El juez Daniel Rafecas investiga el atentado a la empresa a cargo del escrutinio y descarta por ahora una motivación política.
Tamaño letra:

 

El día después de la explosión en Indra, la empresa que está a cargo del escrutinio de las próximas elecciones, la Justicia explora una hipótesis que no vincula el ataque con la vida política. Sin indicios por ahora de un móvil político, el juez federal Daniel Rafecas investiga si la explosión estuvo vinculada a algún conflicto interno dentro de la empresa española.


El principal indicio que manejan las autoridades es que el paquete había sido enviado al director de Recursos Humanos de Indra, aunque con un nombre falso. Por ese motivo, la encomienda fue abierta por las recepcionistas de la empresa, que activaron involuntariamente el explosivo y sufrieron distintas heridas.


Prefectura le toma declaración desde esta mañana a los empleados del área de Recursos Humanos de Indra para intentar detectar alguna pista que pueda aportar información para la investigación. Sin embargo, lejos de despedir personal, la empresa incrementó su staff de 1000 empleados en el último año, según pudo averiguar LA NACION.


Más allá de la proximidad con la fecha en que ocurrió el incidente respecto de los comicios, la Justicia no cuenta por ahora con ningún indicio de que la explosión puede estar vinculada a la actividad que Indra cumplirá en estas elecciones legislativas, informaron fuentes judiciales.


Desde la empresa se negaron a hacer declaraciones sobre la hipótesis que investiga la Justicia, pero emitieron un comunicado. ‘Pese a este lamentable suceso, Indra ofrecerá el servicio de escrutinio provisorio manteniendo la misma calidad y fiabilidad, como siempre ha hecho‘, sostuvieron. Y agregaron que las empleadas heridas están fuera de peligro, aunque la recepcionista que abrió el paquete continúa internada.


El artefacto


El paquete bomba que explotó en las oficinas de la empresa Indra, que hará el escrutinio provisorio de las elecciones del próximo domingo, tenía pólvora negra y blanca, había sido armado con un caño de plomería y estaba dirigido como ‘regalo‘ al responsable de recursos humanos de la firma.


La explosión ocurrió en las oficinas de la empresa en el quinto piso del edificio Madero Riverside, sobre la calle Cecilia Grierson al 200, en Puerto Madero , donde resultaron lesionadas dos personas: la recepcionista que abrió el sobre y el cadete que había llevado el paquete y estaba junto a ella.


Según fuentes judiciales, el paquete tenía como remitente ‘Perfumería Amanda‘, de la calle Lavalle 585, que no existe, y como destinatario a Tomás Contreras, director de Recursos Humanos de Indra.


En rigor, el responsable de esa área no tiene ese nombre aquí en Buenos Aires -según páginas de Internet- y el Contreras que aparece es Director Corporativo de RR.HH. de Indra en España e incluso dio notas diciendo: ‘Somos una compañía global y tenemos interiorizado que el desarrollo profesional pasa por experimentar una carrera que puede conllevar asignaciones internacionales‘.


Tal como se informó, el paquete fue dirigido a un edificio de la calle Paraná 1073 de esta capital, donde funcionaron las oficinas de Indra hasta la semana pasada, y luego redireccionado a las nuevas instalaciones de Puerto Madero.


Según el informe preliminar de la División Explosivos de Policía Federal que le llegó al juez Daniel Rafecas, el dispositivo era un artefacto de armado casero, consistente en un caño de gas de 15 centímetros de largo y 2 centímetros de diámetro, tapado en sus dos extremos con pegamento.


En su interior tenía pólvora negra (de uso pirotécnico) y unas 25 bolillas metálicas. El mecanismo contaba con una trampera para ratones y una batería de 9 volts, para que estallara al momento en que se abriera el paquete. Todo estaba dentro de una caja de madera con tapa de apertura tipo bisagra.La Nación.

Comentarios

Video del día

Lo + Leído

Noticias Relacionadas