Muchos vecinos se quejaron porque acusan que no pasan a horario. También hubo inconvenientes con estudiantes.
Tamaño letra:

 

Hace poco se conoció la noticia de sorteos con premios sorpresas por parte de la empresa Ceferino para vecinos de Viedma, con motivo de los 50 años de la empresa.

 

Sin embargo, ninguna pava eléctrica ha alivianado el malestar general de los usuarios del servicio.


Vía redes sociales y mensajes de texto a nuestro medio, muchos vecinos de la ciudad capitalina hacen sentir su enojo por las frecuencias de los colectivos, que según acusaron no pasan a horario.


Lógicamente, las demoras en el transporte público significan retrasos en los compromisos diarios de quienes usan el servicio.


El enfado se maximiza luego de los sucesivos aumentos de la familia Balogh.


Además de los problemas para los usuarios en general, estudiantes se quedaron sin la carga de descuentos establecidos en la tarjeta SUBE desde el 1 de diciembre. Así, les cobraron boletos comunes.


Por tal motivo, la comuna local informó que el atributo local estudiantil debe ser cargado en las Terminales Automáticas SUBE.

 

Las mismas están ubicadas en la Municipalidad de Viedma de la calle Roca 146, en el Centro de Atención Municipal (C.AMU) del barrio Lavalle (Baltar y Vargas) y en la Universidad Nacional de Río Negro de rotonda Cooperación y Ruta 1.


También están en la Universidad Nacional del Comahue de Monseñor Esandi y Ayacucho y la Terminal de Ómnibus de la calle Guido 1600.

Comentarios

Video del día