Por Marcial Biageti.
Tamaño letra:

 

Desde siempre se discute la influencia y existencia real de la suerte. Se arriesgan incluso porcentajes en los que la suerte determina conductas. De ella se han ocupado pensadores, filósofos, escritores. La eminente escritora francesa Marguerite Yourcenar afirmaba que la vida de todos nosotros, al ser revisada, encuentra un hecho, o varios, que han determinado nuestra existencia. Le gustaba recordar que su salto a la fama mundial como autora de Memorias de Adriano era producto de encontrar en una mudanza los manuscritos abandonados cinco años antes.


Todos coinciden que si de porciones se trata alcanza para el éxito un diez por ciento de suerte y el resto de voluntad. En términos futbolísticos solo hace gol quien trabaja para estar en las cercanías del arco. Al trabajo hay que sumar talento y habilidad. Una filósofa de origen vasco, muy cercana a este redactor, los traduce en castellano pragmático: hay muy pocos boludos con suerte.


Como una síntesis de lo dicho, en la política el cóctel de voluntad, talento, habilidad y suerte hacen diferencias. Maquiavelo dice que el Príncipe debe intuir los momentos favorables y el empuje del azar será determinante. Napoleón pedía que le informaran los resultados de las mesas de juego de sus generales, otorgando responsabilidades a aquellos que tenían mejor suerte en el paño verde.


Los ciclos de la economía del país determinan los tiempos políticos como lo dijimos la semana anterior. En el último medio siglo no hubo mejor respuesta presupuestaria que los cinco años (2002/2007) de excepcionales precios de los comodities, el boom sojero y los altos precios del petróleo que permitieron que no hubieran ni intendentes ni gobernadores ni presidentes malos.


Río Negro tuvo un impensado complemento a la bonanza de recursos de principios del milenio que fueron las tardías renegociaciones de los contratos de las áreas petroleras. Una provincia que encontró en los hidrocarburos un recurso que nunca fue significativo, de hecho en la docena de provincias petroleras de principio de los noventa Río Negro disputaba el séptimo lugar. El conflicto interno del radicalismo gobernante sumado a la negligencia e incapacidad en destrabar el proceso hizo que la administración Weretilneck se encontrara luego de la tragedia de Carlos Soria con el extraordinario ingreso de las regalías petroleras. Dos hechos azarosos que convergieron favorablemente en la gestión actual. Plata y suerte, excepcionales circunstancias que marcaron una primera parte, pero malos consejeros para las vacas flacas que inevitablemente iban a llegar. La suerte de los primeros tiempos comenzó a escasear. Como dice Discépolo en el inmortal tango Yira, Yira: cuando la suerte que es grela/fayando y fayando/ te largue parao. De paso, grela en lunfardo es amante, o mujer de mala vida.


Un guiño a la nostalgia porque sin plata y sin suerte cada vez menos veremos al Alcalde de Santander, ese que explica lo mal que están las cosas, pero que confiemos que se encargará de arreglarlas, al que sólo le faltó decir que hablará con alguien del Gobierno de Río Negro. En la crisis, en la falta de recursos, agoniza el Alcalde y se activa la figura que ya hemos usado en esta columna, la de los folkloristas de los cincuenta Hermanos Cuesta. Sin plata el gobierno promete, y ante ello Cuesta Creerle y más tarde Cuesta Cobrarle.


Basta el ejemplo del IPROSS, cuyo titular Claudio Di Tella, acuciado por las elecciones, dice que se solucionó el corte como protesta por los incumplimientos. Lamentó que le quedó afuera Bariloche minimizándolo, aunque se trata de más de un cuarto de provincia. La Mutual documentó la mitad de la deuda con cheques postdatados para el 22 de agosto y prometió pagar el resto ‘a partir del 29 de agosto‘. Los Hermanos Cuesta al palo, correctamente señalado por el Colegio Médico de Bariloche: si la segunda parte nos la pagarán el 29 porque no me dan los cheques se preguntan. Están en lo cierto, allí saldrá el Cuesta Cobrarle porque no le van a pagar el 29, no tendrán los fondos y las elecciones habrán sucedido. Cabe preguntarse por qué los otros Colegios (Alto Valle y Viedma) aceptan. Lo hacen porque aun sabiendo que no les van a cumplir, no arriesgan a romper el diálogo por ser dependientes de esos cobros y ser recompensados luego del previsible incumplimiento de fin de mes con una propuesta viable. En castellano, el poder de la chequera.


La administración rionegrina comienza a ser vulnerable como sujeto de crédito. De los tres mil millones de descuento de letras solo logró mil trescientos, y viene gambeteando situaciones que la pueden poner en evidencia ante las Calificadoras de Riesgo que dificultarán las futuras operaciones.


En domingo de PASO las miradas se centran en Buenos Aires. Todo el mundo se las arregló para acertar con la salida de ‘empate técnico‘. Las encuestadoras se aseguran el acierto y sirven para las próximas generales de octubre. Cómo le va a ir a Cristina Kirchner se lleva todos los flashes, al menos desde lo mediático. Si gana, el impacto político negativo para la confianza en el gobierno será un dato que deberá ratificarse en octubre que se convierte en eventual ballotage y una oportunidad de acomodar las cargas.


En nuestra provincia no escapamos al momento: dicen que hay empate técnico. Disputan el primer lugar el Gobierno que reclama ‘defender lo nuestro y resistir la fuga de fondos al conurbano‘. Piensan hacerlo con un diputado en doscientos cincuenta y siete. Valientes. Por el otro lado el Frente Para la Victoria que lo hace desde la oposición provincial y con una postura antimacrista nacional. Como se trata de una legislativa el núcleo duro del peronismo juega a favor, ya que la ultima mayoría que consolidó a Weretilneck ahora escapa, y dispersa, por Cambiemos y el ARI de Odarda. Esta última se sube a la ola antinuclear china por la instalación de la Planta en territorio rionegrino. Esta semana se supo que la ubicua senadora que quiere ser diputada es Nuclear cuando se trata de Acuerdos en esta materia con Rusia. El tramo de agosto a octubre seguramente permitirá poner luz sobre estos acompañamientos que ocasionalmente hacen los legisladores a los gobiernos de turno.


Obras Públicas de la Provincia licitó el edificio del CRUB (Centro Universitario de Bariloche) por 58 millones de pesos que Carlos Valeri anunció iniciar en noviembre. Hay que avisarle al Señor Ministro de las Licitaciones que no tome más compromisos para ese mes ya que también prometió el inicio del Plan Castello. Paciencia, que falta tiempo, setenta y cinco días. Ya que estamos en tema, alguien que anoticie al Presidente Macri que a fin de mes vence el plazo para explicar el Plan Patagonia que detrás de los vallados anunció por marzo en Viedma, Capital de la Patagonia. 

Comentarios

Video del día

Lo + Leído