La Municipalidad adelantó que realizará una presentación judicial “atento al vandalismo y descuido ocasionado por la propia ex concesionaria”. 
Tamaño letra:

La novela entre la Municipalidad de Viedma y la ex concesionaria del local gastronómico La Balsa, más conocido como Sal y Fuego, parece no tener fin.


Tras retirarse de manera voluntaria del local, después de haber permanecido gracias a un fallo del Juzgado de Faltas de Viedma, ahora la Municipalidad tomó posesión del espacio, gracias a una intervención de la Justicia.


Ayer, la comuna hizo publica imágenes registrada sen el ligar, que dan cuenta del deterioro del edificio, y de la imposibilidad de abrirlo rápidamente por parte de la nueva concesionaria.


La novela comenzó en el mismo momento en que se conoció el resultado de la licitación pública. Quien tenia a cargo la explotación del local, la empresaria gastronómica Silvana Sabbatella, se había presentado para un nuevo periodo, pero no resultó favorecida, ya que la comisión evaluadora de las ofertas dictaminó a favor del oferente Indelman, de San Antonio Oeste.


Sabbatella cuestionó la decisión, pero no tuvo éxito, y la Municipalidad requirió el desalojo en junio último.


Tampoco la Municipalidad tuvo éxito, porque el juez Bollero entendió que la concesión no caducó aun, sino que lo hace en agosto.


Finalmente, Sabbatella se fue, y la Municipalidad podría iniciar nuevas acciones por el estado en el que se encuentra el local.

 

La denuncia
Ante la falta de entrega de llave y desocupación del inmueble concesionado, la Municipalidad obtuvo una medida judicial para tomar posesión del inmueble ubicado en Villarino 51.


“Al ingresar al lugar se pudo observar, junto al Oficial de Justicia y la representante legal municipal, un deterioro importante en las instalaciones, como así también el faltante de elementos pertenecientes a la comuna de la ciudad. Para sorpresa de los presentes, el inmueble estaba totalmente destruido”, informaron ayer fuentes oficiales.


La Municipalidad adelantó que realizará una presentación judicial. “Atento al vandalismo y descuido ocasionado por la propia ex concesionaria Silvana Sabbatella, atentando directamente contra el patrimonio de todos ciudadanos de Viedma, ya que parte del equipamiento existente corresponde a la Municipalidad, en función de la compensación por deuda de canon que la ex concesionaria tenía”, remarcaron desde la comuna.


Informaron que el servicio a prestar por el nuevo concesionario no se podrá realizar de inmediato, debido a los arreglos que se deberán realizar.


El Municipio reiteró que “se actuó con la debida antelación para que la ocupante actual pudiera cumplir con la situación contractual frente a los empleados, para intermediar en la continuidad de las fuentes laborales con el nuevo adjudicatario, como así también mantener el servicio para la ciudad, lamentando las actitudes y el comportamiento de la señora Sabbatella”.

Comentarios

Video del día