apuntando al mayor grado de satisfacción con el resultado.

 

¿Qué es lo que buscás de la persona que tenés frente al lente?


Busco capturar las emociones, gestos, sonrisas espontáneas y también los guío en lo estético para que queden armoniosas. En todo momento trato de congeniar y tener empatía con el que está del otro lado.


Hoy en la Comarca muchas mamás hemos tocado tu puerta para que vos, desde ese lugar sensible y empático le hagas books de fotos a nuestros hijos. ¿Cómo es la conexión con los niños? ¿Cómo describirías trabajar con niños?


Los niños tienen sus propios tiempos, los cuáles hay que respetar, y los padres deben estar tranquilos, sentirse cómodos y saber que tienen el tiempo que necesitan para lograr lo que desean.

Por eso, en el caso de los niños lo hago a través del juego.

Jugamos, cantamos, bailamos y ahí salen las sonrisas más lindas y transparentes que te puede regalar un niño en su sesión.

 

¿Qué pasa con los books a recién nacidos? Contanos el detrás de escena, ¿cuánto dura una sesión, cómo se portan las mamás? ¿Van los papás?


Las sesiones recién nacido…qué tema!!!
Les tengo mucho respeto a estas sesiones.
Ante todo, me pongo en lugar de sus mamás. Ellas se acercan a pocos días de haber traído una vida al mundo con sus bebés tan pequeñitos llenas de ilusiones, entonces es necesario tener mucho cuidado, sin ser tan exigente en lo técnico a la hora de realizar éstas tomas, por eso me preocupo principalmente de las necesidades y seguridad del bebé.
Por ejemplo, es lo esperable que los pequeños manifiesten malestar, ya sea por que le duele la pancita o tienen hambre entonces llora al momento de fotografiarlo, entonces yo lo espero, trato de calmarlo con algunas técnicas aprendidas y si sigue con algún malestar no insisto, suspendo, primero el bebé y después todo lo demás.
Generalmente éste tipo de sesiones dura más de dos horas así que hay que estar preparado.
Los papás, a diferencia de las madres no son muy partidarios a traer a sus bebés, y suelen venir obligados pero se van muy contentos al ver como tratamos a sus pequeños, la idea es que sea una linda experiencia para ambos y se lleven un recuerdo de los primeros días de su pequeño, su pielcita, sus manitos, piecitos, gestos, pasa todo tan rápido que es una linda oportunidad para congelar el tiempo.


Sos mamá, no sos de la comarca ¿Cómo te recibió Viedma? Hablemos sobre esto de llegar a una ciudad desconocida, construir tu lugar, tu espacio, con la familia lejos, pero con un bolso lleno de proyectos.


La gente de Viedma me ha recibido muy bien, siempre fueron muy amables conmigo.
Nunca voy a olvidar a una persona que, conociéndome tan sólo a través de las redes, me alentó, me promocionó y me ofreció una mano: Valeria Vaquero, a quien no puedo dejar de agradecerle.
Es loable resaltar las buenas acciones de la gente que sin esperar nada a cambio, hacen algo por los demás.
He tenido la suerte de cruzarme con gente muy buena en mi camino y, de no haber sido así, este presente no sería el mismo.
Quiero agradecer también a Sabina, mi amiga y colega que me siguió a sol y a sombra, confiando en mí desde que llegué hasta hoy, siempre proyectando y trabajando juntas.
No ha sido fácil alejarme de mi familia y amigos.
El amor me trajo hasta esta ciudad, sin dudarlo armé mis valijas, cerré mi estudio en Pigüé y me instalé acá, en Viedma donde no sólo he podido desarrollar mi profesión sino que además he formado esta hermosa familia.
¡Ahora somos tres!
Mi marido es otro gran pilar en mi profesión, ya que siempre está apoyándome y acompañándome en todos mis proyectos.
Tenemos la suerte de tener a mi hija, Lupita, de dos años de edad así es que podría decirte que ya considero a Viedma como mi segundo hogar.
Me siento muy agradecida por ello.


A los papás que están leyendo esta nota ¿qué les diría?


Les diría, que el tiempo pasa tan pronto y los hijos crecen tan rápido que no deberían guardar esos bellos momentos sólo en su memoria y su corazón.
No pierdan la oportunidad de atesorar esos instantes en un recuerdo perdurable, de capturar esos recuerdos hermosos de la vida en una fotografía.
Un documento artístico, único, personal, original que estará allí presente, cuando la nostalgia, lo vuelva a encontrar.

Comentarios

Video del día