Hoy charlamos con Lorena Vega. Actriz multipremiada, galardonada, reconocidísima como Directora de Teatro y profesora de actuación
Tamaño letra:

 

La Comarca recibe periódicamente seres interesantes, que nos brindan su conocimiento su talento y nos permiten acercarnos a disciplinas artísticas y deportivas.
Hoy charlamos con Lorena Vega. Actriz multipremiada, galardonada, reconocidísima como Directora de Teatro y profesora de actuación.


Ella estará en Viedma dictando un seminario de actuación después de ser premiada con el ACE como Mejor Actriz y otros premios por su trabajo en “Yo, Encarnación Ezcurra”.


Lorena, miremos hacia el comienzo de tu camino como actriz. ¿Cómo y cuándo te acercaste a la actuación y sentiste que esa era tu pasión y vocación?


Cuando tenía 15 años una amiga me dijo “dan cursos gratis en el Urquiza”, era un colegio secundario del barrio de Flores. Cuando hice la clase me di cuenta que eso era lo único que quería hacer.

 

¿Cómo te formaste, qué puertas golpeaste?


Me formé tomando clases de teatro. Siempre trabajé para pagarme las clases. Nunca me pagaron ningún curso mis padres. Y cuando no tuve plata hice trueque con mis maestros. Fue el caso con Nora Moseinco, y también con Guillermo Angelelli que no me dejaban abandonar las clases si no tenía dinero.

 

¿Recordás tu primer trabajo?


Hice todo. Iba mucho a buscar trabajo por el diario y la verdad era desesperante. Fui camarera pero duré poco. Como recepcionista, y telefonista también duré poco. Trabajé de cadete en una editorial. Pegué cositas diminutas para hacer monturitas para caballos para una lámparas de adorno…Trabajé en stands en la feria del Libro; atendiendo una fiambrería…en una oficina de marketing en canal 9…

 

Compartinos los momentos inolvidables de tu carrera hasta hoy…


Sin dudas los primeros estrenos de las primeras obras. El estreno de “Anteboda” que dirigió Nora Moseinco, donde yo tendría 19 años. El estreno de “Capítulo XV” que fue la primera obra de autoría propia junto a mis compañeros del Grupo (Valeria Lois, Martín Piroyansky, Juan Pablo Garaventa) y con quienes hicimos 3 obras más y trabajamos juntos durante 9 años. Esos trabajos sellaron mi decisión de seguir actuando. Y la verdad que cada obra que hice fue siempre un momento inolvidable, pero podría destacar también sin duda el encuentro con Mauricio Kartun cuando me convocó para hacer la obra “Salomé de chacra”.

 

El trabajo de un actor tiene muchos momentos, algunos maravillosos otros difíciles. ¿Cómo se construye una carrera desde la actuación? ¿Qué les dirías a las personas que sienten que es su camino pero no saben como “entrar “en este mundo?


Les diría que es un camino de paciencia, disciplina y perseverancia. Actuar es como tocar un instrumento solo que aquí el instrumento es el propio cuerpo. Si uno va a tomar clases de piano no pretender ser un concertista reconocido de inmediato. Primero hay que estudiar, practicar, dedicarle tiempo a la prueba…con la actuación pasa lo mismo. Hay que darle tiempo. Y también hay que construir los proyectos propios. No esperar “que te llamen”. Hay que ponerse a crear.

 

¿Qué es lo que más disfrutas hacer? ¿Actuar, dirigir, enseñar?


Sin duda actuar y dar clases.

 

Hace muchos años te haces espacio para enseñar, para dictar talleres y seminarios además de dirigir y actuar, cómo planificas tus clases, ¿En este caso para un seminario intensivo?


Mis clases son mi espacio cotidiano. Fue Nora Moseinco quién me incentivó a dar clases. Primero di en su estudio y luego en distintas instituciones. Tengo siempre un asistente que trabaja conmigo para la organización de todo. Y ahora tengo grupos privados donde viene gente con experiencia que están buscando pulir su actuación, crear trabajos, encontrarse con compañeros para armar proyectos…es un lugar de creación.

 

Tenés una familia hermosa, un compañero que se dedica al cine, ¿Cómo se complementan? ¿Cómo es trabajar juntos?


Nos conocimos trabajando y no aceptamos como somos. Nos admiramos uno al otro. Somos muy frontales también uno con el otro. Y nos surge naturalmente soñar proyectos juntos. Ya hicimos varios cortometrajes juntos que han sido premiados. Filmamos una ópera prima a cargo de Gonzalo Zapico (mi pareja) como director que está en etapa de montaje “El bosque de los perros”; y hemos trabajado en varios proyectos audiovisuales de amigos o colegas. Siempre lo llevamos bien.


Hablemos del momento del cine en Argentina, por un lado, mucho talento, mucho reconocimiento internacional y la contracara, un Instituto con algunos problemas…
 

Las medidas tomadas en los últimos tiempos dentro de la industria del cine son negativas para la producción nacional. Hay que continuar el reclamo y no achicar nuestra industria cinematográfica. Es parte de nuestra cultura y es trabajo para mucha gente.

 

¿Qué soñás para los actores y directores de la Argentina?


Sueño con recursos para seguir produciendo. Es decir, mayor porcentaje en el presupuesto de cultura. Apoyo al teatro independiente que es la fuente de nutrición del excelente teatro que tenemos; y reapertura del Teatro Alvear.

 

¿Cómo definirías la actuación como herramienta social y cultural?


La actuación es un momento de comunión, es un ritual cultural. Se enciende algo desconocido dentro de nosotros a la hora de actuar y se canalizan energías que uno no sabía que tenía. Se produce encuentro con el otro, y se pone en circulación mucho poder que llevamos dentro. Eso produce luego esa sensación tan vibrante de satisfacción y alegría. Se produce la comunión.

 

Vamos a tenerte con nosotros, es un gran mimo y una hermosa oportunidad para los actores de la Comarca, adelantemos un poquito algo del Seminario Partituras. 

¿Cuándo venís?


Estaré el fin de semana largo. 8,9 y 10 de diciembre. El seminario se llama “Partituras” porque abordaremos la actuación a través de esquemas de traslado en el espacio donde combinaremos distintos elementos como, textos no teatrales, música, instrumentos, etc., que crearán la escena para desarrollar la actuación.

Comentarios

Video del día