Juan Aldado, referente de la organización ambiental, apuntó que "hay muchos negocios dando vueltas" pero continúan al pie del cañón.
Tamaño letra:

 

Ayer se cumplió un aniversario de la multitudinaria Marcha No Nuclear en Viedma, que se desarrolló para decirle No a la instalación de una planta nuclear en la costa atlántica rionegrina.


Con motivo de la fecha, se realizó una amena jornada con la música de Sonoridad Andina y los coros del Hospital Artémides Zatti, Centro Cultural II, el Centro Ítalo Argentino, Centro Municipal de Cultura y la Universidad Nacional de Río Negro.


Más allá de la jornada de disfrute, la iniciativa fue del Movimiento Antinuclear Rionegrino para que no se vuelva a instalar la idea de traer una central nuclear en la zona.


Es que el intendente de Sierra Grande, Nelson Iribarren, volvió a agitar la posibilidad de que se desarrolle el proyecto nuclear en su comuna y ha sido respaldado por el senador Miguel Ángel Pichetto, el diputado Sergio Wisky y funcionarios de primera línea de Nación.


Juan Aldao, uno de los impulsores de este movimiento que nació el año pasado, dialogó con Noticias y explicó: "El intendente de Sierra Grande pretende que la central nuclear se instale en su ejido, ya derogó las dos ordenanzas municipales que tenían y que él mismo había sido gestor cuando fue concejal y estaba la intención de que en Gastre, Chubut, se instale un basurero nuclear. Él fue promulgador de las ordenanzas antinucleares, ahora que tiene otros intereses particulares sobre una central nuclear de origen chino, bajo sus órdenes los concejales de su línea votaron a favor de derogar esas dos ordenanzas, por lo que el municipio de Sierra Grande puede ser nuclear".


El referente de la organización puso el acento en que Iribarren le pidió al Superior Tribunal de Justicia de Río Negro que declare inconstitucional la ley de fines de septiembre de 2017, cuando la Legislatura por mayoría declaró a la provincia como zona no nuclear.


Aldao comentó en ese orden: "Yo planteo que en 1986 fue el accidente nuclear de Chernóbil cuando se supone que Rusia tenía una gran tecnología, buenos controles y dominaba la energía nuclear, en el 2011 a raíz de un Tsunami se produjo un accidente nuclear en Japón cuando se supone que hace mil años que controlan los tsunamis y tenían barreras anti-tsunamis, en la Argentina pretenden instalar una quinta central nuclear que sería en Sierra Grande entonces yo pregunto ¿Cuál es la fecha del desastre nuclear en Sierra Grande? Yo no la quiero, entonces para limitar esa posibilidad decimos No a la central nuclear en la Patagonia".


Aldao agregó: "El proyecto de la central nuclear va a estar siempre latente, es muy ambicioso, porque son 8 mil millones de dólares y hay muchos negocios dando vueltas, el legal y el de la corrupción. Entonces, hay muchas razones por las cuales los políticos quieren volver a instalar la planta aquí o en otra zona. Nosotros lo que decimos es que a futuro no es negocio para la población y vamos a estar velando para que la población esté atenta a los sucesos que los políticos generan, vamos a estar al pie del cañón, que la gente sepa que el tema sigue candente".


Consultado sobre los dirigentes políticos que insisten con traer a la mesa el tema, manifestó: "Creo que siempre extorsionan a la gente desde el aspecto de que le van a generar trabajo, va a traer desarrollo, pero este tipo de tecnologías si generan puestos de trabajo no te podés jubilar porque estas empresas, con grandes riesgos de enfermarse, no quieren tener empleados que empiecen a contraer enfermedades profesionales" y completó: "Terminan siendo empleos que duran un tiempo y después te exigen un retiro voluntario y encima con condiciones de que no podés decir lo que hiciste dentro de esos empleos".

 

"Existen un montón de formas de desarrollo, como la fruticultura y el turismo, hay muchas formas de generar empleo genuino y con prosperidad, porque son empleos en los que manejamos la naturaleza y vivimos en un entorno prístino. Tenemos mucho potencial porque la Patagonia es una marca que se conoce mundialmente y la vamos a arruinar con una central nuclear en la puerta", puntualizó.


Vale señalar que el Movimiento Antinuclear Rionegrino se sigue reuniendo todos los martes, a las 16 horas, en la Catedral de Viedma para juntar firmas en contra de la central nuclear y concordar diferentes acciones.

 

Videos de las actuaciones corales
 

 

 

 

 

Comentarios

Video del día